• Noticias

    Scalabrinianas: 120 Años de Fundación

    Vida Consagrada | Hna Carmen Lucia Oliveira Pereira, mscs.

    120 años de Fundación: Hermanas Misioneras Scalabrinianas  
    “Alzad los ojos y ved los campos” (Jn 4,35)

    • La Congregación de las Hermanas Misioneras de San Carlos Borromeo- Scalabrinianas. De fundación Italiana, nacida en Piacenza. Italia el día 25 de Octubre de 1895 por el Fundador Beato Juan Bautista Scalabrini
    • Hemos llegado a este 120 aniversario de misión con presencia en 27 países
    • Llevamos las raíces de nuestro Fundador Beato Juan Bautista Scalabrini y de nuestros Co- Fundadores Beata Madre Asunta Marchetti y Padre José Marchetti  

    La razón de ser de la vida religiosa Scalabriniana es el seguimiento radical de Jesucristo, seguirlo en el amor incondicional nos convierte en memoria viva de su modo de ser y de actuar, transformándonos en señales y comunicadoras del amor de Dios a los migrantes y a la humanidad. Sentimos interpeladas a caminar con audacia, ser mujeres sensibles al dolor de los migrantes, para reconfirmar la exacta acogida pastoral del Bienaventurado Scalabrini en un mundo todavía gobernado por leyes injustas y poderes opresores.
    Vivimos en un mundo globalizado, con intensa movilidad humana. El actual escenario socio político, de catástrofes naturales y acelerada revolución tecnológica genera flujos migratorios diversificados y complejos que producen nuevos rostros de la migración. En este escenario crece la discriminación, el racismo, la xenofobia, la criminalización y el tráfico de personas. Nosotras las Hermanas Scalabrinianas somos llamadas e interpeladas a ser mujeres para ser y estar con los migrantes. Estos 120 años de fundación es hacer memoria de nosotras en los cinco continentes presentes. Mujeres que no se detienen con los migrantes sino que caminan con ellos. El fundamento de nuestra fundación nació de esta interpelación del Beato Scalabrini en una Estación de Milán:
    “Hace ya muchos años, en Milán fui espectador de una escena, que me dejó en el alma una impresión de profunda tristeza. Pasando por la estación vi una amplia sala, los pórticos laterales y la adyacente plaza, invadidos por tres o cuatro centenares de individuos vestidos pobremente, divididos en varios grupos. En sus rostros bronceados por el sol, surcados de arrugas precoces que suele imprimir la privación, traslucía el tumulto de los afectos que agitaban en ese momento su corazón. Eran viejos encurvados por la edad y por las fatigas, hombres en la flor de la virilidad, mujeres que cargaban en el cuello a sus niños, jovencitos y jovencitas, todos hermanados por un sólo pensamiento, todos que se dirigían a una meta común.
    Eran emigrantes. Partí conmovido… Desde ese día mi mente iba a menudo a aquellos infelices, y esa escena me recuerda siempre otra, no menos desoladora, no vista, pero entrevista en las cartas de los amigos y en los informes de los viajeros. Frente a un estado de cosas tan triste, a menudo Yo me he preguntado: “¿Cómo ayudarlos?” (Scalabrini).
    Nuestra presencia hoy en los ambientes en que la vida humana es lanzada a las fronteras y encrucijadas de la existencia, en el mundo de las migraciones, somos llamadas a promover una Iglesia intercultural “samaritana” para cada hombre y mujer en movilidad. Porque hoy el migrante es el lugar teológico de nuestra misión Scalabriniana, participamos del misterio pascual, por el cual la muerte y resurrección, tienden a la creación de la humanidad nueva.
    Agradecemos al Señor por esta mision nuestra en la Iglesia y de una manera especial por nuestra mision en la Iglesia Dominicana. Donde hace 24 años que estamos acompañando los migrantes más pobres y necesitados principalmente los migrantes haitianos, en un centro de acogida, en la salud, en guarderias, en la promocion social, trabajo con los laicos y los jóvenes.
    Mirando la historia
    La mejor perspectiva histórica, para conocer la Congregación de las Hermanas Misioneras Scalabrinianas - MSCS -, es aquella que se adquiere poco a poco en el punto de cruce de las vías de la migración con las de la Iglesia, siempre nuevas y diferentes en la historia. En cualquier lugar que una comunidad de las Hermanas MSCS o una única hermana se encuentra, desde 1895, año en el cual fue fundada la congregación, hasta los días de hoy, los caminos del éxodo son transformados en "tiendas" de encuentro. Esto acontece, ya sea, en la pequeña ciudad en el norte de Italia, en medio de los niños y algunos inmigrantes extranjeros, o en la gran metrópolis con emigrantes refugiados, en medio a los menores de la calle o entre los ancianos que temen morir en tierra extranjera.
    Las Hermanas Misioneras Scalabrinianas, durante el desarrollo histórico de la congregación, se dedicaron y todavía se dedican a la educación, la acción social, pastoral de la salud, catequesis, evangelización y al servicio de la Iglesia y las realidades migratorias en las cuales las comunidades están insertas.

    Joven, ¿quieres conocer mejor el carisma de las hermanas Scalabrinianas? Puedes llamar al 809 591 07 66 y 1809 246 18 08.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...