• Noticias

    lunes, 24 de mayo de 2021

    El legado de una Iglesia sinodal


    Iglesia Hoy | Luis Miguel Modino






    Aporte de Francisco: una Iglesia sinodal

    Austin Ivereigh: “El intento de generar una Iglesia sinodal ha sido el aporte más importante del pontificado de Francisco”

     

    Una mirada contemplativa de la realidad desde las prioridades pastorales de Aparecida, ese ha sido el propósito de Austin Ivereigh en su intervención en la 38ª Asamblea General del Consejo Episcopal Latinoamericano – CELAM, que se celebra virtualmente de 18 a 21 de mayo.





    La Iglesia latinoamericana es ahora la fuente de la Iglesia universal

    En sus palabras reconocía “la claridad y la audacia de las propuestas” elaboradas para concretar el proceso de renovación y reestructuración del CELAM, pero al mismo tiempo, hacía caer en la cuenta de que “lo que falta es la conciencia de que, por la unción del Espíritu Santo, la Iglesia latinoamericana es ahora la fuente de la Iglesia universal, y que los procesos sinodales que ustedes han puesto en marcha aquí no son exclusivamente para el bien del pueblo y la Iglesia latinoamericana, sino que son un tesoro para la Iglesia universal”.

     

    El periodista británico recordaba las palabras del cardenal Bergoglio en la preparación de Aparecida, donde reflexionaba “sobre el papel profético al cual estaba llamada la Iglesia latinoamericana”, emplazando a percibir “una experiencia nueva de Pentecostés que transformaría la conciencia de la Iglesia de su misión en las circunstancias de hoy”. Estamos ante “un viento del Sur que abre el centro a la periferia con la llegada de Francisco al pontificado”, afirmaba Ivereigh.

     

    Asamblea eclesial que escucha y discierne

    Su llegada a la cátedra de Pedro, llevó a Francisco al “intento de compartir y promover en la toda Iglesia el proceso de Aparecida, el proceso sinodal”. Este elemento es tan destacado, que el biógrafo del Papa afirma que “los historiadores dirán que este intento de generar una Iglesia sinodal ha sido el aporte más importante del pontificado de Francisco”. Se trata de “recuperar la esencia de la identidad de la Iglesia”, que no es una monarquía imperial ni una democracia, y sí “una asamblea eclesial que escucha, discierne, y busca sufrir las tensiones y desacuerdos, en la expectación de la acción del Espíritu”, una dinámica en la que no pueden faltar el pueblo y el Espíritu.

     

    La experiencia del CELAM, que Austin Ivereigh describe como “el único ejemplo exitoso contemporáneo de la sinodalidad a nivel continental a lo largo de las décadas”, debe ser conocida y entendida por la Iglesia universal, para que ayude a impulsar “la primavera sinodal de Francisco”, algo difícil ante la poca experiencia de ello, que le llevaba a reflexionar sobre como la sinodalidad está siendo vista en las diferentes iglesias. Esta dinámica sinodal puede ayudar a superar pugnas y modelos secularmente presentes en la Iglesia, afirmaba el periodista, que hacía ver al CELAM la necesidad de que “compartan mejor su experiencia de la sinodalidad”, tanto los frutos como el camino recorrido. Para ello, es decisivo “invertir recursos en una estrategia comunicacional ad extra, una campaña mediática para explicar los procesos”.

     

    Transmitir la fe desde abajo

    Hablar de una mirada contemplativa de la realidad desde las prioridades pastorales de Aparecida, nos hace entrar en la hermenéutica del Buen Pastor y del discípulo, según Austin Ivereigh, que recuerda que “las grandes tendencias identificadas en Aparecida se han acentuado de una forma dramática”, como recoge el documento elaborado para esta asamblea. El periodista destacaba que “la gran perspicacia de Aparecida fue que ya no se podía confiar en las instituciones respaldadas por la ley y por la cultura para trasmitir la fe, sino que había que crear desde abajo”, criticando que “las estrategias para ganar espacio en el estado y la ley han sido fatales para la evangelización”.

     

    El progresivo debilitamiento del orden liberal y el auge del nacionalismo y el populismo son considerados por Austin los grandes cambios desde Aparecida, insistiendo en la realidad de la pandemia actual, que ha servido “para arrojar luz sobre los tantos lugares de abandono y de dolor en nuestras sociedades, además de exponer las prioridades y los valores de nuestras clases gobernantes”. Es un tiempo de “gran aceleración y profundización de las grandes contraposiciones existentes”, que desafía a la Iglesia a ser “complexión oppositorum”, creando “mayor conciencia de la necesidad del cambio”.

     

    Los años venideros serán muy fructíferos para la Iglesia

    En esta coyuntura, el periodista británico afirma que “los años venideros serán muy fructíferos para la Iglesia”, en los que la religión debe refundar vínculos, crear relaciones de confianza y de afecto entre las personas, crear lazos de fraternidad y amistad social, algo que la Iglesia debe llevar a cabo “desde la periferia, desde el pueblo”, insistiendo en su análisis en que “lo que el Papa ve es el despertar de la conciencia de la dignidad del pueblo, un proceso acompañado y posibilitado por la Iglesia presente en medio del pueblo”, algo vivido por el cardenal Bergoglio en sus años como arzobispo de Buenos Aires.

     

    Por eso, Ivereigh insiste en que la clave del futuro, del camino a 2033 que ha emprendido el CELAM está en “la Iglesia que acompaña el pueblo en la periferia, recordándolos su dignidad que nace del encuentro con el Señor, y capacitando su protagonismo”. Se trata de apostar por “la Iglesia en medio del pueblo, en la periferia, confirmando en su predicación y sus acciones caritativas y su liturgia el amor y la misericordia de Dios, lo que despierta en el pueblo un sentido de su dignidad, lo que les motiva a organizarse para ganar acceso a la tierra, al techo y al trabajo”.

     

    Finalmente, insistía de nuevo en su interpelación comunicacional, en compartir la experiencia pastoral latinoamericana, pues eso “es lo que la Iglesia universal necesita oír de ustedes, para abrir horizontes de esperanza, para inspirar y alentar, para saber que hay otra posibilidad”. Ivereigh afirma sin ambages que “estamos en un cambio de época eclesial”, donde la Iglesia latinoamericana tiene un papel fundamental, dado que “con Francisco en Roma, es además una misión global”.

     

    Publicado en: Prensa Celam

    https://prensacelam.org/2021/05/18/austin-ivereigh-el-intento-de-generar-una-iglesia-sinodal-ha-sido-el-aporte-mas-importante-del-pontificado-de-francisco/

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares