• Noticias

    "Sede Vacante": Hacia el Cónclave


    Noticias y reacciones (Renuncia y Cónclave):
    Qué papa esperamos
    La Iglesia que espera al papa




    "Sede Vacante" | Cónclave. Los cardenales no están preparados para entrar ahora ya en la Sixtina. Los arzobispos de Chicago y Boston, cardenal Francis George y cardenal Sean O'Malley, respectivamente, consideran que los purpurados todavía no están listos para entrar en Cónclave, según indica el diario italiano 'La Stampa'.

    En este sentido, el cardenal Francis George precisa que el hecho de que no se haya fijado todavía una fecha para iniciar la elección del nuevo Papa "no es un problema de reglas. "Si todos los cardenales estuvieran ya en Roma, yo no querría entrar ahora en el Cónclave", ha añadido.

    En todo caso, señala que los trabajos continúan según los planes y que las discusiones se desarrollan en libertad, pero insiste en que es mejor ir sin prisas y mantener una discusión larga antes y un Cónclave breve después. Por ello, admite que "su percepción nunca había sido el comenzar el 10 o 11 de marzo".

    En este punto, el cardenal George indica que sobre el informe del 'Vatileaks' lo que piden es "la información necesaria para una buena elección", es decir, saber "qué ha ido mal y que creó esta ruptura de la confianza en el gobierno de la Santa Sede". "Es una preocupación, sobre la cual no hemos todavía recibido una relación formal", insiste.

    Por su parte, el cardenal Sean O'Malley ha indicado que "hay todavía muchas cuestiones de discutir y muchas personas por conocer". Por ello, ha remarcapdo que "es ronto para entrar en Cónclave" y ha explicado que, aunque les gustaría quisieran estar en Pascua en sus diócesis, están llevando a cabo una "decisión histórica" y deben tomarse para ello todo el tiempo necesario.

    En esta línea, O'Malley ha reiterado que, aunque el 'Vatileaks' no será determinante', espera "conocer todos los aspectos pertinentes para el trabajo que se lleva a cabo".


    "Sede Vacante": Benedicto XVI se despide
    MARÍA GÓMEZ | Hoy jueves 28 de febrero, pasadas las 17:30 h. de la tarde (hora romana), Benedicto XVI se ha dirigido a los fieles por última vez en calidad de Papa. Asomado al balcón de la residencia de Castel Gandolfo, ante miles de personas que no han dejado de ovacionarle y vitorearle, Joseph Ratzinger se ha presentado “no como Sumo Pontífice”, sino como “simplemente un peregrino que inicia la última etapa de su peregrinación en la tierra”.

    En el Patio de San Dámaso ha podido despedirse del cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado y camarlengo de la Iglesia católica (a la cabeza del Colegio Cardenalicio durante la sede vacante), y de otros cardenales y obispos, como los cardenales Agostino Vallini, vicario del Santo Padre para la diócesis de Roma, y Angelo Comastri, vicario para el Vaticano. Al fondo, el personal de servicio y sus familiares seguían aplaudiendo.

    Poco después, los sonidos de las hélices del helicóptero que iba a llevarle a Castel Gandolfo se mezclaban con las campanas de las iglesias romanas, que han empezado a repicar a modo de despedida. El piloto se ha desviado ligeramente en su recorrido para sobrevolar Roma.

    Unos 15 minutos después, aterrizaba en Castel Gandolfo, a orillas del Lago Albano. Benedicto XVI vivirá allí hasta que finalicen las obras de remodelación del monasterio Mater Eclesiae, ubicado en los jardines vaticanos, y donde el ya Papa emérito ha decidido retirarse para “servir a la Iglesia desde la oración y la reflexión”.

    Le han recibido el cardenal Giuseppe Bertello y el arzobispo Giuseppe Sciacca, presidente y secretario general de la Gobernación del Vaticano.

    Mensaje en italiano

    Miles de personas esperaban a Benedicto XVI al frente del palacio apostólico, y cuando ha salido al balcón, no han dejado de interrumpirle con aplausos y gritos de “viva el Papa”, mientras agitaban banderas vaticanas y todo tipo de carteles y pancartas con mensajes de agradecimiento.

