• Noticias

    jueves, 1 de julio de 2021

    La fraternidad bíblica y sus fundamentos


    Estudios | María Magdalena Medina Filpo, FI

     

    Trasfondo bíblico-teológico en Fratelli Tutti. Claves hermenéuticas:

     


    La fraternidad bíblica y sus fundamentos

     

    La palabra fraternidad no es de uso frecuente en la Biblia. Raramente aparece en ella; sin embargo, su fundamento se encuentra desde su principio. La teología de los primeros capítulos del libro del Génesis, a partir de la imagen y semejanza desde las que fueron creados el hombre y la mujer, así lo testifica. La entera humanidad fue creada así, a su imagen. Aquí radica el principio fundante de la fraternidad bíblica, que no se define por sus lazos sanguíneos, sino por su procedencia originante radicada en Dios. Así mismo, del reconocer en la otra persona la imagen de Dios resulta la hermandad, porque se ve en ella la hermana y el hermano, “carne de mi carne y huesos de mis huesos” (Gen 2,23).

     

    El discurso profético del papa Francisco en Frattelli tutti encuentra en esta fuente su motivación profunda. El primer capítulo responde a esta imagen y semejanza divina de lo humano, ofuscada y deteriorada por un sistema económico neoliberal al que el papa contrarresta proféticamente en sus numerales del 9-55. Porque un sistema organizado de ese modo desfigura la obra de Dios, desfavoreciendo el desarrollo de la fraternidad universal.

     

    El sueño de Dios es la humanidad hermana, sin fronteras construidas. Esta noción de fraternidad universal está de hecho latente en el Antiguo Testamento. Una serie de textos aparecen de modo sucesivo en el Pentateuco que el papa Francisco cita en su encíclica. En el Deuteronomio, Israel es llamado a acoger “al levita y al emigrante, al huérfano y a la viuda” (Dt 16,14; 24,21-22), y en el Levítico indica: “El emigrante que reside entre ustedes será para ustedes como el indígena, que lo amarás como a ti mismo, porque emigrantes fuisteis en Egipto” (Lv 19,33-34).

     

    El vocablo hermano (’a en hebreo y adelfós en griego) es muy rico por sus varios matices en la Biblia. Puede referirse a los nacidos del mismo seno materno (Gn 42), pero también al pariente lejano e incluso a aquellos fuera del vínculo de la sangre, como describe la biblista española Margot Bremer. La institución del go’el fue creada para salvar al hermano de una situación de empobrecimiento absoluto hasta perderlo todo y convertirse en esclavo. De modo que salvar al hermano no es facultativo para un israelita bíblico, es su obligación. La ley del levirato lo responsabiliza de perpetuar el nombre de su hermano difunto. Es un imperativo lo de edificar su casa: “Si varios hermanos viven juntos y uno de ellos muere sin tener hijos, la mujer del difunto no se casará fuera con un hombre de familia extraña. Su cuñado se llegará a ella, ejercerá su levirato tomándola por esposa y el primogénito que ella dé a luz, llevará el nombre de su hermano difunto; así su nombre no se borrará de Israel” (Dt 25,5). En los libros sapienciales se aprecia la suerte de tener un buen hermano. Lo peor que a alguien le podría pasar es el abandono de los hermanos, porque el hermano “nace para tiempo de angustia” (Pr 17,17); así se queja Job: “Mis hermanos se apartan de mi lado” (Jb 19,13). El hermano significa seguridad y protección; ni siquiera por oro de Ofir se podría cambiar (Eclo 7, 20).

     

    Por otro lado, explica Bremer, se trata de una hermandad que supera los lazos de sangre. Las doce tribus israelitas así también se entienden desde esa dinámica: descendientes de doce hermanos, los hijos de Jacob (Israel), con unas exigencias de solidaridad y equidad contempladas en la Alianza. Incluso hasta de los animales domésticos del hermano hay que preocuparse: “Si ves extraviada alguna res del ganado mayor o menor de tu hermano, no te desentenderás de ella, sino que se la llevarás a tu hermano. Y si tu hermano no es vecino tuyo, o no le conoces, la recogerás en tu casa y la guardarás contigo hasta que tu hermano venga a buscarla; entonces se la devolverás” (Dt 22,1-4). Además de esta fraternidad y solidaridad procedente de la nacionalidad, Israel reconoce la fundada por la fe, en la figura de Abraham (Rm 4,12), portador de las promesas (Gn 12,2), abriéndose de ese modo hacia una hermandad universal. Esta conciencia va aconteciendo de modo progresivo, preconizada por la profecía alcanzando su plenitud en Jesús. Según san Pablo, para esto ha venido Jesús, para ser hermano de todos “primogénito entre muchos hermanos” (Rm 8,29) “que todos sean reconciliados y se reconozcan hijos adoptivos de un mismo padre” (Ef 1,5).

     

    Publicado en revista Raíces. Año 8, No. 14, mayo 2021.


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares