• Noticias

    viernes, 2 de octubre de 2020

    La Doctrina Social y las ideas para la era post-Covid

    Doctrina Social | Vatican News

     


    La Doctrina Social, un laboratorio de ideas para la era post-Covid

     

    El Papa Francisco está seguro de esto y lo repite a todos: de la pandemia salimos mejores o peores. La crisis mundial exige un replanteamiento de los parámetros de la convivencia humana en clave solidaria. Sobre esta idea se basa el "Proyecto Covid - construir un futuro mejor", creado en colaboración por los dicasterios para la Comunicación y para el Desarrollo Humano Integral, que busca ofrecer un camino que desde el final de la pandemia lleve al inicio de una nueva fraternidad.

     

    La pandemia de coronavirus es como el negativo de una fotografía, destaca aún más las desigualdades sociales y, por lo tanto, sugiere líneas de acción. Acerca de esto está convencida Marie Dennis de Pax Christi Internacional, una experta invitada por el Papa Francisco para integrar la Comisión Covid-19 que trabaja para pensar el mundo post-virus. Esta situación, afirma, "me ha ayudado a reconocer la fragilidad de la vida, la centralidad de las relaciones y la importancia de la comunidad. El Covid-19 saca a la luz la profunda injusticia y violencia que hace que demasiadas personas, comunidades y naciones sean mucho más vulnerables que otras”. Y la Iglesia, dice, con su enseñanza social "puede ayudar a generar y valorar ideas que puedan dar forma a un futuro más justo y sostenible". Y esto se da especialmente para los jóvenes que en este escenario de gran inestabilidad se han visto privados del derecho a la educación.

     

    Usted es miembro de la Comisión vaticana COVID 19, el mecanismo de respuesta a un virus sin precedentes instituido por el Papa Francisco.

     

    ¿Qué cree haber aprendido, a nivel personal, de esta experiencia? ¿De qué manera piensa que la sociedad en su conjunto puede inspirarse en el trabajo de la Comisión?

     

    R. – A través de la Comisión del Vaticano Covid-19 , el Papa Francisco ha ofrecido un liderazgo inspirador a nuestro mundo herido. Su atención al impacto de la pandemia en los más vulnerables y marginados de nuestras sociedades ha hecho que el mundo lo vea como el único pastor capaz de alentar y consolar. Al mismo tiempo, el trabajo multidimensional de la Comisión Covid-19 muestra la seriedad de sus intenciones de ir a las raíces de la crisis que estamos atravesando para imaginar un futuro que pueda estar más en armonía con la lectura de Laudato si’. Al examinar las diferentes dimensiones de esta crisis, me sorprende cada vez más la urgente necesidad de un cambio universal, la conversión ecológica y la no violencia evangélica.

     

    El Papa Francisco ha pedido a la Comisión COVID 19 que "prepare el futuro" en lugar de "prepararse para él". ¿Cuál es el papel de la Iglesia Católica como institución en este esfuerzo?

     

    R. – La Iglesia Católica tiene una enorme capacidad de reunir a la gente, y la Comisión Covid-19 es un ejemplo entre muchos: en los últimos años, de hecho, el Vaticano ha convocado conferencias y eventos sobre cuestiones mundiales de importancia fundamental como el desarme nuclear, la minería, los migrantes y los refugiados, la seguridad cibernética, la no violencia, la paz justa y más. La Iglesia Católica, capaz de combinar experiencias profundas de diferentes contextos en todo el mundo con investigaciones científicas de alto nivel, análisis socioeconómicos y ambientales y el magisterio social católico, puede ayudar a generar y mejorar las ideas que pueden dar forma a un futuro más justo y sostenible.

     

    ¿Qué enseñanzas personales (si las hay) ha aprendido de la experiencia de la pandemia? ¿Cuáles son los cambios concretos – tanto a nivel personal como global – que espera ver después de esta crisis?

     

    R. – La experiencia de la pandemia me ha ayudado a reconocer la fragilidad de la vida, la centralidad de las relaciones y la importancia de la comunidad. Covid19 pone de manifiesto la profunda injusticia y violencia que hace que demasiadas personas, comunidades y naciones sean mucho más vulnerables que otras. Espero que esta crisis conduzca a un cambio de prioridades a nivel nacional, a una disminución de los gastos en armamento y guerra y a un aumento de las inversiones en la atención sanitaria, la educación y el cuidado de la Tierra. Creo que las semillas de la no violencia han sido sembradas por todos aquellos que de alguna manera están respondiendo solidariamente al sufrimiento causado por Covid-19. Estas semillas, alimentadas y cuidadas con amor, pueden dar lugar a una globalización de la solidaridad arraigada en la no violencia, que promoverá una paz justa y sostenible.

     

    Preparar el mundo post-covid también significa preparar a las generaciones futuras, las que mañana estarán llamadas a decidir, para trazar nuevos caminos. En este sentido, ¿la educación no es sólo un "gasto" que hay que contener, incluso en tiempos de crisis?

