• Noticias

    domingo, 27 de septiembre de 2020

    Creer es poder

    La Palabra | Wilkin Castillo


    Creer es poder

    Seguimos en este proceso exigente de profundizar en la palabra de Dios que la Iglesia nos presenta para este domingo, nos dirá el evangelista: En aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: ¿Qué les parece? Un hombre tenía dos hijos. Se acercó al primero y le dijo: “Hijo, ve hoy a trabajar en la viña.” Él le contestó: “No quiero.” Pero después recapacitó y fue. Aquí hay una realidad muy puntual y es la invitación en libertad por parte del dueño de la viña, no hay atropello ni la más mínima sospecha de obligación, es una petición: “hijo ve hoy a trabajar en la viña.” No siempre las palabras definen y determinan el actuar de un ser humano.

    Se acercó al segundo y le dijo lo mismo. Él le contestó: “Voy, señor. Pero no fue”. Este segundo hijo es Pronto en responder de forma positiva al pedido de su padre y lento en concretizar su acción.  Esta actitud no tiene ningún valor para el padre del segundo hijo. No   sirve de nada decir sí y luego hacer todo lo contrario, por eso decir no quiero y luego recapacitar e ir es suficiente para el padre del primer hijo. Es como cuando estamos en pecado y nos empeñamos en no dar el paso a la reconciliación y una vez lo logramos cambia todo en nuestro entorno para nuestro bien.

     ¿Quién de los dos hizo lo que quería el padre? Contestaron: “El primero.” Aquí está el detalle solo puede hacer aquel que cree, quien no cree no hace, y el primer hijo, aunque en un principio contesto de forma negativa, luego recapacito y fue a la viña y es lo que valoró su padre. No podemos definir una persona por el inicio de su existencia y por sus actos iniciarles, sino por su proceder al final de su vida.

     Jesús les dijo: “Les aseguro que los publicanos y las prostitutas les llevan la delantera en el camino del reino de Dios. Porque vino Juan a ustedes enseñándoles el camino de la justicia, y no le creyeron; en cambio, los publicanos y prostitutas le creyeron.” Por esta razón citada más arriba los publicanos y prostitutas nos llevan con mucho la delantera en el camino del reino de Dios, ellos a pesar de sus pecados y estar sumergidos en una vida de impureza fueron capaces de creer y ese creer fue el impulso que les llevó a cambiar, pues cambia el que cree Y hace de forma consciente lo mandado y es capaz de responder con generosidad.

    En ese mismo sentido nos dice El profeta Ezequiel al final de la primera lectura: “Cuando el malvado se convierte de la maldad que hizo y practica el derecho y la justicia, él mismo salva su vida. Si recapacita y se convierte de los delitos cometidos, ciertamente vivirá y no morirá.”

    Cada vez que desobedecemos a Dios como en el caso del segundo hijo nos vamos muriendo poco a poco hablando en un sentido espiritual. Desobedecer a Dios es morir y obedecer a Dios es vivir. Por eso la frese del evangelio del primer milagro de Jesús en la boda de Caná, expresada a viva voz por su madre María: “Hagan lo que él les diga,” se traduce en la felicidad plena y real que viviente alguno en la tierra experimente a lo largo de su vida.

    Nos queda a nosotros poner por obra aquellas cosas que Dios mismo nos pide que hagamos, y acoger con beneplácito todo aquello que el Señor nos manda y convencidos y confiados nos movamos camino a su encuentro, sabiendo que él es dueño de la viña y nosotros centinelas, seguros, que de esa cosecha nos vendrá la recompensa, quizás no merecida, pero si ofrecida por el Señor y dador de vida.


    1 comentario:

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Lectura Orante

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    En Familia

    Valor del Mes: MISIÓN