• Noticias

    "Somos una Iglesia acogedora, sensible..."

    ENTREVISTA  | Redacción ADH



    William Arias, Vicario de Pastoral
    “Somos una Iglesia muy acogedora, sensible a los valores humanos” 

    El padre William Arias Nació en Las Palomas, Licey, Santiago, “hijo único de una familia de mucha fe y vivencia en la Iglesia”, nos cuenta. “Mi Papá es Diácono Permanente; en ella comencé a dar mis primeros pasos en la fe, mucho de mi vocación se lo debo a mi familia”. Cumplirá 25 años de sacerdote, servidos en esta Arquidiócesis de Santiago en parroquias, profesor en la PUCMM, formador de laicos en asuntos bíblicos, secretario de la Comisión Nacional de Biblia, “estudié dos años teología bíblica en Salamanca España; trabajé como Canciller de la Arquidiócesis y ahora como Vicario de Pastoral”.

    1. ¿Cuál es tu tarea específica como Vicario?
    Me corresponde coordinar y animar todo lo relativo al trabajo Pastoral en la Arquidiócesis de Santiago y todo lo referente al Plan Nacional de Pastoral y actividades relacionadas a lo que, como Iglesia, vamos haciendo en esta porción del Pueblo de Dios que es Moca y Santiago.

    PROYECTO ARQUIDIOCESANO
    2. ¿Cuál es el proyecto actual de la Iglesia arquidiocesana de Santiago?
    Para este año tenemos como meta continuar trabajando en base al Plan Nacional de Pastoral, y todo lo planificado a nivel pastoral en base al año dedicado a la Eucaristía, pero también de manera particular queremos promover la pastoral urbana, fortalecer la organización y los procesos formativos para la acción pastoral, impulsar el uso eficaz de los medios de comunicación para la evangelización y promover los valores en la familia a partir de la pastoral de la niñez, de adolescentes y juvenil.
    3. ¿Cómo se organiza esta misión?
    La Arquidiócesis está organizada en 14 zonas pastorales, al frente de cada una hay un Vicario zonal quien coordina y anima los trabajos y actividades pastorales en la localidad y se mantiene en contacto con los párrocos, sacerdotes y laicos, para todo lo que se planifique desde la vicaría y lo que se requiera en dicha zona pastoral. También están las Comisiones pastorales que buscan responder a los desafíos de los diversos grupos y realidades que hay entre nosotros.
    4. ¿Cuáles son los desafíos o prioridades en este ciclo?
    El desafío más fuerte que tenemos es que vivimos en una parte del país que ha cambiado culturalmente en los últimos años, hemos pasado de una cultura rural a una cultura urbana, con todo lo que eso acarrea; tratamos de ver cómo insertamos nuestra misión en este nuevo escenario, y afrontar los problemas que este modelo cultural ha traído, como falta de equidad, inseguridad, alejamiento de la juventud de los ambientes religiosos, problemáticas familiares, que se han convertido en prioridades pastorales de la Arquidiócesis.
    5. ¿Somos una iglesia en tiempos de Francisco? ¿Qué dirías tú de Francisco en una frase?
    En algunas cosas sí y en muchas cosas no; hay gente dentro que no se acostumbra a la forma como Francisco va conduciendo la Iglesia, se resisten, pues se ha acostumbrado a sus posiciones y a sus cosas y no está dispuesta a esa Iglesia en salida y misericordiosa que él pide. En una frase diría que Francisco es: el oxígeno que hacía falta a la Iglesia y el mundo, como me decía un amigo, que muchas de esas cosas que uno pensaba en el seminario o piensa hoy día él es capaz de decirla.

    PASADO Y PRESENTE
    6. Esta región tiene una fecunda historia eclesial. ¿Puedes mencionar algunos de sus aportes al conjunto de la Iglesia dominicana?
    La catequesis y la formación laical, además de otras más. Desde tiempo del P. Fantino en la Vega pasando por el instituto Catequístico San Carlos Borromeo en San José de las Matas, la catequesis y la formación de catequistas ha sido un pilar que ha aportado mucho a la evangelización de los últimos tiempos no solo en la región sino en todo el país. Está también la experiencia de los Presidentes de Asambleas o animadores de Asamblea como le llaman en otros lugares, quienes han sido el sostén de muchas comunidades donde el sacerdote no puede llegar siempre.
    7. ¿Hay nuevas experiencias pastorales para responder a los desafíos de hoy?
    Desde la IV Conferencia Episcopal Latinoamericana, dada aquí en Santo Domingo, la Iglesia apostó por los movimientos apostólicos y laicales, hoy día hay un movimiento en nuestra Iglesia que es la Hermandad de Emaús, que va entrando a un sector que era vedado para nuestra Iglesia y que era un desafío, que es la Clase media y profesional entre nosotros. Ha sido una experiencia que comenzó aquí en Santiago, aunque tiene su origen en Miami, y que en la actualidad está ayudando mucho en las parroquias.
    8. ¿Sigue teniendo la cultura cibaeña ese matiz cristiano católico que se le reconoce?
    Cristiano sí, pero católico no como antes, pues la presencia de las sectas ha impactado mucho; pero en los momentos actuales estamos viendo el surgimiento de gente que es indiferente a la fe, y este es el sector de mayor crecimiento, más que las sectas. Pero la fuerza y prestigio del catolicismo se sigue manteniendo y sigue siendo determinante en la región.
    9. La arquidiócesis ha tenido 2 obispos y 3 arzobispos, ¿puedes mencionar un rasgo particular de cada uno?
    El primer obispo Mons. Hugo Eduardo Polanco Brito, lo definiría como un gran constructor, pues construyó el Seminario San Pio X, la Universidad hoy PUCMM, el Politécnico femenino Nuestra Señora de las Mercedes, colegios, Iglesias y más. El segundo obispo Mons. Roque Antonio Adames Rodríguez, el gran pastoralista, hombre de una inteligencia extraordinaria, creo el Instituto catequístico San Carlos Borromeo para la formación de catequistas, los Presidentes de Asamblea, los primeros Diáconos permanentes del País, trabajó en base a una pastoral de conjunto. Luego el primer arzobispo Mons. Juan Antonio Flores Santana, gran organizador de la Arquidiócesis y hombre de una Espiritualidad recia, hizo que la Arquidiócesis pasará de 40 y tantas parroquias a 89. El segundo arzobispo Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio, hombre de una gran calidad humana y de mucha comunicación con sus sacerdotes y con la gente, y ahora Mons. Freddy Antonio de Jesús Bretón Martínez, el cual apenas está empezando pues solo tiene un par de años entre nosotros, un hombre de una reciedumbre de Espíritu admirable.

