• Noticias

    viernes, 25 de junio de 2021

    Desde el Itinerario Pascual


    Rincón de la Palabra | P. José Israel Cruz Escarramán






    Desde el Itinerario Pascual

     

    En el capítulo quinto del primer documento del papa Francisco, Evangeli Gaudium, nombrado evangelizadores con espíritu, encontramos un auténtico itinerario pascual que orienta la vida de todo bautizado a continuar la misión de la Iglesia que es anunciar el Evangelio, proclamar a Cristo. Cada uno de los miembros de su cuerpo místico que es la Iglesia, cuenta con la acción misteriosa del Resucitado y de su Espíritu para permanecer en la obra evangelizadora en todo tiempo y lugar. Interiorizar en nosotros la expresión pronunciada por san Pablo “ay de mí si no predicara el Evangelio” (1 Corintios 9).

     

    De las ataduras que frenan la realización de la misión evangélica, señalamos textualmente las palabras del Papa: falta de una espiritualidad profunda que se traduce en el pesimismo, el fatalismo y la desconfianza”. Este modo de conducta podría estar deteniéndonos, llegando a pensar que los trabajos, las iniciativas y aportes para la realización de la misión comunitaria y personal, nada pueden cambiar, por lo cuál es inútil esforzarse.      

      

    Para superar una visión puramente egocéntrica que desemboca en el mayor de los casos en pesadumbre, se necesita tener siempre presente el poner al centro de nuestra vida a Jesucristo, partiendo de un mensaje kerygmático: “si Cristo no resucitó, nuestra predicación está vacía” (1 Cor 15,14). Cristo resucitado y glorioso es la fuente profunda de nuestra esperanza, y no nos faltará su ayuda para cumplir la misión que nos encomienda. En tiempos de una convivencia difícil por situaciones ajenas a nosotros mismos donde parece que todo ha muerto, por todas partes vuelven a aparecer los brotes de la resurrección.

     

    La fuerza de la resurrección consiste en cambiar todo ambiente de muerte y falta de luz, siendo portadores de la vida del Resucitado, cada bautizado es un instrumento para realizar creativamente esta tarea.

     

    Afirma el papa Francisco:

    Todos sabemos por experiencia que a veces una tarea no brinda las satisfacciones que desearíamos, los frutos son reducidos y los cambios son lentos, y uno tiene la tentación de cansarse. Sin embargo, no es lo mismo cuando uno, por cansancio, baja momentáneamente los brazos que cuando los baja definitivamente dominado por un descontento crónico, por una acedia que le seca el alma” (EG, 277).

     

    Proponernos un itinerario pascual que no sepulta el Evangelio con excusas, sino que alegre y gozosamente se transforma en tiempo de gracia, para ser reflejos del actuar de Dios a través nuestro. “La resurrección de Cristo provoca por todas partes gérmenes de ese mundo nuevo; y aunque se los corte, vuelven a surgir, porque la resurrección del Señor ya ha penetrado la trama oculta de esta historia, porque Jesús no ha resucitado en vano. ¡No nos quedemos al margen de esa marcha de la esperanza viva!” (EG, 278).

     

    Para mantener vivo el ardor misionero hace falta una decidida confianza en el Espíritu Santo, porque Él «viene en ayuda de nuestra debilidad» (Rm 8,26).   

      

    Que también en la pascua permanezcamos comunicando la vida recibida a través del anuncio del Evangelio, y poder transmitirla a todo el mundo, llevándola a todos los rincones, hasta el confín de la tierra, comenzando por los que están a nuestro alrededor. Lanzarnos, con valentía y confianza a la misión de toda la Iglesia. ADH 855

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares