• Noticias

    domingo, 13 de diciembre de 2020

    ¿Dónde está tu hermano?

    Cotidianidades | P. Eulide de Jesús García msc



    ¿Dónde está tu hermano? ¿Cómo está tu hermano?

    En el mes pasado estaba pasando unos días de retiro, el tema que estábamos reflexionando un grupo de msc era acerca de la fraternidad apoyado en la encíclica del Papa Francisco: “Fratelli tutti”. Es una encíclica que trata sobre fraternidad en los seres humanos, quiero aclarar que este artículo no trata sobre la encíclica en sí; pero a partir de las reflexiones y meditación de ésta es que me surgió hacerme las preguntas que pongo como título de este escrito: ¿Dónde está tu hermano y como está tu hermano?, son dos preguntas fundamentales que debemos hacernos a diario, si de verdad queremos vivir una fraternidad como Dios manda. No podemos vivir una fraternidad auténtica a espalda de nuestros hermanos.


    Si Dios pregunta es porque es responsabilidad nuestra velar por esas personas que Dios ha puesto en nuestro camino para que peregrinemos juntos en esta vida mortal


    Cuando meditaba sobre esta pregunta me llegó a la mente el texto del libro del Génesis capítulo 4, 9-10 y dice así: “Yahvé dijo a Caín: “¿dónde está tu hermano Abel?” y el respondió: “No lo sé; ¿soy acaso el guardián de mi hermano? La fraternidad no es algo que se vive abstractamente, se hace concreta en la convivencia de cada día con los hermanos y hermanas que tienen nombres. Dios le pregunta dónde está su hermano Abel, es la pregunta que Dios no hace a diario, dónde está nuestro hermano; no podemos decirle no me importa dónde está, responderle ¿acaso soy guardián de ese hermano o esa hermana? Si Dios pregunta es porque es responsabilidad nuestra velar por esas personas que Dios ha puesto en nuestro camino para que peregrinemos juntos en esta vida mortal hasta que llegue nuestro encuentro definitivo con el Padre creador.

    ¿Cómo está tu hermano?

    No basta saber dónde está mi hermano/a, hay que saber cómo está, qué necesita de mí; fraternidad es solidaridad, la solidaridad es estar atento a la necesidad del otro/a, es darme por entero a la otra persona y hacerlo de una manera íntegra, no a medias. Diría santa Teresa de Calcuta dar hasta que duela”, o el mismo Jesús cuando dijo no hay amor más grande que dar la vida por los amigos; pero para saber lo que la otra persona necesita, debo convertirme en su guardián, precisamente lo que Caín no supo ser de su hermano Abel. Sabemos que vivimos en un mundo de personas necesitadas no solo a nivel material, sino a nivel espiritual, necesitados de compañía; en fin, es hacer que la otra persona sienta que estoy ahí a su lado en los momentos buenos y los difíciles, especialmente en los últimos.

    En la parábola del buen samaritano encontramos la narración más profunda de lo que verdaderamente es la fraternidad, un desconocido que se detiene ante un herido que había sido maltratado por unos “infraternos” que lo había dejado casi muerto; y nos dice la parábola que después de haber pasado dos personajes que vieron el herido y el cumplimiento de las normas no les permitió socorrer al caído, sí pasó uno que vió; se agachó y auxilió al herido, pero no un auxilio inmediato sino que llegó hasta el final del bien. Ese fue un gesto de fraternidad, no dejó el asunto a medias; ese samaritano no se quedó analizando la situación si era su enemigo o no, simplemente vió en él “el hermano” que había que socorrer y salvar utilizando todos los medios posibles.

    Navidad, tiempo de fraternidad

    Todos los tiempos son buenos para vivir en fraternidad, pero sin lugar a dudas en navidad las personas nos hacemos más sensibles ante las necesidades de los demás; sabemos que Dios al encarnarse se hizo solidario y fraterno con su humanidad creada; para confirmar más esa fraternidad se hizo humano para vivir nuestra humanidad, y en la persona de su hijo vino a hacer de este mundo un lugar más fraterno y solidario, se hizo luz para venir a iluminar un mundo que se sumerge cada día en la oscuridad. Pero el lucero de la mañana, Cristo resplandeciente, ilumina cada hombre y cada mujer para que podamos encontrarnos con el Jesús el Enmanuel, el Dios con nosotros y hacer de esta sociedad una sociedad más fraterna donde el amor triunfe. ADH 851

    Perfiles

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Entrevista

    VIDEO DEL PAPA: FRATERNIDAD