• Noticias

    jueves, 6 de noviembre de 2014

    Pretensiones y Voluntad

    Reflexiones | Telésforo Isaac / Obispo emérito Iglesia Episcopal / Anglicana  
    Pretensiones que se vuelven culto a la voluntad
      
    “El final de los ambiciosos: su propia ambición los mata”. (Proverbios 1: 19) 
    Es conveniente tomar tiempo y espacio para pensar y analizar lo que se entiende y se podría aceptar o no, tranquilamente por: pretensiones o culto a la voluntad. Este ejercicio puede ser beneficioso, cuando sabemos de individuos, grupos religiosos, emprendedores, políticos, y otros en áreas de los quehaceres nacionales, que están dando demostraciones fehacientes de esta condición, no muy santa, y por tanto, despreciable. De hecho, las manifestaciones rayan con la inmodestia y el engreimiento, porque se hacen de manera exagerada y sin contemplación.
    Ser pretencioso es tener sentido de ambición, tener voluntad. Esto no es negativo o malo necesariamente, siempre y cuando esté enmarcado en los parámetros aceptables de ética-moral y la legalidad. “Quien tiene la voluntad tiene la fuerza”. Así decía el filósofo, Menandro (Atenas, ca. 324 a.C.); más, la fuerza no debe ser ejercida de manera arbitraria, brutal o inhumana, ni debe ser como ritual de personificación superficial.
    Las pretensiones se vuelven cultos de la voluntad, cuando se manifiestan como conjuntos de actos, y extravagantes exclamaciones, con el consentimiento de un individuo, o de los camaradas de asociación cultural, comunidad religiosa, o partido político.
    Los seres humanos necesitan tener voluntad propia, libre albedrío, libertad, y sentido de equidad, a fin de vivir y desarrollarse en las etapas sociales, y así madurar la personalidad, establecer la inserción, permanencia justa en la familia, la comunidad y el pueblo.
    Hay que tener fuerza de voluntad para que sirva de dinámica en la búsqueda de mejoramiento social, tranquilidad espiritual, y convivencia fraternal. Toda persona debe tener la capacidad, la oportunidad, y la condición ineludible para existir de manera aceptable y placentera en la sociedad; pero, la pretensión o el culto de la voluntad, fuera de lo común, son signos de egoísmo; y el individuo o grupo que trata de imponer esta condición, puede ser que carezca de escrúpulos. Esta posición aparece repetidas veces en líderes religiosos de vana espiritualidad, o verdadera vocación; es notable en emprendedores de conciencias endurecidas; es grave en políticos éticamente desnaturalizados; y es cuestionable en personas que no presentan sentimientos de culpa en el proceso de las actividades de la vida, por falta de dominio de las virtudes cardinales, o amabilidad y confraternidad en las relaciones con otros seres humanos.
    El comportamiento idóneo de toda persona o grupo, debe tener fundamento en los principios éticos-morales, ponderada concepción conductual, paciencia, tolerancia, humildad, estabilidad emocional, e intensión de ejercer justicia, respetando la dignidad del prójimo. Son muchos los casos en que Jesús, el Enviado de Dios, predicó, amonestó y señaló modelos de que se deben seguir en la vida, para no dar demostraciones de fatuas presentaciones y culto a la voluntad. Sigamos, pues, los pasos de Jesús el Cristo. ADH 784

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares