• Noticias

    viernes, 28 de mayo de 2021

    Acoger para hacer camino


    Reflexión | Revista CR





    Acoger para hacer camino

     

    ¿Qué acoger? En coherencia con lo dicho anteriormente, hay cosas, acontecimientos, resultados, que no prevés, no esperas, y se dan… hay que ponerlos en su sitio, hay que afrontarlos. Cuando llegan no llaman a tu puerta, entrar, se presentan, y lo mejor es encontrar, descubrir su significado, su razón de ser y, consecuentemente, cambiar lo que haya que cambiar para que no puedan interrumpir, sin permiso, la ejecución de nuestros proyectos, la realidad de nuestros objetivos, el sentido de nuestras opciones, el caminar coherente y sincero de nuestras acciones y relaciones.

     

    Acoger, para hacer camino, para definirse, desarrollar y crecer en la vida, para hacer la vida. Acoger, con libertad, abrigada por principios, valores, experiencias, creencias, historia y memoria.         

     

    Acoger con responsabilidad, que amplía la propia sabiduría. El responsable que acoge los resultados se da la oportunidad de descubrir caminos, otras soluciones, que le enriquecerán. Un error puede ser una oportunidad.

     

    ¿A quién acogemos? Para empezar, no rechacemos a nadie, pero ¿quiénes son los más urgentes, preferentes, necesitados?

     

    Hemos tenido la oportunidad, una vez más, a raíz de haber sufrido la borrasca filomena, de comprobar dónde estaban las máquinas para hacer transitable las calles, dónde se ponía el servicio de recogida y limpieza, a quién no le falto ningún servicio, de luz, de agua, etc. Una vez más, las diferencias eran evidente, los poderosos los primeros… ¿Qué y quiénes son lo más urgente?

     

    Acoger, aprendiendo del Maestro: ¿Dónde ponía sus ojos? ¿Dónde ponía el corazón?... Todo lo que existía era amado por el Hijo de Dios, para Él todo era obra del Padre. El hombre Jesús de Nazaret no ocultó su opción preferencial (no excluyente) por todas aquellas víctimas de la injusticia, la enfermedad, el abandono, la denigración: los “pequeños” que no pueden ser excluidos del amor de Dios. Y poner los ojos y el corazón en los “pequeños” no consiste sólo en declarar y reconocer su dignidad ante Dios, sino también denunciar las causas, solidarizarse a favor de que las condiciones materiales, culturales, políticas, religiosas… cambien en favor de los “pequeños”.

     

     “Quien acoge a uno de estos niños en atención a mí, a mí me acoge. Quien me acoge a mí, no es a mí a quién acoge, sino al que me envió.” (Mc 9,37)

     

    Y es que el amor al prójimo resulta, en la práctica, lo mismo que el amor a Dios: “Así cuando diste de comer al hambriento, diste de beber al sediento, acogiste al extranjero, vestiste al desnudo, cuidaste al enfermo o visitaste al encarcelado…, todo eso lo hiciste con Dios. Y cuando te negaste ayudar al hambriento, al sediento, al desnudo, cuando no recibiste al extranjero o cuando ignoraste al enfermo y al prisionero, dejaste de hacérselo a Dios, tanto si fuiste consciente de ello como si no. La identificación de Dios y el prójimo no podía haber sido expresada de un modo más vigoroso y eficaz.” (Albert Nolan)

     

    Revista CR: ACOGER. “Quien acoge a uno de esos ‘pequeños’ a mí me acoge… Acoge a quién me envió” (Mc 9,37)

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares