• Noticias

    martes, 27 de abril de 2021

    Un perfil -paradójico- del presbiterio


    La Iglesia Hoy | Mons. Raúl Berzosa





    Un perfil -paradójico- del presbiterio

     

    La reflexión forma parte de las "Líneas de fuerza en la Homilía de la Misa Crismal, el jueves 1 de abril de este año, en la Catedral de Santo Domingo", pronunciadas por Mons. Berzosa.


    ¿Qué queremos ser, en definitiva?... ¿Pentecostés o sinagoga?... ¿Misión o sacristía?...

     

    ¿Qué identidad presbiteral, qué rol en el Pueblo de Dios, y cómo ejercer el servicio ministerial?... ¿Seremos el Pueblo de la memoria y del resto vivo, o el pueblo del olvido, del residuo y de la marginalidad?...

     

    En los encuentros, primero, con hermanos sacerdotes de las Vicarías y del clero castrense, y, recientemente, en la visita pastoral al Distrito Central, he detectado las siguientes paradojas, que nos pueden ayudar a colocarnos cara a cara ante nuestro Señor Jesucristo, Único, Eterno y Verdadero Sacerdote:


    1.- Somos un presbiterio rico en número, pero muy heterogéneo, con las consiguientes fortalezas y debilidades de cada grupo o familia: sacerdotes religiosos o consagrados; diocesanos itinerantes del Camino; clero castrense; sacerdotes advenedizos que se están integrando; misioneros de otras diócesis; y sacerdotes propiamente diocesanos.

     

    2.- Somos un presbiterio que nos esforzamos por fomentar y vivir la comunión y la fraternidad sacerdotal, pero no hemos asumido cordial y generosamente el plan de pastoral diocesano que pueda favorecer una verdadera pastoral de conjunto, que es mucho más que un conjunto de pastorales.

     

    3.- Somos un presbiterio que ha aprendido a manejar con destreza y eficacia las nuevas tecnologías y las redes sociales, pero seguimos siendo muy pobres y limitados en recursos materiales, viviendo, en general, pobre y austeramente, y con estructuras parroquiales muy funcionales, como la gran mayoría de nuestros fieles.

     

    4.- Somos un presbiterio que ha asumido, con realismo y aprecio el nuevo momento eclesial católicos que vivimos, pilotado por el Papa Francisco, pero, da la impresión en algunos casos, que no hemos asumido con la misma cordialidad el momento histórico-eclesial de nuestra Iglesia diocesana.

     

    5.- Somos un presbiterio que desea comunidades vivas y de referencia cristiana, pero no desarrollamos suficientemente una Iglesia de sinodalidad, es decir, de comunión y descentralizada, de participación y corresponsabilidad reales.

     

    6.- Somos un presbiterio que desea una Iglesia no-clerical, sino de totalidad y de comunidad de comunidades, de santo y fiel Pueblo de Dios discípulo-misionero, pero no favorecemos y suscitamos suficientemente los Consejos, los ministerios, las vocaciones, los ministerios, los carismas y funciones, personales y en forma de nuevos movimientos y realidades eclesiales.

     

    7.- Queremos ser un presbiterio solidario y fraterno, pero queda aún mucho camino por recorrer en cuanto a una trasparente administración de bienes y la creación de un fondo común diocesano.

     

    8.- Somos un presbiterio que desea potenciar una familia fuerte, como verdadera Iglesia doméstica, y no invierte lo suficiente, en cuanto a tiempo y mediaciones, en una acompañamiento personal y personalizado de los matrimonios para que fragüen en verdaderas y coherentes uniones sacramentales.

     

    9.- Somos un presbiterio bien formado, pero al que le cuesta continuar formándose de forma permanente e integral.

     

    10.- Somos un presbiterio que quiere servir a la sociedad dominicana en el nuevo momento histórico, económico, cultural, político, y jurídico, que estamos viviendo, pero nos cuesta mucho discernir y resituarnos para diferenciar lo que es seguir manteniendo algunos privilegios adquiridos que puedan restar credibilidad y que no nos ayudan a un auténtico servicio evangelizador y profético.



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Fe y Vida

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Lectura Orante

    Entradas populares