• Noticias

    miércoles, 19 de mayo de 2021

    Confiar, elegir, renunciar


    Experiencias | Humanizar





    Confiar, elegir, renunciar

     

    Confiar es una palabra que abarca el universo de la vida, de las relaciones. No hay panaceas pero es imprescindible abrir la mirada, confiar, aprender de la experiencia, innovar. Y al hilo de ello, estar al tanto de la legislación. No olvidemos que legislar es dar pasos de gigante.

     

    Elección y renuncia

    Cuando eres madre quieres ser madre. Esto significa que no quieres renunciar al ejercicio del cuidado y educación de hijos e hijas y que conciliar esta elección con el trabajo profesional o la ocupación, es verdaderamente difícil. La legislación ayuda, pero es que hay que ponerse de acuerdo con la empresa. Eso no es tan fácil.

     

    ¿Más difícil para las mujeres? Sí. Los hechos, la cotidianeidad lo dice. ¿Exige renuncias? Seguro. Pérdidas de oportunidades en lo laboral. Ir a ritmo más lento en la consecución de logros. Multiplicarse como intendente de la logística del hogar para cuadrar el máximo de posibilidades y llegar a todo. A costa, casi siempre, de un cansancio sordo, del agotamiento psíquico.

     

    Hay mujeres que renuncian a la maternidad. Avanzan los años y no pueden optar a lo que desean. Llegan demasiado tarde o se han quedado con un hijo/a única no por gusto sino porque la cuesta era demasiado empinada y solitaria.

     

    Al hilo del presente pandémico, llegamos a la cuarta cuestión, el sector doblemente castigado: profesionales sanitarias, mujeres del sector de la limpieza, del cuidado de mayores y de niños/as. Aquí no existe el teletrabajo. Las mujeres son las que ocupan en su mayoría estas profesiones.

     

    Hemos sido testigos de la carga que arrastran mujeres que son madres, que han cuidado a sus padres mayores en la pandemia, que han dado el cien por cien en el escenario dramático de hospitales y residencias, y que también han sufrido la enfermedad y sus secuelas. ¿Cómo construir una red para sostener a todas ellas, para que no se rompan?

     

    Seguir empujando una legislación protectora, romper los clichés, auspiciar la toma de conciencia por parte de jefes y compañeros, generar redes de cuidado… Queda mucha tarea por delante. En especial toca tener en cuenta a las mujeres sobre las que recaen la multiplicidad de papeles.

     

    Mi padre, en sus últimas palabras dejó escrito: “El tiempo es el gran tesoro”. Con el paso de los años me he dado cuenta de la verdad que encierran estas seis palabras. Y continuaba así: “Saberlo llenar de buenas obras es todo nuestro quehacer de hombres y de cristianos”.

     

    Él lo decía en su lenguaje y a mí me resulta inspirador. Ojalá la gestión del tiempo consista en eso para muchas de nosotras. Ojalá sea un objetivo compartido para que cada persona pueda convertirse en la mejor versión de sí misma, como se dice ahora. Para las mujeres es imposible sin estructuras que lo posibiliten y sin jefes y compañeros que se lo crean de verdad.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares