• Noticias

    sábado, 19 de septiembre de 2020

    Al ritmo de la “Laudato si’ revolution”

    Ecología | Paolo Affatato/Osservatoreromano.va


    Al ritmo de la “Laudato si’ revolution”

    Del rap a los huertos comunitarios, se multiplican en Asia las iniciativas por el Tiempo de la Creación

    Está el fraile franciscano que canta el rap y tiene mucho éxito en la web; están los que promueven pequeños grupos de oración “puerta a puerta” para no romper las medidas anti covid 19; están los que fortalecen y buscan nuevos brazos para ampliar el huerto orgánico comunitario; están los empresarios que se reúnen en línea para intercambiar experiencias y buenas prácticas de “sostenibilidad ambiental”, y muchas otras iniciativas. En Asia, el Tiempo de la Creación proclamado hasta el 4 de octubre por el Papa Francisco es una temporada de creatividad apostólica misionera. En la pluralidad de culturas, etnias y tradiciones sociales y religiosas que caracterizan al continente, surgen espontáneamente formas diversificadas para promover a nivel espiritual, pastoral y social el cuidado de la creación y la salvaguardia de la “casa común”.

    El dinamismo misionero de las comunidades católicas en el continente más amplio y plural -donde los fieles constituyen alrededor del 3% de toda la población- no busca formas y medios excéntricos, sino la capacidad profética de abrir nuevos horizontes, de saber adaptar la palabra del Evangelio a las culturas, de crear formas imaginativas de pastoral y lenguas modernas para anunciar la salvación.

    Y el tema de una salvación que “concierne a todos, nadie excluido”, porque “nadie se salva a sí mismo”, es más fuerte y comprensible cuando se toca el tema del respeto y la protección de la “casa común”, hoy devastada por la pandemia. Para ello, el mundo de la juventud es el más implicado y el más sensible a una cuestión, la de salvaguardar la creación, declinada por los bautizados no como una “necesidad ambiental”, sino como un anhelo de esperanza basado “en Aquel en quien hemos depositado nuestra confianza”.

    Comienza desde aquí, bien arraigada en el Evangelio, la “Laudato si’ revolution” propuesta en las notas, palabras y danzas de un rap guiado por el sacerdote y fraile menor indio Sandesh Manuel que, desde su Bangalore, se ha hecho viral en la web especialmente entre la juventud del subcontinente y luego a nivel internacional.

    “La música y el arte están cerca del corazón de San Francisco, un hombre loco por Dios”, explicó el fraile a “L'Osservatore Romano”. La campaña franciscana global por “una conversión integral y ecológica” en el centro del Tiempo de la creación, “no puede evitar experimentar con nuevos lenguajes y nuevas formas, como la música rap, caminando por las plazas, las calles virtuales de los entornos digitales, frecuentadas por millones de personas. Necesitamos dejar nuestro ego, hasta el punto de abandonar la vanidad. Hay tantas cosas que tienen que cambiar, ¿por qué no empezar por nosotros mismos?”, dice la letra de la canción. “El video musical de Fray Sandesh está lleno de energía e inspiración para la conversión evangélica y ecológica”, declararon los frailes de la Oficina Internacional de Justicia y Paz, quienes acogieron y relanzaron la propuesta del franciscano indio que, según ellos, “nos anima a dar pasos audaces para vivir nuestra vocación franciscana de manera radical en el mundo”.

    En la India, la sensibilización de la comunidad católica también se ha plasmado en el cultivo de huertos orgánicos, organizados en conventos, casas religiosas, parroquias, orfanatos, institutos y escuelas. En Tamil Nadu, en el sur de la India, hombres y mujeres, religiosos y laicos, monjas y jóvenes, después de haber participado en un programa especial de capacitación dirigido por una ONG, se han dedicado a poner en marcha el huerto gestionado estrictamente sin el uso de productos químicos, para devolver la autenticidad al estilo de vida y al estilo de alimentación.

