• Noticias

    lunes, 12 de octubre de 2020

    Del Diálogo al Pacto

    Actualidad | Antonio Lluberes, SJ


    Del Diálogo al Pacto

    Diálogo y Pacto son dos instrumentos de gobierno presentes en la política. Los pactos son instrumentos globales que incluyen la mayor parte de los agentes, partidos, asociaciones y hasta personalidades y afectan la totalidad o partes importantes de la sociedad. Hay pactos históricos y de mucha eficacia en sus países. El de Benidorm, Colombia (1956), el de Punto Fijo en Venezuela (1958) y los de la Moncloa, España (1977).

    En nuestro país ha habido acuerdos parciales, no pactos, entre partidos para buscar salidas a situaciones coyunturales. El Pacto por la Democracia de 1994, el Frente Patriótico de 1996, el de las Corbatas Azules de 2009.  La idea de un pacto general, incluyente de partidos, asociaciones e iglesias es un tema recurrente. El presidente Medina en el 2012 convocó a tres pactos de unidad nacional: educación, energía y economía. Se logró el de educación, pero no se le ha dado mucho seguimiento. Los energéticos y fiscal se iniciaron, pero pronto, ante difícil resultado, se desistió.

    Cuando se avecinaban las elecciones del 2020 y se preveía una confrontación fuerte si se buscaba vencer al PLD, gobernante por 20 años, se postuló la necesidad de un pacto nacional para evitar radicalismos y potenciales confrontaciones. En octubre del 2019 Juan Bolívar Díaz propuso a la oposición un  pacto para exigir elecciones limpias y los Obispos católicos, en su pastoral de febrero de 2020, manifestaron  que “es nuestro deseo de que se logre un pacto nacional entre nuestros líderes políticos, en el cual suscriban un compromiso público en torno a las propuestas prioritarias para la sociedad dominicana, conformando una agenda nacional y provincial que trascienda los intereses personales y grupales a favor del bienestar colectivo de toda la Nación.”  Pero este tipo de propuestas ha tenido buenas palabras y pobres realizaciones.

    Las elecciones del 2020, bajo el signo de la pandemia, se avecinaba con incertidumbre y reapareció la propuesta del pacto. Pero uno y otro contendiente, creyéndose ganador, no dieron importancia real a esta propuesta. Los resultados electorales, inesperados para muchos, dieron un claro triunfo al PRM y un respiro a la población en general y a ciertos analistas.

    En los primeros días de septiembre el presidente Abinader visitó a los dirigentes de la oposición (PLD, FP y AP) para dialogar temas demandantes como salud, educación, economía y Junta Central Electoral. Se dice fue una conversación honesta y trasparente y el presidente se comprometió a mantenerlas.

    Pero se pregunta si el Nuevo Gobierno, bajo la presión de la pandemia, de la economía, de su membresía desocupada y de una educación difícil podrá gobernar por sí sólo, sin la cooperación explicita de los partidos, asociaciones, sindicatos, y en nuestro país de las iglesias.

    Es de evitar que el proceso electoral de 2024 sea de revancha, invasivo, costoso, que cree más división en el pueblo y dependencia clientelar. El programa del PRM no contempla el pacto, preferencia la lucha contra la corrupción y por la trasparencia cosas que fomentarían el debilitamiento del PLD. La democracia, sin embargo, debería buscar el fortalecimiento de las instituciones, traer a la legalidad sus acciones y dar participación a las instituciones sociales y políticas en el gobierno.

    Una idea muy presente en el programa del PRM es el “poder ciudadano”. El programa dice: “Proponemos un nuevo modelo para construir un país diferente: un país solidario, incluyente, moderno, productivo y eficiente. Es un proyecto de cambio basado en un poder ciudadano fuerte, comprometido con una sociedad basada en derechos y oportunidades.”

    “Poder ciudadano” podría ser la idea sustentante de un pacto nacional. ADH 849

     


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Lectura Orante

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    En Familia

    Valor del Mes: MISIÓN