• Noticias

    domingo, 15 de noviembre de 2020

    Lo sagrado en mercancía, y a la mercancía en lo sagrado

    Solidaridad | P. Miguel Ángel Gullón, op



    Hemos convertido lo sagrado en mercancía, y a la mercancía en lo sagrado

    Dice el papa Francisco que «la humanidad vive un giro histórico donde se están dando grandes avances, pero la mayoría de la gente vive precariamente el día a día, el miedo y la desesperación se apoderan del corazón de numerosas personas, incluso en los llamados países ricos. La alegría de vivir se apaga, la falta de respeto y la violencia crecen, la inequidad es cada vez más patente. Hay que luchar para vivir y, a menudo, para vivir con poca dignidad» (EG 52). Hoy por hoy vivimos un tiempo de inflexión. Por una parte, la vida humana está jalonada por las fuerzas regresivas de la globalización discriminadora, que quiere eternizarse en la univocidad del discurso y, por otra, las fuerzas de la globalización de la esperanza la pintan de vida digna y la pueblan de voces múltiples. La historia en nuestro tiempo está cambiando, tiene que cambiar. El mundo está inmerso en una profunda crisis humanitaria y de civilización, que pone en peligro tanto la vida de nuestro planeta como de la especie humana. Nos encontramos en una situación de supervivencia. La Carta de la Tierra afirma que «como nunca antes en la historia, el destino común nos convoca a un nuevo comienzo. Esto requiere un cambio en las mentes y en los corazones; requiere un nuevo sentido de interdependencia y de responsabilidad». Estamos contemplando un cambio de época, originado por la crisis del modelo de desarrollo industrial, cuyas evidencias se traducen en las múltiples crisis mundiales, tales como la ambiental, la financiera, la social, la energética y la alimentaria, que generan la vulnerabilidad de la vida en el planeta.

    Algunos han convertido lo sagrado en mercancía, y a la mercancía en lo sagrado. El continente latinoamericano respira los síntomas y sufre las consecuencias de un mundo enfermo. Se están produciendo una cantidad de hechos alarmantes en los ámbitos económico, político, social, cultural y medioambiental, que interpelan a todas las sociedades del continente. Es preocupante que los monopolios vinculados a la extracción de los recursos naturales continúan con sus prácticas agresivas e insostenibles. Este modelo está fuertemente cuestionado, dada la gravedad de las señales de colapso de los ecosistemas, entre ellos, el cambio climático y los conflictos por el acceso a los recursos vitales para la existencia, como el agua y los bosques, que han sido privatizados.

    La corrupción, el tráfico de drogas y la emergencia de narco-estados, así como el crimen organizado, la violación de los derechos de las personas migrantes, la trata de personas y los índices de violencia contra las mujeres y la niñez, siguen siendo realidades que atentan, día a día, contra la posibilidad de una convivencia democrática, respetuosa y libre. Se mantienen altos niveles de pobreza, vulnerabilidad y desigualdad. Aunque son distintas las condiciones en los países de la región, según sus respectivos procesos políticos. Mientras que en algunos se avanza hacia la conquista de derechos, en otros se mantiene la implementación de políticas neoliberales, como la tercerización del empleo y legislaciones laborales que rompen con el contrato laboral justo; así es como se propicia la movilidad global al capital, a la vez que se genera un trabajo local vulnerable, precariedad e inestabilidad para los trabajadores. Sigue la migración del campo a la ciudad, y hacia países con economías más fuertes.

    El capitalismo desenfrenado, sin rostro humano, o el dulcemente llamado neoliberalismo económico, mecánico y tecnológico, ha desencarnado la actividad económica de las personas, y las ha desconectado del tejido de sus relaciones sociales. Es un proceso que ha producido aislamiento, empobrecimiento cultural y quiebra de la solidaridad. ADH 846

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    CAMPAÑA: "NOCHES DIGNAS"