• Noticias

    jueves, 25 de febrero de 2021

    Presencia católica en la política


    Doctrina Social | Alexis Cifuentes

    Presencia católica en la política

    Para una nueva presencia de los católicos en la política no es suficiente (aunque necesario) el análisis ponderado de la realidad. Los conocimientos técnicos no aseguran por sí solos la buena voluntad y el deseo de servir, para que alguien participe en el ambiente de la política. Entrar en esa realidad, en las condiciones actuales del mundo, supone asumir unos valores que van contracorriente; y también estar muy claros de los problemas reales, de conciencia que llegarán cuando la ética se encuentre con la realidad.

    Otro valor, muy importante para los cristianos católicos, antecede a muchas cuestiones que se requieren para una presencia católica en la política que contribuya a renovar desde sus raíces. Sin ese valor, participar en la política trae como consecuencia que se tire la toalla, que se reniegue entrar en los juegos oscuros de ella o, por el contrario, que el individuo termine formando parte de todo aquello de lo que renegaba y se disponía a combatir, para alcanzar una nueva política, al servicio de la persona y de la sociedad.

    La dimensión social del Evangelio está cada vez más impresa en el corazón de los que quieren vivir con autenticidad su fe


    Para esa nueva presencia en la política, los católicos sí tienen que asegurar una formación que los ponga al día y no quedar rezagados en su sano intento de aportar desde su fe. Pero con esa formación y solidez de vida, en todas las actividades humanas, se requiere primero un acto de amor. Ese amor tiene como presupuesto el encuentro de amistad con el Señor, que mostró gestos de compasión ante la condición de fragilidad humana y lejos de rechazar, levantó a la persona para que viva con la dignidad de los hijos de Dios.

    Ese amor no es sentimientos pasajeros o visión romántica de la realidad. No es la postura del que se “lamenta” por lo que está pasando pero no actúa; de quienes al encontrarse ante el mal de las personas sienten lástima, pero no se mueven a actuar para sacarlos de la situación. El verdadero amor centrado en Jesús, nos mueve con gestos de amistad, reales, hacia los demás necesitados. Así superamos el egoísmo y la indiferencia ante la realidad que golpea a los más débiles y los margina. Desde el amor de Jesús superamos el egocentrismo y entramos en la atmósfera del “nosotros”, donde la solidaridad significa, como dice el papa Francisco, ocuparse del otro, de la otra.

    Para entrar en la política como ciudadanos competentes y compasivos, capaces de aportar su saber y su cordialidad para encausar proyectos sociales que sigan transformando nuestra sociedad. En el mundo de hoy la política tiene mucho de espectáculo, de teatro, de componendas; y en su interior, más allá de lo que se ve, mucha gente ruin, dispuestos a pisotear y aprovecharse de los demás. Un cambio político es urgente, hoy más que nunca cuando falta liderazgo mundial y los “magnates” de las finanzas han ocupado los lugares de quienes deben orientar el bien común y las transformaciones de los pueblos.

    Una nueva presencia política de los católicos y católicas es urgente y necesaria. La dimensión social del Evangelio está cada vez más impresa en el corazón de los que quieren vivir con autenticidad su fe. Creyentes conscientes son ciudadanas y ciudadanos críticos, incluso al interior de la Iglesia, para exigir que a la luz del evangelio, no se legitimen regímenes y poderes nacionales y mundiales que no quieren que las cosas cambien, porque están como ellos quieren y les conviene. La dimensión social del Evangelio exige para este tiempo ese tipo de católicas y católicos asumiendo una nueva presencia, desde el amor solidario, en el mundo de la política, a la que ellos pertenecen.



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares