• Noticias

    sábado, 29 de agosto de 2020

    Cambios, Organizaciones y Sociedad

    Actualidad | Alcedo A. Ramírez

     


    Cambios, Organizaciones y Sociedad

     

    En el presente año 2020 se han celebrado tres eventos electorales, uno fallido y dos exitosos, que han introducido en la escena nacional cambios importantes para los dominicanos, sus organizaciones y toda la sociedad, que van a repercutir en el próximo lustro y que van a representar variaciones significativas en la vida de todos nosotros.

     

    Luego de veinte años de gobiernos peledeistas, los partidos de la oposición han resultado ganadores netos en las elecciones municipales de marzo y en las elecciones congresuales y presidenciales de julio, lo que va a propiciar el primer gran cambio político en la realidad nacional. En principio, vamos a tener nuevas caras en los ayuntamientos, las salas del congreso nacional, los salones del Palacio Nacional y en las sedes de los diferentes ministerios que componen el Gobierno Dominicano. Solo esta realidad, de por sí, representa un cambio inmenso que va a tener grandes repercusiones en el orden de las actividades y el funcionamiento del aparato estatal dominicano. Esto en adición a los cambios en el orden cualitativo, organizacional y societario que vamos a experimentar en toda la geografía nacional.

     

    Aparte del cambio de personas y partidos en la administración del Estado, podemos prever otros cambios más importantes en la sociedad dominicana, que ya están en marcha y que se van a profundizar en los años siguientes, con un alcance a todas las provincias, campos y pueblos del país, teniendo como ejes centrales los cambios en la estructura y la composición de nuestra sociedad dominicana, sus características, preparación y tendencias demográficas. Estos cambios sociales son de índole cualitativo y de gran impacto en los núcleos poblacionales, a los que debemos agregar las variaciones cuantitativas de nuestros centros urbanos y rurales, que está dando otra fisonomía a nuestra república.

     

    Asimismo y ligado a la pandemia mundial de Coronavirus que nos ha atacado y disminuido sanitariamente, debemos hacer frente a una gran situación crítica económica mundial, con grandes ribetes nacional y locales, que no se perfila que podamos resolver en pocos meses de atención y trabajo permanentes, sino que por el contrario va a seguir afectando nuestras empresas, gobierno y organizaciones de la sociedad civil por el resto de este año de 2020, y quizás por los siguientes 4 a 5 años, tal y como ocurrió en el país con la famoso pandemia de influenza española del 1918, que se extendió hasta entrado el 1922, con su secuela de contagios y muertes. Los principales impactos y efectos negativos de estas situaciones adversas son el aumento desproporcionado del desempleo entre la población trabajadora pobre, la caída de las ventas de los negocios, en sentido general, y las quiebras financieras de las medianas y pequeñas empresas que no van a poder hacer frente a estas disminuciones de ventas y aumentos de costos y gastos de operaciones.

     

    Si a las realidades negativas descritas en las líneas anteriores les agregamos las camisas de fuerza que representan algunas leyes impositivas, laborales y de seguridad social, productos de épocas pasadas de gran complacencia populista, a lo que se puede agregar la falta de acometer oportunamente las modificaciones prudentes y acordes a los nuevos tiempos, nos enfrentamos a un escenario de altos riesgos financieros y operativos que debe ser bien atendido, controlado y  manejado con la mayor de la prudencia, a fin de poder arrimar la nave de la Republica Dominicana a un puerto seguro y tranquilo.

     

    Ante esta panorámica actual y realista solo hay un camino apropiado y correcto que debemos tomar, como una oportunidad de grandes perspectivas para el futuro de nuestro país y de nuestro pueblo. Los dominicanos debemos deponer las divisiones partidaristas, asumir una visión unitaria de nuestra realidad, proponernos una misión común de progreso, echar mano y poner a producir las competencias de todos los dominicanos y utilizar las últimas tecnologías de punta a las que tiene acceso el país. Este es un camino bueno y una solución segura. ADH 847.

    Lectura Orante

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    CAMPAÑA: "NOCHES DIGNAS"