    El Papa ha dirigido un mensaje muy breve en italiano: “Queridos amigos, estoy feliz de estar con vosotros. Gracias por vuestra amistad y afecto. Sabéis que para mí este día es distinto de los demás: no soy Pontífice Supremo de la Iglesia Católica; es decir, lo seré hasta las ocho de esta tarde, después ya no. Soy simplemente un peregrino que inicia la última etapa de su peregrinación en esta tierra”.

    “Pero quisiera todavía, con mi corazón, con mi alma, con mis oraciones, con mis reflexiones, con toda mi fuerza interior, trabajar por el bien común y el bien de la Iglesia y de la humanidad. Y me siento muy apoyado por vuestra simpatía. Vayamos adelante con el Señor, por el bien de la Iglesia y del mundo. Gracias”.

    Y con la bendición y un “Buenas noches” se ha despedido; aunque la ventana ha permanecido abierta unos instantes y en la plaza la gente seguía coreando su nombre, ya no ha vuelto a salir.

    A la vez que esto sucedía, en su cuenta de Twitter (abierta hace apenas dos meses y que desde hoy ha quedado en suspenso, a la espera de que el próximo Papa decida si querrá usarla), aparecía su último mensaje: "Ya no soy Papa. Soy un simple peregrino".

    Benedicto XVI propicia Cardenales adelanten el Cónclave
    El conjunto de normas que regulan el desarrollo del cónclave, al afectar a un momento clave de la vida de la Iglesia, se entiende que tiene rango constitucional y solamente el Romano Pontífice puede dictarlas o modificarlas.

    Por eso mismo, la vigente constitución apostólica de Juan Pablo II Universi Dominici gregis (26 de febrero de 1996) --que regula la fase de Sede Vacante el cónclave y la elección de nuevo Papa- solamente puede ser alterada o modificada por disposiciones emanadas del Papa, no por el Consejo de Cardenales que gobernará la Iglesia a partir del cercano día 28. Ya en junio de 2007, Benedicto XVI hizo una modificación, en el sentido de exigir siempre para la elección del Papa la mayoría de dos tercios. Juan Pablo II había establecido que, después de 30/33 votaciones sin mayoría cualificada, si los cardenales estaban de acuerdo, podría exigirse solamente la mayoría absoluta.
    Y es de nuevo Benedicto XVI –unos días antes de perder el conjunto de poderes que enmarcan la potestad primacial de un Papa- quien ha entendido oportuna una nueva modificación. Esta vez exigida, precisamente, por el modo que el mismo Papa ha elegido para finalizar su pontificado: la renuncia. Efectivamente, conocida desde el 11 de febrero –y aunque sin efectos hasta el 28- los cardenales electores han ido llegando a Roma o están a punto de llegar. Si esto es así, se hace menos necesario el plazo de 15 días mínimo para comenzar el cónclave que exigía la norma de Juan Pablo II. De este modo, el Papa ha dispuesto que deja “al Colegio de los Cardenales la facultad de anticipar el comienzo del Cónclave, si consta la presencia de todos los cardenales electores”.
    Aunque son 15 el total de modificaciones introducidas ayer por Benedicto XVI en la normativa vigente, conviene reparar en dos alteraciones de alguna entidad. La primera afecta a la sanción penal impuesta a las personas que, sin ser cardenales electores, están presentes de algún modo en el cónclave (enfermeros, servicios de comedor y limpieza, médicos, religiosos para escuchar confesiones, vice-camarlengo, clérigos etc). En caso de infringir el secreto absoluto y perpetuo sobre lo que directa o indirectamente tenga que ver con la elección del nuevo Papa, la sanción impuesta será siempre de excomunión automática reservada a la Santa Sede. En el texto de Juan Pablo II había alguna contradicción, pues esas sanciones espirituales y canónicas, en ocasiones, quedaban indeterminadas, ya que dependían en su entidad de lo que dispusiera el futuro Papa. En otras, sin embargo, eran de excomunión directa. Ahora se elimina la ambigüedad y se acentúa así la confidencialidad de todo lo relacionado con el cónclave. Tal vez las filtraciones en torno al Vatileaks han llevado al Papa a unificar y endurecer las sanciones.