    En el cercano Pakistán, el enfoque del Tiempo de la Creación se centra en la crisis ecológica que atraviesa la nación: como señala el Padre Liam O'Callaghan, un misionero irlandés de San Columbano que trabaja en la diócesis de Hyderabad en Pakistán, “el territorio y el tramo de mar de Karachi están considerablemente contaminados debido al vertido de residuos y al vertido de aguas residuales industriales no tratadas”. El sistema de producción pakistaní, que presta poca atención a la protección del medio ambiente, “afecta gravemente a todos, especialmente a los pobres”, lo que recuerda el compromiso de la Iglesia Católica y las comunidades religiosas, el gobierno, la sociedad civil: “Sólo un esfuerzo conjunto puede salvar el ecosistema”. En la campaña, el sacerdote hizo podcasts, enviándolos a las parroquias y compartiendo enlaces en las páginas de Facebook de los grupos de “justicia y paz” de las distintas diócesis. La encíclica del Papa Francisco Laudato si’ también es ampliamente difundida por los misioneros de San Columbano, traducida al urdu, el idioma local de Pakistán. Han publicado también una versión resumida en beneficio de escuelas, parroquias, asociaciones, comunidades, y han ideado iniciativas para difundirla y compartirla entre las ONG, los grupos musulmanes, las instituciones y los dirigentes civiles.

    Trasladándose al sudeste asiático, en Malasia, la Iglesia Católica quiso lanzar un plan quinquenal de “cuidado de la casa común y la vida humana” y en 2020, el primer año de la campaña, el tema elegido está relacionado con la protección de la infancia. El Obispo de Sibu, Monseñor Joseph Hii Teck Kwong, en la misa que abrió el Tiempo de la Creación, pidió “la conversión de los corazones para empezar a cuidar la tierra y la humanidad. Es esencial actuar hoy por la Madre Tierra, para dar esperanza a las generaciones futuras”, dijo el prelado. La Comisión Especial para la Justicia de la Creación de los obispos de Malasia, en un mensaje difundido en las parroquias y comunidades del país, escribe: “Como discípulos de Cristo, estamos llamados a salvaguardar toda la creación en la tierra, especialmente a los hijos de hoy y de mañana”. La Iglesia invita a los fieles “a apoyar, aplicar y promover buenas prácticas para salvar toda la vida en la tierra, proteger a la humanidad de la autodestrucción y garantizar la justicia para las generaciones futuras”, pidiendo “profundizar en la espiritualidad ecológica y convertirla en acción” y señalando que “la pandemia de coronavirus debería reforzar nuestra determinación de promover la justicia de la creación y detener la destrucción del ecosistema”. El llamamiento ha sido acogido por un foro de empresarios, cristianos y no cristianos, que han activado una serie de seminarios web en plataformas en línea, para debatir y compartir las diversas iniciativas que se adoptarán en la gestión de las pequeñas y grandes empresas.

    En Myanmar han surgido grupos de oración animados por religiosos y religiosas que parten de las intuiciones bíblicas y de las invocaciones con los Salmos, para luego proponer una amplia campaña de plantación de árboles: tiene lugar en la diócesis de Mandalay, donde el arzobispo, Mark Tin Win, ha pretendido abrir un nuevo centro de retiros espirituales y encuentros pastorales, construido bajo la bandera de la máxima sostenibilidad ambiental.

    En Filipinas, el Tiempo de la Creación ha involucrado a más de 700 organizaciones eclesiásticas y civiles. Y la Iglesia, a través de Monseñor Pablo VIrgilio S. David, obispo de Kalookan y presidente interino de la Conferencia Episcopal, ha querido subrayar el vínculo existente con la pandemia de coronavirus que “ha puesto de manifiesto nuestra vulnerabilidad y nos ha hecho comprender la urgencia de una verdadera conversión ecológica”, para la protección de la vida humana en sí. En el archipiélago, la conclusión del Tiempo de la Creación se aplaza una semana, hasta el próximo 11 de octubre: “Durante este período, el centro es Dios, nuestro Creador: como sus criaturas alimentamos la comunión con Él y con todo lo creado por la obra de sus manos”, observó el Padre John Leydon, presidente de la sección filipina del Movimiento Católico Mundial por el Clima, ampliamente involucrado en la campaña de sensibilización.

    Por último, con un compromiso transversal con muchas naciones de Asia y Oceanía, como Indonesia, China, Myanmar, Filipinas, Timor Oriental, Camboya, Corea, Australia y Micronesia, la Conferencia de los jesuitas de Asia y el Pacífico se propuso promover equipos pastorales especiales de “Reconciliación con la Creación”, identificando este nodo como un valor compartido y prioritario del apostolado. Especialmente en beneficio de los jóvenes, se pretende promover seminarios culturales y la espiritualidad de la Encíclica Laudato si’ en conjunción con experiencias misioneras que puedan involucrar directamente a los participantes.

     


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Lectura Orante

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    En Familia

    Valor del Mes: MISIÓN