• Noticias

    Hacia la conquista del equilibrio social

    Cultura y Vida | Lic. Pedro B. Gullón T. (LMSC): Hacia la Conquista del equilibrio social.
    El equilibrio social se fundamenta en la armonía y en la justa distribución de bienes y servicios, esto es, en la práctica del amor como manda la nueva ley sellada con la sangre de Jesús. Y conviene a toda la población. Genera paz y condiciones mas humanas en la sociedad.
    Pero el logro del equilibrio social es tarea de todos: gobernantes, líderes, Iglesia, el sistema educativo, sistema judicial, etc.
    El equilibrio social acerca los detestables extremos que se dan especialmente en los países subdesarrrollados donde unos poseen demasiado, y exprimen a los demás, y un alto porcentaje de los habitantes reciben los embates y las ponzoñas de las injusticias hasta colocarlos en la frontera de la desesperación. Cuando se atropella a los depauperados y menos favorecidos de manera consciente o inconsciente, se acentúa el desequilibrio social.
    Los que ostentan poderes, con trajes costosos y vistosos, generalmente comprados con sudor del pueblo, destacan distancias con los mas depauperados. Olvidan que la ropa no hace al cura, ni al abogado, ni al médico ni a nadie. Lo interior, los sentimientos y la conducta determinan y evidencian los valores de las personas.
    Los abogados sin la toga se sienten desnudos, los médicos sin la bata se ven minimizados, etc. Es falta de conciencia y personalidad.
    Al rechazar al mal vestido y no darles oportunidad, ahí comienzan las contradicciones generadoras de males en la sociedad. Eso engendra violencia.
    La acción de dar un trato diferente a personas genera discriminación. Eso tiene causas económicas, sociales y culturales. El crecimiento económico debe contribuir en la disminución de la pobreza. Lo cultural eleva el nivel educativo. Sigue siendo significativo el porcentaje de los 80 millones de niños que nacen cada ano, que no logran condiciones alimentarias ni educativas.
    La desigualdad social engendra violencia. Y para evitar eso hay que dejar caer parte del presupuesto nacional en la clase mas necesitada, pero no con las desprestigiadas “funditas”, sino con la creación de empleos y un plan de cobertura nacional de protección social.
    Las investigaciones científicas -reporta Wikipedia- revelan que “los países con mayores desigualdades económicas tienen mayores problemas de salud mental y drogas, menores niveles de salud física, menos bienestar, mas embarazos juveniles no deseados y menor esperanza de vida.”
    El equilibrio social es incompatible con todos los elementos diferenciadores y distanciadores como inmunidad, complicidad delictiva, corrupción, asignación de por ciento a funcionarios por compras o transacciones, falta de maestros calificados, el desempleo, la falta de informes periódicos de ingresos y egresos de los recursos de las diferentes instancias, el uso indebido de recursos nacionales y los contratos cuestionables como el caso de la “Barrick Gold corp.”, etc.
    El equilibrio social se logra fomentando en los dirigentes la vocación de servicio, el altruismo, la conducta horizontal con el próximo, la toma del conciencia de la prioridad del bien común.
    Todas las acciones tendentes al equilibrio social son , al mismo tiempo, antídotos contra la delincuencia.
    Las medidas encaminadas, enfocadas a la población mas necesitada de atenciones afectuosas, económicas, de facilidades de estudio, de oportunidades para el desarrollo de potencialidades, de techo, de trabajo, de ocupaciones utiles, etc , previenen la delincuencia y resultan medicamentos provechosos para combatir el ocio, la vagancia, el hambre, la discriminación y los diversos males sociales.
    El acercamiento de los extremos entre los que mas poseen o pueden y los más desposeídos propicia las condiciones del anhelado equilibrio social y reduce las tentaciones delincuenciales. ADH Abril 767.