    PERSPECTIVAS ECLESIALES
    10. ¿Crees que sea posible la autofinanciación? ¿Qué significaría la autonomía económica de la Iglesia?
    La generosidad del cibaeño sigue y se mantiene a tal punto que nuestras parroquias en la Arquidiócesis se autofinancian por sí mismas, desde las que están en sectores de gente pobre hasta la que están en sectores de clase alta. Es algo que se ha logrado desde hace un buen tiempo, pero todavía para los grandes proyectos se sigue dependiendo de las agencias de ayudas de fuera; pero se van dando pasos hacia esa autofinanciación a gran escala con la creación de fundaciones de ayuda coordinadas por sacerdotes y laicos. El día que se logre la autonomía total en lo económico sería el paso de la madurez total de nuestra Iglesias.
    11. Santiago es la Ciudad Corazón, ¿cuáles son los signos de la vitalidad del corazón de la Iglesia?
    Primero su gente, alegre siempre y con deseos de echar siempre hacia delante, sin tener que depender del centralismo de la capital y de los gobiernos de turno. Gente muy acogedora y solidaria, capaz de quitarse el pedazo de plátano de la boca para dárselo a otro, muy sensible a los valores humanos y capaz de defenderlos en cualquier terreno, con una esperanza en mejores tiempos y una fe inquebrantable en el Dios de Jesucristo, con un dinamismo tremendo y un empoderamiento en los laicos más allá de cualquier estamento jerárquico.

    INCIDENCIA EN DIVERSOS CAMPOS
    12. ¿Cuál es la incidencia de la Iglesia en esta región en áreas como educación, comunicación social, promoción humana y otras...?
    Habría que partir primero de lo familiar, desde ahí se ha incidido en todo lo otro. La transmisión de la fe y la vivencia eclesial se ha comenzado a cultivar desde la familia, los padres han sido los primeros catequistas de los hijos y por ende los primeros educadores, el rezo sobre todo del rosario en familia es algo que marcó y marca la vivencia de la fe en el ámbito familiar. Esa influencia ha llegado a la escuela y demás instituciones, aunque hoy día va cambiando. La iglesia tiene presencia en los medios a través de una emisora de radio que tenemos, programas en la televisión, el periódico Camino, la revista Celebraciones y ahora el uso de las redes sociales por algunos laicos y ministerios afines. La promoción social sigue de la mano con los grupos de pastoral social en las parroquias, Caritas, el trabajo que desde hace años vienen realizando los padres jesuitas con los campesinos y en el campo de la salud, con los obreros y la mujer, así también con los migrantes haitianos; en resumen, podría decir que hay todo un abanico de entidades sociales y de promoción humana que van desde un acompañamiento y formación de la gente hasta acciones concretas y específicas en este campo.
    13. ¿Qué puedes destacar de los ministerios y de la presencia de los religiosos y religiosas en la arquidiócesis?
    Esta es una Iglesia ministerial, desde la base hasta la curia diocesana. Son muchos los equipos de trabajo que hay en las parroquias y a nivel arquidiocesano, sobre todo a la hora de coordinar cualquier tipo de actividad eclesial. Sobre los religiosos, los frutos que vemos hoy en la Arquidiócesis obedecen al trabajo de muchos de ellos. Vale destacar en lo pastoral el trabajo de los Misioneros del Sagrado Corazón, en lo educativo la labor de los Padres Salesianos, los Hermanos de la Salle; las Hermanas mercedarias, sanchinas y en el campo social y el seguimiento espiritual los padres Jesuitas y otros más. Mucho de lo que somos y hacemos como Iglesia se lo debemos a los religiosos y religiosas que han pasado por nuestra Iglesia local y los que todavía siguen en ella.
    14. ¿Tres cualidades de la Iglesia de cara al futuro?
    La Iglesia debe ser: creativa, acogedora y valiente.
    ADH 824

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...