• Noticias

    ¿Comenzó ya una guerra fría?

    Actualidad mundial | Ramón Arturo Guerrero  
    ¿Comenzó ya una nueva Guerra Fría?  
    “No nos engañemos: estamos inmersos en una guerra fría”. Bernard Baruch, asesor del presidente de EEUU, 16 de abril de 1947
    Hay quienes observan en los conflictos de los últimos tres años en Venezuela, Siria, Ucrania, Libia, Yemen, Georgia y otros, las características de una nueva Guerra Fría, aquel conflicto de alcance mundial que enfrentó entre 1947 y 1991 a dos bloques de países liderados respectivamente por los Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y marcó el discurrir de la humanidad durante décadas. Hoy hay nuevas características: la URSS ha sido sustituida por Rusia. China es una potencia mundial. Estados Unidos no está solo en su liderazgo, lo acompaña la Unión Europea. Pero el enfrentamiento es el mismo porque el objetivo supremo, la hegemonía mundial, no ha cambiado.

    Surge la cortina de hierro
    Los términos “cortina de hierro” y “telón de acero” sirvieron durante los años de la Guerra Fría para designar la frontera física, política, cultural e ideológica que separaba a los bloques de países antagónicos en Europa. El término se popularizó luego de que el primer ministro inglés Winston Churchill lo utilizara en un discurso pronunciado en el colegio Westminster, de Missouri, EEUU, el 5 de abril de 1946. Dijo Churchill: “Desde Stetin, en el Báltico, hasta Trieste en el Adriático, sobre el continente europeo ha caído un telón de acero”. La expresión, en alemán Eiserner Vorhang y en inglés Iron Curtain había sido ideada o utilizada antes por el Ministro de Propaganda de la Alemania nazi Joseph Goebbels, quien declaró el 25 de febrero de 1945 en un artículo en el periódico semanal Das Reich titulado «El Año 2000»: “Si los alemanes bajan sus armas, los soviéticos, de acuerdo con el arreglo al que han llegado Roosevelt, Churchill y Stalin, ocuparán todo el este y el sudeste de Europa, así como gran parte del Reich. Un telón de acero (ein eiserner Vorhang) caerá sobre este enorme territorio controlado por la Unión Soviética, detrás de la cual las naciones serán degolladas. La prensa judía en Londres y Nueva York seguirá aplaudiendo probablemente”.
    Detrás de la cortina de hierro se hallaban, además de la Unión Soviética, la República Democrática Alemana (Alemania Oriental), Checoslovaquia, Polonia, Hungría, Bulgaria, Rumania, Yugoslavia, Albania, Estonia, Letonia y Lituania.
    En términos ideológicos, aunque en otro entorno geográfico, pertenecían al bloque comunista China, Mongolia, Corea del Norte, Laos, Vietnam del Norte y Cuba. En África estuvieron alineados en el campo liderado por la URSS, por breves periodos, algunos países como Angola, Etiopía, Burkina Faso y el Congo Brazzaville. La República de San Marino, situada en Europa Occidental, fue gobernada de 1945 a 1957 por una coalición de izquierda encabezada por comunistas. Los comunistas recuperaron el poder en 1978, pero en ninguno de los dos periodos el diminuto país se alineó formalmente con el bloque socialista.

    Rusia renace con Putin
    La posibilidad de una nueva Guerra Fría tiene mucho que ver con el renacimiento del poderío de Rusia, ocurrido bajo el liderazgo del presidente Vladimir Putin. El 9 de noviembre de 1989 cayó el Muro de Berlín, símbolo de la división entre los bloques oriental y occidental. Este acontecimiento marcó el inicio del derrumbe del bloque soviético, que se concretó con la disolución de la Unión Soviética el 26 de diciembre de 1991.
    Putin, que ascendió al poder el 9 de agosto de 1999, ha propulsado un espectacular renacimiento económico y militar de Rusia, clocando de nuevo a este país en el escenario como una potencia mundial a la que hay que respetar y tomar en cuenta. Esta nueva realidad no le cae nada bien a los EEUU, que ha puesto en práctica una serie de tácticas para cercar a Rusia o, por lo menos, neutralizarla.
    Las cosas se le han puesto más difíciles a EEUU con la compactación política del nuevo grupo de economías emergentes, llamado BRICS: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, que amenaza directamente la hegemonía del dólar a escala mundial.

    China asciende
    El segundo punto de preocupación para los EEUU es el ascenso acelerado de China como una potencia mundial en todos los campos. Esto ha motivado que la superpotencia trace una política de “contención” frente a China, concretadas en la política de “Giro hacia el Pacifico” y promoción de la “Alianza del Pacifico” por el presidente Barack Obama. Ambas iniciativas hasta el momento le ha dado pocos resultados y no ha hecho más que perjudicar comercialmente a sus aliados vecinos de China, como Japón, Corea del Sur, India y Tailandia.
    China ha ampliado su influencia y sus relaciones a un grado inimaginable años atrás, expandiéndose sin ninguna fanfarria a Latinoamérica, Suroeste de Asia y África. Los avances económicos, militares y científicos de China han colocado a este país, con su enorme potencial demográfico, a pocos años de ocupar el primer lugar en el mundo.

    EE.UU. en declive
    Aunque es un tema controversial, para la mayoría de observadores Estados Unidos se halla en rápido declive. Se dice desde hace tiempo que la Guerra de Vietnam le dio un golpe del que no se ha recuperado y que, desde la crisis petrolera de 1973 y la posterior devaluación del dólar, EEUU no ha ejercido jamás la hegemonía que tuvo desde el final de la II Guerra Mundial. La caída de la URSS, sin duda, le insufló nuevos bríos, lo que le dio ánimos para emprender una serie de guerras de agresión en Medio Oriente, Asia y norte de África, además de incrementar la subordinación de Europa y Latinoamérica.
    Puede que todavía no haya una Guerra Fría en pleno desarrollo pero algunos de sus peores componentes ya están presentes:
    • Guerras de agresión, ataques teledirigidos e invasiones contra países disidentes (Afganistán, Irak, Libia, Pakistán, Yemen, Somalia).
    • Guerras por encargo. Estas guerras no las libran directamente las grandes potencias, sino Estados o grupos subalternos. Ejemplo: la guerra en Siria.
    • Apoyo a la subversión interna para impulsar cambios de régimen, mediante tácticas como las “revoluciones de colores”, golpes de Estado, fraude electoral, guerra mediática, primavera árabe. Ejemplos: Ucrania, Venezuela, Cuba, Georgia, Bolivia, Egipto, Líbano.
    • Apoyo a movimientos separatistas como los de Kosovo, Ucrania, Chechenia, Sudán y el Kurdistán.
    • Ataques cibernéticos y espionaje masivo contra países, entidades y personas en el mundo entero tomando como pretexto la “Guerra contra el terrorismo”.
    • Intervención con “misiones humanitarias” por medio de terceros países como en Malí, Somalia, Libia, Haití.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    QUIENES SOMOS

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    AMIGO DEL HOGAR N. 817 NOVIEMBRE 2017

    AMIGO DEL HOGAR N. 817 NOVIEMBRE 2017

    PUBLICIDAD

    PUBLICIDAD

    AMIGO DEL HOGAR

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).