     

    R. – El futuro estará determinado por la calidad, la metodología y el contenido de la educación que ofreceremos a la generación más joven, y por la capacidad de la sociedad para cultivar el inmenso potencial de un niño desde los primeros años de su vida. La gran educadora María Montessori habló de la tarea del educador de nutrir en el niño "el coraje moral", "una conciencia fuerte" y un sentido de su propia dignidad y valor. La salud de las familias y comunidades locales, la solidaridad humana, la paz mundial y la supervivencia del planeta dependerán de muchas maneras de nuestra capacidad y voluntad de invertir en una educación arraigada en el amor, lo que a su vez se traduce en la capacidad de pensar de forma creativa y crítica.

     

    Decenas de millones de chicos y chicas en el mundo no tienen acceso a la educación. ¿Se puede ignorar el artículo 26 de la Declaración de Derechos Humanos que establece el derecho a la educación para todos, gratuita y obligatoria, al menos para la enseñanza primaria?

     

    R. – No, el artículo 26 no puede ser ignorado. La cuarta formulación de los objetivos de desarrollo sostenible puso claramente de relieve la necesidad de una educación de calidad y la profunda desigualdad de acceso a la educación entre los distintos países y en todo el mundo. Covid-19 ha exacerbado esta desigualdad. Cuando 1.600 millones de niños sufrieron los efectos del cierre de escuelas, quedó claro que la posibilidad de aprender a distancia estaba fuera del alcance de al menos 500 millones de alumnos; por lo tanto, cada vez es más urgente prestar atención al inminente déficit de educación.

     

    Incluso en los países ricos, las partes del presupuesto dedicadas a la educación han sido recortadas, a veces considerablemente. ¿Puede haber un interés en no invertir en las generaciones futuras?

     

    R. – Al mismo tiempo, sin embargo, el mundo gastó miles de millones en armas y preparativos para la guerra, robando recursos para que las comunidades fueran saludables, resistentes, bien educadas, capaces de frenar la propagación de la enfermedad y recuperarse más rápidamente de amenazas graves como la pandemia de Covid-19. La seguridad genuina, dentro de la cual la comunidad mundial entera puede prosperar, sólo puede construirse si se basa en una seria preocupación por satisfacer las necesidades humanas básicas, incluida la educación, a nivel mundial. Covid19 ha puesto de relieve profundas injusticias sociales, entre ellas la falta de acceso a la atención de la salud y a la educación de alto nivel. Cambiar la inversión económica del gasto militar a la educación parecería una forma obvia de invertir en un futuro justo, pacífico y sostenible.

     

    La Iglesia Católica está a la vanguardia para ofrecer educación a los más pobres. Incluso en condiciones de gran dificultad económica, porque como vemos en este período de pandemia, los lockdown han tenido un impacto considerable en las escuelas católicas. Pero la Iglesia está allí y acoge a todos, sin distinción de fe, haciéndose espacio de encuentro y de diálogo. ¿Cuán importante es este último aspecto?

     

    R. – La contribución de las escuelas católicas a la paz y el bienestar de las comunidades divididas y los países abrumados por la violencia puede ser inmensa. La gran labor educativa que realizan las Hermanas Dominicas en Irak, abriendo la educación a cristianos y musulmanes, es un bello ejemplo. La reunión y el diálogo son muy importantes. Tienen especial mérito aquellas escuelas en las que la integridad absoluta de cada adulto y el respeto por cada estudiante se consideran un modo de vida, y en las que el plan de estudios incluye un profundo análisis de la no violencia como modo de vida y como medio para transformar el conflicto.

     

    La enseñanza de la religión, de las religiones, en un mundo cada vez más tentado por las divisiones, y que fomenta el entretenimiento del miedo y la tensión; ¿qué resultados puede aportar?

     

    R. – En Filipinas, los estudiantes católicos del Instituto "Miriam", con la ayuda del Centro de Educación para la Paz y Pax Christi, han establecido una relación a largo plazo con los estudiantes musulmanes de Davao. Han aprendido a conocerse y a entender los valores comunes de sus diferentes tradiciones religiosas, y han hecho amigos. Los estudiantes trabajan juntos para promover soluciones justas para poner fin a años de conflicto en su país. El Centro de Educación para la Paz ha sido fundamental para difundir el interés por la educación para la paz en todo el país.

     

    R. – En Filipinas, los estudiantes católicos del Instituto "Miriam", con la ayuda del Centro de Educación para la Paz y Pax Christi, han establecido una relación a largo plazo con los estudiantes musulmanes de Davao. Han aprendido a conocerse y a entender los valores comunes de sus diferentes tradiciones religiosas, y han hecho amigos. Los estudiantes trabajan juntos para promover soluciones justas para poner fin a años de conflicto en su país. El Centro de Educación para la Paz ha sido fundamental para difundir el interés por la educación para la paz en todo el país. Publicado en VaticanNews.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Lectura Orante

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Valor del Mes: MISIÓN