• Noticias

    domingo, 1 de noviembre de 2020

    El trauma de la segunda ola

    Noticias | Revista IHU



    El trauma de la segunda ola. Cuando el miedo al futuro crece

    "La segunda ola se escribió en los libros de historia de la medicina y las epidemias, pero nunca nos sucedería a nosotros. Con este exorcismo inconsciente, queríamos olvidar lo más rápido posible el horror en el que vivimos. En este sentido, la segunda ola parece aún más terrible que el primero, porque implica el duelo por la cura. Es el carácter traumático que acompaña a cada recaída ", dice Massimo Recalcati , psicoanalista italiano y profesor de las universidades de Pavía y Verona, en un artículo publicado por Repubblica, 30-10-2020. La traducción es de Luisa Rabolini.

    Según él, "la segunda ola muestra que el trauma real no está en el pasado, sino en el futuro. Al destruir la ilusión de la reanudación de la vida en la que todos creíamos, amplió el horizonte de la pesadilla. La segunda vez del trauma es más traumática que la primera, porque demuestra que el mal no ha terminado, pero sigue vivo entre nosotros. Las esperanzas alimentadas por el verano se hicieron añicos. Esta decepción es el sentimiento que hoy prevalece.

     ...

    Ansiedad por posibles cierres. El aspecto traumático acompaña a todas las posibles recaídas.

    La primera ola fue un puñetazo en la cara. Con dificultad aguantamos y superamos su violencia. El verano se vivió como el anuncio del fin de una pesadilla. Entonces, la segunda ola fue tan inesperada como la primera. Nadie lo esperaba. Solo unas pocas Cassandras insistieron en advertirnos. Pero el aire que respiramos fue sin duda el de un regreso a la vida. La privación de libertad se revirtió en su reafirmación más obtusa sin considerar la presencia, aunque aparentemente silenciosa, del virus aún entre nosotros. La eliminación del mal prevaleció. No solo en los negacionistas, sino básicamente en todos nosotros. El paréntesis del terror se estaba cerrando. De eso estábamos convencidos.

    La segunda ola fue escrita en libros de historia médica y epidemias, pero nunca nos sucedería a nosotros. Con este exorcismo inconsciente queríamos olvidar cuanto antes el horror que estamos viviendo. En este sentido, la segunda ola parece incluso más terrible que la primera, porque implica curación de duelo. Es el carácter traumático que acompaña a cada recaída.

    La inevitable falta de preparación que caracterizó la primera ola se revela, por tanto, también en la segunda, pero esta vez, con la culpa agravante: sabíamos, pero queríamos ignorar lo que sabíamos. Nos sorprendió nuevamente, a pesar de que la segunda ola ya estaba escrita en la primera. La miopía de la vida que quiere vivir más allá de su protección es una forma de lo que Freud llamó pulsión de muerte . La renuncia a la prudencia que caracterizó nuestro verano muestra la cigarra del alma del ser humano que nuestro tiempo eligió apadrinar en un solo sentido.

    Cada tímido llamado a la cautela se vivía como un abuso de poder, expresión de una dictadura sanitaria con rasgos sádicos. Pero la reafirmación de la libertad ilimitada nos ha devuelto al drama. ¿Podemos aprender algo de esta lección? Al escuchar a mis pacientes durante la primera ola , el sentimiento predominante fue el de desconcierto por lo desconocido. El síntoma más común fue el de la huida fóbica y el aislamiento social ante la propagación de la epidemia. Este síntoma coincidió con las medidas sanitarias necesarias para frenar la propagación maligna del virus (desprendimiento, confinamiento, cuarentena, cribado). Ante la inminencia y la incertidumbre del peligro, encontrar fronteras seguras tuvo durante mucho tiempo un efecto angustioso.

    En la segunda ola, el cuadro clínico parece profundamente modificado. El pánico que había caracterizado las primeras manifestaciones sintomáticas individuales y colectivas -el asalto a trenes y supermercados- parece adquirir matices más oscuros. Ya no es solo la respuesta a la sensación de sentirse atrapado y sin salida (primera ola), sino la sensación de correr sin red de seguridad, abandonado a uno mismo, sin más futuro. Es un pánico entrelazado con una experiencia profundamente deprimente.

    La segunda ola muestra que el trauma real no está en el pasado, sino en el futuro. Al destruir la ilusión de la reanudación de la vida en la que todos creíamos, amplió el horizonte de la pesadilla. La segunda etapa del trauma es más traumática que la primera, porque muestra que el mal no ha terminado, pero sigue vivo entre nosotros. Las esperanzas alimentadas por el verano se hicieron añicos. Esta decepción es el sentimiento que prevalece hoy.

    Siempre es más difícil levantarse de la segunda caída que de la primera . Es una lección clínica: el regreso del trauma, su recurrencia, puede ser más traumático que la primera vez. El pánico de la segunda ola trae consigo la sensación de nunca poder volver a la vida. Por eso, creo, muchos de mis pacientes deprimidos piden expresamente poder hacer las sesiones en persona y no de forma remota, como solía ocurrir durante la primera ola. Sienten la necesidad de reducir la distancia, de no sentirse cayendo en el vacío de la pantalla. Es la condición en la que se encuentran todas las subjetividades más frágiles y más probadas por la crisis económica. Necesitan una presencia tangible que les brinde un apoyo inmediato, una cura sin demora.

    Publicado en ihu.unisinos.br


    Lectura Orante

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    CAMPAÑA: "NOCHES DIGNAS"