• Noticias

    jueves, 29 de abril de 2021

    Las beatificaciones, fuerza profética


    Vida Misionera | Redacción Amigo del Hogar




    Entrevista con el P. Abzalón, MSC

    "Las beatificaciones tienen una fuerza de profecía, de compromiso para nosotros"

     

    El padre Abzalón Alvarado Tovar es de Guatemala y dentro de su proceso de formación como Misionero del Sagrado Corazón vivió su etapa de formación entre nosotros, en el Noviciado Internacional del Centro Vocacional MSC, en Santiago. Fue ordenado sacerdote en el año 1997.

     

    Tiene una maestría en teología y un doctorado en psicoterapia. Ha trabajado en parroquias de Nicaragua y ha impartido clases de teología de la vida religiosa. También ha sido formador.

     

    Somos una congregación de una tradición martirial, en el mundo entero tenemos muchos mártires, unos ya reconocidos como beatos y otros en proceso

     

    En nuestra Misión MSC en el país es muy conocido y apreciado, se le reconoce su actitud amistosa y acogedora en el trato, su profundidad en compartir lo específico de nosotros y su buen humor. Nos ha visitado muchas veces y pensamos lo significativo que, como guatemalteco, habrá sido esta experiencia de las beatificaciones. Él conoce de cerca lo doloroso del martirio en la región y la alegría que supone celebrar estos “testigos” de la fe, cuando quedan tantas lágrimas por enjugar y tanta dignidad que proclamar y defender para que los pueblos tengan vida.

     

    Ya habíamos informado su visita por una semana, luego siguió para compartir el Capítulo Provincial de Centroamérica y la gran fiesta de las beatificaciones. Aprovechamos para valorar estos acontecimientos.

     

    Abzalón nos cuenta de su itinerario en este periplo desde Roma a esta región y su regreso a Italia.

     

    Actualmente los itinerarios son en tiempo de pandemia, ¿no? Entonces como Consejo General podemos físicamente acercarnos poco a las misiones, los viajes son más virtuales; pero actualmente logramos que algunos del consejo pudiésemos venir a la beatificación a Guatemala, yo concretamente vine de Roma a Santo Domingo, a República Dominicana para acompañar una semana esta provincia en su asamblea electiva para el cambio de lideranzas en esta región, he estado viendo algunas comunidades, la casa de formación y ahora parto para Guatemala para poder participar en la última parte de la Asamblea Provincial que ellos tienen y que están hoy en asamblea electiva también y el día viernes 23 (abril) en la beatificación de los Misioneros del Sagrado Corazón y laicos del Quiché y después me quedo unos 20 días acompañando algunas comunidades de la provincia de Centroamérica y México.

     

    ¿Cómo tú valores desde la Casa General, desde lo que somos nosotros como misioneros, este hecho tan significativo de las beatificaciones?

     

    Yo creo que todo está lleno de mucha simbología, pero no por ser simbólico deja de ser lo más profético y humano, que es el hecho de personas que por su compromiso, su entrega, su profetismo, su radicalidad, su presencia en los lugares donde la vida era maltratada, es maltratada, donde la madre tierra estaba sufriendo, ellos fueron asesinados; o sea, hubo un hecho humano injusto, sangriento, que hoy lo traducimos en esta simbología de beatificación en que la Iglesia reconoce las virtudes heroicas, proféticas de hermanos, hermanas en el mundo que entregan su vida, que arriesgan su vida hasta las últimas consecuencias como Misioneros del Sagrado Corazón.

     

    Este hecho, como dije, simbólico pero lleno de humanidad está muy enmarcado en nuestras constituciones, en nuestra espiritualidad, en nuestro carisma de dar la vida por los que amamos, de dar la vida como Jesús, de ser el Buen Pastor que está al lado de las ovejas especialmente de las que más sufren; entonces somos una congregación de una tradición martirial, en el mundo entero tenemos muchos mártires, unos ya reconocidos como beatos y otros en proceso, pero al fin en todos los continentes ha habido personas misioneras, Misioneros del Sagrado Corazón que han dado su vida, y se les ha quitado su vida violentamente; entonces es un hecho como digo simbólico, pero que tiene gran fuerza y tendrá que tener una fuerza de profecía y de realidad para todos nosotros.

     

    ¿Crees que podría generar respuestas vocacionales, despertar más compromisos para asumir nuestra misión?

     

    Vocacionalmente creo que es un momento de renovación para todos los misioneros, para recuperar nuestra identidad misionera y se ha dicho tradicionalmente que la sangre de mártires es semilla de nuevos cristianos, semilla de nuevas vocaciones. Yo, en este momento de la realidad de la vida religiosa, lo que más esperaría y confiaría es que esta sangre martirial nos dé auténticas vocaciones, sino ya la cantidad -quizás no es así la realidad-, pero sí una calidad de motivaciones vocacionales, tanto en los que ya estamos, como en los jóvenes que vienen y ojalá sirva para promover esta opción de vida, el carisma MSC en la vida de la Iglesia.

     

    ¿Cómo se hará significativo este hecho en nuestras vidas? ¿Cuáles desafíos nos pone por delante tener “testigos” que dieron su vida?

     

    Para los Misioneros del Sagrado Corazón en todas las provincias, pero especialmente en América Latina, el mejor o la mejor forma de celebrar los mártires es seguir comprometidos con las causas que a ellos los llevaron al martirio que lamentablemente siguen abiertas, las heridas siguen sangrando; de otra manera, ya no con guerras civiles, tal vez ya no con dictaduras militares, pero la gente sigue sufriendo. Las causas que llevaron a estos hermanos a dar la vida están allí, para nosotros la manera de celebrarlo es viviendo de acuerdo a esa Causa, luchando contra esas causas que generan injusticia, pobreza, muerte, hoy comprometiéndonos con la madre tierra, con la gente más sencilla, esa sería para mí la mejor manera de hacer homenaje a nuestros mártires.

     

    En la despedida, Abzalón recalcó un hecho muy significativo en estas beatificaciones: la laicidad. Eran tres sacerdotes y seis laicos. Nos despedimos deseándole una provechosa estadía en Centroamérica.



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Fe y Vida

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Lectura Orante

    Entradas populares