    Motu Proprio del Papa para adelantar el Cónclave
    Hoy se ha publicado el Motu proprio del Papa Benedicto XVI en el que se establece una serie de modificaciones para la elección de su sucesor, entre las que destaca la facultad que otorga el Pontífice a los cardenales para adelantar el inicio del cónclave.
    Al presentar el documento este mediodía (hora local) en el Vaticano, el Padre Federico Lombardi, Director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, dijo que los cardenales decidirán la fecha del inicio del cónclave en las primeras congregaciones generales. Es posible que la fecha no se decida en la primera de ellas.
    En el texto, el Santo Padre precisa que "ningún cardenal elector podrá ser excluido de la elección ya sea activa o pasivamente, por ningún motivo o pretexto, con lo que queda firme lo prescrito entre los números 40 al 75 de la Constitución Universis Dominici gregis" del Beato Juan Pablo II.

    Última semana de pontificado
    ANTONIO PELAYO. ROMA | Joseph Ratzinger, después del impacto mundial creado por el anuncio insospechado de su renuncia y de las emociones que este hecho le haya causado a él personalmente, dispone, con los ejercicios espirituales de Cuaresma (que este año predica el cardenal Gianfranco Ravasi), de un paréntesis de tranquilidad y sosiego para reflexionar y orar mientras algunos de sus colaboradores están preparando el traslado de sus enseres personales –libros, fundamentalmente–, primero a Castel Gandolfo y luego al monasterio Mater Ecclesiae, dentro de los jardines vaticanos. Esta será la agenda de sus últimos días.
    Nada más acabar los ejercicios espirituales, Benedicto XVI recibirá, a las once y media del sábado 23, la visita del presidente de la República Italiana, Giorgio Napolitano, en el curso de la cual, estos dos ancianos que han establecido a lo largo de estos ocho años una sólida amistad, se despedirán no sin cierta nostalgia.
    El domingo 24, el Santo Padre acudirá por última vez, a la hora del Angelus, al encuentro con los fieles agrupados en la Plaza de San Pedro, y el lunes recibirá separadamente a todos los cardenales que quieran manifestarle sus sentimientos antes de despedirse. El martes, como es habitual, no habrá actos públicos, y el miércoles, en San Pedro, tendrá lugar la audiencia general, a la que está previsto que asistan muchas decenas de millares de fieles y el cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede. El jueves, como es sabido, finaliza este pontificado que no ha llegado a los ocho años.

    Cónclave: 18 Cardenales de América Latina
    (ACI/EWTN Noticias).- Cónclave tendrá 18 cardenales de América Latina para elegir al próximo Papa. Según las estadísticas del Colegio Cardenalicio publicadas por la Sala de Prensa de la Santa Sede, América Latina cuenta con cardenales que elegirán al siguiente sucesor de San Pedro tras la renuncia del Papa Benedicto XVI.
    Brasil es el país latinoamericano con un mayor número de cardenales electores con 4. Le sigue México con tres; Argentina con dos Siguen Colombia, Chile, Venezuela, Honduras, Republica Dominicana, Cuba, Perú, Bolivia y Ecuador, con uno.
    Actualmente, la Iglesia cuenta con 209 cardenales, de los cuales 118 tienen derecho a voto. El resto queda excluido de la votación por superar los 80 años de edad.
    Según la composición por área geográfica, el Colegio Cardenalicio está representado por los 5 continentes con 66 países, 48 de los cuales tienen cardenales electores. Los cardenales electores, según el continente de proveniencia, serán 61 europeos, 18 latinoamericanos, 14 norteamericanos, 11 africanos, 11 asiáticos y 1 de Oceanía.

    Renuncia del papa Benedicto XVI
    Renuncia del Papa Benedicto XVI efectivo el 28 de febrero.
    El Papa Benedicto XVI renuncia a su pontificado por su "avanzada edad".El lunes 11 de febrero, Benedicto XVI comunicó públicamente su decisión de renunciar como papa.
    El Papa durante el consistorio: "Por esto, siendo muy consciente de la seriedad de este acto, con plena libertad, declaro que renuncio al ministerio de Obispo de Roma, Sucesor de San Pedro, que me fue confiado por medio de los Cardenales el 19 de abril de 2005, de forma que, desde el 28 de febrero de 2013, a las 20.00 horas, la sede de Roma, la sede de San Pedro, quedará vacante y deberá ser convocado, por medio de quien tiene competencias, el cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice".