• Noticias

    sábado, 26 de diciembre de 2020

    Tu vocación está en amar y servir

    Reflexión | Telésforo A. Isaac, Obispo Émérito Iglesia Episcopal / Anglicana

     


    Tu vocación consiste en amar a Dios y servir a la Humanidad

     

    Toda vocación implica necesariamente compromiso con Dios y servicio a la humanidad.  Para servir bien, hay que sentirse a gusto como siervo; y los siervos de Dios son los que -con profunda fe y buena voluntad-, hacen realidad con sus vidas, las palabras de nuestro Señor Jesucristo, cuando señala cuál es el mandamiento más importante de la ley: “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente… y ama a tu prójimo, como a ti mismo”. (Mateo 22:37). En estas palabras están comprendidos los dos aspectos fundamentales que hacen posible una auténtica vocación: amor a Dios y amor al prójimo.

    En forma más sencilla, Ricardo Herrero, citó en el diario madrileño ABC, el 19 de septiembre, 1988, a Don Alfonso de Ligorio, diciendo lo siguiente: “En servir a los demás se encuentra la sustancia de la vocación cristiana”.  Esta es una verdad irrefutable apoyada por las Santas Escrituras, porque el mismo Cristo se identificó con la figura profética de Isaías, el siervo de Yahvé. (Isaías 42:1). “¡Miren a mi elegido, al que he llamado a mi servicio! Él cuenta con mi apoyo; yo mismo lo elegí, y él me llena de alegría. He puesto en él mi espíritu”.

     

    La falta de autenticidad se notará muy pronto, porque los conflictos internos comenzarán a cuestionar la integridad y la veracidad de la vocación


    Repetidas veces los evangelios señalan a Jesús como el “siervo escogido” (Mateo 12:18; Lucas 23:35), y ante la insinuación de la madre de los discípulos Santiago y Juan, para darles ciertos puestos de consideración en su reino, el Señor Jesús les dijo a todos los discípulos: “El que quiere ser grande, deberá servir a los demás”, y luego el Señor Jesús se expuso a sí mismo como ejemplo más evidente, al decir: “el Hijo del Hombre no vino para que le sirvan, sino para servir”. (Mateo 20:27-28).

    Al pensar en los ejemplos bíblicos acerca de la relación íntima que hay entre el llamado de Dios y la ejecución y cumplimiento de la vocación, es necesario estar consciente de su posición ante Dios y el pueblo al que sirve. Para esto se debe escudriñar el corazón y tratar de descubrir si verdaderamente tiene vocación, o si es una ilusión, o si es una búsqueda inconsciente de ocupar el tiempo en algo, o tal vez una forma de ganar el sustento económico, el apoyo moral, el elogio social o en algunos casos: ejercer poder con batuta semidivina.

    Si no es auténtica la vocación cristiana, como siervo de Dios al servicio de su pueblo, muy pronto se descubre la vaguedad de la fe y la falta de verdadero compromiso. La falta de autenticidad se notará muy pronto, porque los conflictos internos comenzarán a cuestionar la integridad y la veracidad de la vocación.

    A veces, una vocación comienza a florecer y se desarrolla en forma creciente y se fortalece con los años y las oportunidades de servir.  Aumenta otras veces por experiencias particulares o acumuladas, que satisfacen a un corazón limpio y fiel.  Estos son los casos de muchos cristianos que van descubriendo su vocación sobre la marcha de la vida o en el curso de sus servicios a otros.  Hay casos muy notables en la historia de los grandes hombres y mujeres que pueden servir de ejemplos. 

    Entre los muchos siervos de Dios que sintieron el Llamado de Dios y respondieron de manera consagrada, podemos mencionar a dos de los más destacados e influyentes en la religión cristiana, estos son:  Moisés, un prototipo de dirigente y luchador por una causa noble y justa.  La imagen de su personalidad puede servir de espejo para los que tienen vocación, o son llamados a una tarea de liderazgo, en medio de difíciles problemas y presiones descomunales.  Como él, dudarán, se enojarán, a veces podrían sentirse desanimados o decepcionados; pero, como él, serían triunfadores por su fortaleza espiritual, su lealtad, su firmeza, y sobre todo, por su concepto claro de vocación al servicio de Dios, a la humanidad, y no fomentar su propio ego y ambición.

    Saulo de Tarso (San Pablo) el Apóstol a los no judíos. Su llamamiento una especular experiencia; pues, fue interpelado mientras se dirigía a Damasco a perseguir a los del Camino, los creyentes seguidores de Jesús perseguir a los llamados del Camino, los creyentes de Jesús, cuando fue interpelado al oír la voz de Jesús de Nazaret, quien le dijo: “Levántate y entra en la ciudad de Damasco. Allí se te dirá lo que debes hacer”. (Hechos 22: 6-16).

    Una pregunta de lugar en este momento es: ¿En qué consiste tu vocación y cómo lo vienes desarrollando? Hágase una reflexión para ver si en realidad estas respondiendo al llamado a “servir a Dios y no ser servidos”; a más bien, a “amara a Dios y al prójimo”. ADH 849

     

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Evangelización

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Lectura Orante

    Entradas populares