• Noticias

    lunes, 12 de octubre de 2020

    Maestros perseverantes, niños y jóvenes perseverantes

    Educación | Pedro María Orbezua, FSC

     

     

    ¡Que la Escuela vaya bien!

    Maestros perseverantes, niños y jóvenes perseverantes

    “Enseñar la perseverancia y enseñar a no rendirse ante el fracaso”, la tercera propuesta de la CIEC.

    Quizás tenga una percepción equivocada, es posible. Los jóvenes de ahora -¡cuidadito!: nunca afirmaré que la generación actual es “peor” que las pasadas porque lo mismo se peroraba de nosotros, la tripulación del “yellow submarine”, con respecto a anteriores hornadas. Es una maldita manía- son para carreras cortas. Cien metros lisos. Diez segundos de esfuerzo sobrehumano. Y the end.  Sin embargo, la vida es un maratón. Es un empeño de largo aliento. Exige esfuerzo sostenido, tesón, constancia. Digámoslo ya: PERSEVERANCIA. 

    -                     ¡Eso sí que no! Me repugna la palabra.

    ¿Trabajar en el mismo empleo hasta la jubilación? Está usted de atar. Sépalo. ¿Con la misma mujer a las duras y las maduras, llueva, nieve o truene, hasta que la muerte nos separe? Horror y pavor. Vade retro. ¿Santísima Trinidad, me consagro enteramente a vos… por lo que hago voto de tal y cual y de más allá…  votos que prometo cumplir durante toda mi vida? ¡A otro perro con ese hueso!

    La perseverancia no es para estos tiempos. Ni se comprende ni se acepta. Se la considera fuera de lugar. Agua pasada que ya no mueve molino. Todo es con fecha de caducidad. Por un tiempito. Mientras “me sienta” a gusto, complacido, contento.  En cuanto me aburra de ti o tú de mí, ahí te quedas, mi amor. Lo mío es café instantáneo. Y unas croquetas calentitas, por favor, que tengo prisa. Al microondas con ellas. ¡Hágase bachiller al vapor, no sabrá nada, pero qué c… importa!

    Siento que algo no funciona. De bebé a niño, de niño a joven, de joven a adulto. Construirse física y humanamente no se hace en un abrir y cerrar de ojos. Hace falta tiempo, un segundo, un minuto, una hora, un día, una semana, un mes, un año…  No se pueden quemar etapas… Perseverancia, poco a poco, paso a paso. Y con gripes, y con inyecciones, y con medicinas, y la madre que te parió…

    Les comparto una historia muy conocida de Alexis Zorba. “Recuerdo una mañana en que yo había descubierto una crisálida en la corteza de un árbol, en el momento en que la mariposa rompía la envoltura y se preparaba para salir. Esperé un largo rato; pero tardaba demasiado y yo tenía prisa.

    Nervioso me incliné y me puse a calentarlo con mi aliento. Yo la calentaba impaciente, y el milagro comenzó a realizarse ante mí, a un ritmo más rápido que el natural. La envoltura se abrió, la mariposa salió arrastrándose, y no olvidaré jamás el horror que experimente entonces: sus alas no estaban todavía desplegadas y su pequeño cuerpo, tembloroso, se esforzaba en desplegarlas. Inclinado sobre ella, ayudaba con mi aliento … En vano.

    Era necesaria una paciente maduración y el despliegue de las alas debía hacerse lentamente al sol; era demasido tarde, mi aliento había obligado a la mariposa a mostrarse, completamente arrugada, antes de hora. Se agitó desesperada, y, en algunos segundos más tarde, murió en la palma de mi mano.

    Yo creo que este pequeño cadáver es el mayor peso que tengo sobre mi conciencia. Pues, hoy lo comprendo bien, forzar las grandes leyes es un pecado mortal. No debemos apresurarnos, no debemos impacientarnos. Seguir con confianza el ritmo eterno”.

    Nada hay que explicar.

    En el deporte -y en cualquier faceta de la vida- es clarísima la necesidad de la perseverancia para alcanzar metas. Los jóvenes -mira por dónde- son paradigmas, en este caso, de la virtud que proponemos: Se muestran voluntariosos, obstinados, firmes, en el Gym, a donde asisten diariamente para machacarse y torturarse durante un par de horas. Hay un porqué y aguantan todo lo que les echen. Alivian el martirio con unos audífonos bluetooh sony Wi-XB400… Me digo y les digo: del mismo modo habrá que proceder en otros frentes…

    A la Escuela se va a estudiar. Por si acaso, lo digo. Y el estudio exige perseverancia y esfuerzo regular y continuo. Existen, actualmente, unas líneas pedagógicas de lo más “light”. Por ejemplo: ¡Hágalo sin esfuerzo! Podríamos -anímense- ensartar un collar de frases que van en esta línea. Por eso, para contrarrestarlas, me provoca la frase de Fernando Savater: “A la escuela no se va a jugar, para eso los niños no necesitan maestros. En la escuela se enseña precisamente eso que no se puede aprender jugando”

    Y con la perseverancia va de la mano aprender a no rendirse ante el fracaso. Impostergable, pues, trabajar este aspecto en tiempos en que nos empeñamos en que los niños y jóvenes no conozcan la frustración. ¡Otra vaina que hay que tragar! Lo dice acertadamente el psicólogo Tim Elmore. Es su frase favorita: “Debemos preparar a los niños para el camino, en lugar del camino para los niños”. Y en el camino de la vida existe inevitablemente la “frustración”. (Otra listita a hacer de “frustraciones” posibles)

    Termino. En la película “Batman inicia”, Bruce Wayne, siendo niño cae en un profundo pozo y se lastima, física y anímicamente.  Su padre al rescatarlo le pregunta:

    -                     Bruce, ¿por qué caemos?

    Y él mismo responde:

    -                     Para aprender a levantarnos, mi hijo.

    Esa lección aprendida, Alfred, su tutor, siempre se la recordará a Batman cuando en sus aventuras conozca fracasos y derrotas.

    -                     Bruce, ¿por qué caemos?

    -                     ¡Para aprender a levantarnos!

    ADH 849

           

     

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Lectura Orante

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    En Familia

    Valor del Mes: MISIÓN