• Noticias

    Actúa o habla para bien, o calla

    Cultura y Vida | Lic. Pedro B. Grullón T. (LMSC).  
    Actúa o habla para bien, o calla
    (Procura felicidad brindándola a los demás)   
    Toda persona tiene derecho de expresión. Pero nadie está facultado para hacer o expresar lo que perjudica a otros.
    El buen vivir, sobre todo como auténtico cristiano supone cargar una cruz. En este caso significa privarse de lo que desfavorece o va en detrimento de otras personas. Más aún si alguien intenta decir o hacer algo que no agrade a otros, inhíbase, absténgase. Así ahorra molestia innecesaria.
    El llamarse a si mismo cristiano lleva aparejado el deber y el privilegio de toda una vida de servicio. Y las palabras deben pasar por un tamiz. Como dice el libro (Prov.25,11): "Como manzanas de oro engastadas en plata , así es una palabra oportuna". Y en esa tesitura, el libro Referencias Lingüísticas de la autoría de Pedro Grullón expresa:” Las palabras constituyen la materia prima y el instrumento principal en la comunicación lingüística. Ajustémoslas en forma oportuna y adecuada a sus distintos contextos y, también, liberémoslas de aplicaciones peyorativas, denigrantes, ultrajantes o agraviantes, para expresar todo lo bueno que ellas encierran y dar rienda suelta a todo lo constructivo que con ellas se puede edificar.”
    El actuar de esa manera propicia bienestar, felicidad. Porque quien desea felicidad debe actuar en todo hacia su conquista. “Que su conversación sea agradable y que no le falte el grano de sal”(Col. 4,6).
    Otra practica que ayuda a agradar a los demás, y es algo que también se revierte sobre el emisor, lo contrario de lo que ocurre con el boomerang, es bendecir constantemente a las personas y acciones cotidianas. Esta actitud se prepara, se fortalece con la practica sacramental.
    Toda persona ha de estar preparada contra las asechanzas del maligno, del pecado, de la desidia. Para eso conviene siempre hacer presente el texto de Efesios 6, 13-17: "Por eso pónganse la armadura de Dios, para que en el día malo puedan resistir y mantenerse en la fila, valiéndose de todas sus armas. Tomen la Verdad como cinturón, la Justicia como coraza, y, como calzado, el celo por propagar el Evangelio de la paz. Tengan siempre en la mano el escudo de la Fe, y así podrán atajar las flechas incendiarias del demonio. Por ultimo usen el casco de la Salvación y la espada del Espíritu, o sea, la Palabra de Dios."
    Todo ser humano, sin lisonjas fútiles, necesita y merece ser agradable a los demás. Esto ha de ser propio de cualquier lugar: la casa, iglesia, oficina, centro educativo, el trabajo... Se podría hacer el contraste entre los que viven con Jesús en su corazón y los que no. Esto se manifiesta en todo. Por ejemplo, un empleado atiende con bondad, dulzura e inteligencia a un cliente, paciente o visitante y aunque rechace su petición o pretensión lo despide contento. Los otros, en cambio, aunque aprueben o concedan la solicitud, lo despiden enojado.
    Todo lo expresado esta relacionado con el hablar o actuar para agradar al otro. Es decir, dando amor. “Que se mantenga entre ustedes el amor fraterno (Heb. 13,1).
    Se trata de practicar y vivir la palabra de Dios en toda circunstancia: en ambiente laboral, hogareño, de estudio o lúdico, y como expresa el texto Tim. 4,2-3: “Predica la Palabra, insiste a tiempo y a destiempo, rebatiendo, amenazando o aconsejando, siempre con paciencia y preocupado de ensenar".
    Algunas frases relacionadas con nuestra reflexión:
    -Haz feliz al otro para alcanzar la felicidad.
    - El hombre mas feliz es el que hace la felicidad de un mayor numero de sus semejantes.(Diderot).
    -Hay mas felicidad en dar que en recibir.(En latín: beatus est magis dare quam accipere).
    -Los ancianos a los que aseo, doy de comer y escucho, no se dan cuenta de que son mi mayor fuente de alegría.(Ofelia Morla, voluntaria de asilo La Sagrada Familia).

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...