• Noticias

    Las Dietas relámpago

    En Familia | Mariely Maxwel: Las Dietas Relámpago, La Anorexia y La Bulimia. 
    “Dietas fáciles y rápidas que te permitirán lograr los resultados que siempre has deseado: Reducir los centímetros de más y tener un cuerpo esbelto.”
    Son muchos los libros, revistas, páginas de Internet, centros de estética y otros, que ofrecen resultados asombrosos para rebajar. Muchas personas se hacen esclavas persiguiendo el peso ideal. En ocasiones no logran disfrutar de una vida saludable porque las dietas altamente restrictivas le hacen daño a su organismo.
    Por otra parte, los llamados trastornos psicogénicos como son la anorexia y la bulimia vienen a complicar todo el panorama. “Lo que distingue a la anorexia nerviosa es el rechazo de la comida por parte del enfermo y el miedo obsesivo a engordar, que puede conducirle a un estado de inanición; es decir, una situación de gran debilidad ocasionada por una ingesta insuficiente de nutrientes esenciales. En casos graves puede desarrollar desnutrición, hambre, amenorrea y extenuación” (definición tomada de Wikipedia)
    Es importante tener en cuenta que pueden existir momentos en los cuales una persona se encuentre inapetente. Sea porque esté atravesando por una enfermedad, o acabe de salir de una. Por razones de estrés o complicaciones en su día a día. Pero esto necesariamente no implica que padezca de anorexia nerviosa.

    Existen alteraciones características que acompañan la enfermedad como son:
    • Pérdida excesiva de peso.
    • Aspecto pálido y ojos hundidos; hinchazón de ojos y tobillos.
    • Piel seca, labios secos y quebradizos.
    • Retraso del crecimiento (déficit de hormona de crecimiento).
    • Alteraciones hormonales que provocan la interrupción del ciclo menstrual (amenorrea), reducción de la libido e impotencia en los hombres.
    • Alteraciones del metabolismo, arritmia y bradicardia, hipotensión, hipotermia, anemia, leucopenia, disminución del número de plaquetas (plaquetopenia), pérdida de cabello (alopecia), aparición de lanugo y uñas frágiles.
    • Problemas circulatorios (calambres y extremidades cárdenas).
    • Vértigo, dolor de cabeza, deshidratación, alteraciones dentales (caries), estreñimiento, dolor abdominal, edema.
    • Insomnio, letargo, infertilidad.
    • Anormalidad en los niveles corporales de minerales y electrolitos.
    • Depresión del sistema inmunitario.
    • Daños renales y hepáticos; hipertrofia parotídea.
    • Infarto y muerte (casos muy graves).

    Existen otras características en el cambio de hábitos y de la mente de la persona que padece una de estas enfermedades. A nivel personal tienden a distanciarse de amigos y familiares. Las necesidades básicas de la vida como son, la comida, dormir y el afecto tienden a pasar a un segundo plano.
    Su prioridad es el mantenerse delgado. Para lo cual inician una conducta alimenticia extraña, ingieren grandes cantidades de agua, laxantes y diuréticos se convierten en una necesidad para ellos. Inician una actividad física excesiva y disminuyen la cantidad de horas de sueño.
    Se conoce que estas enfermedades existen desde la Edad Media. Pero en la actualidad la tasa de personas que padecen de ellas ha aumentado vertiginosamente. ¿Por qué? Porque durante los noventas y la primera década de este milenio los cánones de belleza exigían una delgadez extrema. En las pasarelas veíamos modelos de extrema delgadez. En dónde, según la película “El Diablo Viste de Prada” refiriéndose a las modelos "—¿Ninguna de las chicas come aquí? — No, desde que la talla 2 se convirtió en la talla 4. Y la 0 en la nueva 2. —Pues yo soy 6. —Que es la nueva 14."
    Actualmente los diseñadores consCientes del daño que se estuvo haciendo principalmente a las adolescentes están solicitando que las modelos no sean esqueléticas. Piden, en algunos casos, que no bajen de una talla dos o cuatro. Esperamos que esta práctica se generalice y que el mensaje llegue a todas las jóvenes del mundo.