• Noticias

    viernes, 2 de julio de 2021

    Tres columnas y una piedra angular


    Reflexiones | César Rollán Sánchez/Eclesalia




    Tres columnas y una piedra angular

     

    Ayer fue un día de los que no te dejan indiferente. A primera hora de la mañana me tocó ir al colegio de mis hijas a llevar los libros de texto, para poder seguir participando en el Programa Accede. Este programa ofrece la gratuidad de los libros, siempre que los devuelvas en buen estado al terminar el curso. Se nos olvidaron algunos forros (imprescindibles según las instrucciones), pero se pudo solucionar el problema a última hora de la mañana, justo cuando las dos mayores comenzaban sus vacaciones de verano.

     

    Después tenía una cita en el juzgado. Resulta que hace unos días acudí a esta venerable institución, requerido, en calidad de testigo, por un asunto del seguro de hogar. Era, por tanto, mi segunda vez para la misma causa. En la anterior ocasión no se celebró la vista porque faltaba un testigo; en esta tampoco porque faltaba otro. Yo debía ser el único testigo presente en ambas ocasiones y me citan para una tercera… dentro de unos meses. Para un profano como yo, esto es, cuanto menos, un gran desconcierto, pero todo sea por la causa de la justicia.

     

    A última hora de la tarde me tocaba la segunda dosis de la vacuna, la de la COVID-19. Hacía meses de la primera y la siguiente se demoró desde entonces (mediados de marzo), por inseguridades con la marca que se administraba a los docentes menores de 60 y mayores de 49. Fue todo bien, ágil, un tanto impersonal, efectivo y menos emotivo (personalmente) que la primera vez.

     

    Hasta aquí, lectora o lector interesado en mis palabras, tres instituciones fundamentales en la organización social de nuestra comunidad: la enseñanza, la justicia y la salud. Tradicionalmente se ha tenido a la religión como el cuarto pilar, cimiento, también, para muchas personas creyentes. Estaba pensando en esta triple casualidad en menos de 24 horas, cuando me llega el mensaje del fallecimiento de la madre de un buen amigo. Inmediatamente después le he llamado, entristecido por la noticia, y enseguida ha fluido entre nosotros la sintonía de la esperanza que nace de la fe común.

     

    Los días y las horas nos mueven por vericuetos impredecibles. Sabemos qué es lo que tiene que ir sucediendo, pero desconocemos cómo. De vez en cuando nos cruzamos con los lugares comunes que nos constituyen como sociedad humana. Confiamos en el buen hacer de la escuela pública, en el sistema jurídico, en la estructura sanitaria. Pensamos que la inversión que hacemos con nuestros impuestos deriva en un servicio adecuado, sostenible y eficaz. Desde la interioridad en la que Dios nos habita, muchas y muchos nos damos, además, de bruces con la realidad última de nuestra existencia: Dios mismo, Dios amor, Dios con los brazos abiertos, para quienes nos dejan y para quienes esperamos encontrarnos algún día, cara a cara, con Él.

     

    CÉSAR ROLLÁN SÁNCHEZ, eclesalia@gmail.com

    MADRID.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares