• Noticias

    miércoles, 26 de mayo de 2021

    ¡Aprendiendo a ser Mamá!


    Día de las Madres | Sandy Yanilda Fermín





    ¡Aprendiendo a ser Mamá!

     

    Si vas a mi casa, encontrarás juguetes en cualquier lugar. Si te acuestas en mi cama, podrías tropezarte con una muñeca, un carrito o un avioncito. En ocasiones, mi cama se convierte en una pista de carros o de aterrizaje. La imaginación de los niños es tan hermosa, que nos hace felices, y más cuando disfrutan de su inocencia y creatividad.

     


    Cuando nos convertimos en madres por primera vez, no tenemos un ensayo previo de cómo hacer sonreír a nuestros hijos, de cómo cuidarlos. Simplemente nos sale desde el fondo de nuestro corazón y, al momento de embarazarnos, Dios coloca por default un chip, que se llama: “Instinto maternal”. El ser madre, hace que nosotras dejemos de ser nosotras mismas, para convertirnos en un arcoíris que inicia y no termina jamás, porque desde el cielo, muchas madres, continúan cuidando a sus hijos.

     


    Cuando mi hijo mayor iba a nacer, me hacía muchas preguntas:

     

    ·       ¿Podré cuidarlo si se enferma?

    ·       ¿Podré despertarme cuando llore?

    ·       ¿Podré identificar cuando tenga hambre? ¿Podré cocinarle comidas que no le hagan daño? ¿Podré mantener la higiene que implica un bebé recién nacido?

    ·       ¿Lo podré acurrucar?  ¿no se me caerá? ¿Lo bañaré bien?, etc., etc.

     


    Cuando él nació, simplemente, le di muchas gracias a Dios por enviarlo, y no sólo por él, sino por mis cinco hijos que él me regaló.  Mi madre respondió muchas de esas preguntas. Haciendo esta reflexión, me comparé con mi mamá y mis abuelas, donde sin querer, me ayudaron a ensayar en mi vida el ser Mamá. Me gustaría destacar esos maravillosos momentos que fueron inolvidables para mí:

     


    Mi abuela materna: Cariñosamente “Mamá”. La recuerdo muy alegre, enérgica, trabajadora y muy luchadora. Recuerdo su bata blanca con bolitas negras, con dos bolsillos, donde colocaba los palitos para tender ropas. Su chancleta y su pincho al lado. Y lo mejor, el olor de su comida y el sabor rico de sus habichuelas. Cuanta nostalgia retiene mi alma, por ti Mamá. Sé que, desde el cielo, nos sigue amando a todos.

     


    Mi abuela paterna: Muchos de nosotros, les decíamos abuela. Por ella, aprendí a amar a nuestra madre María y a cantarle el Ave María a mis hijos. Recuerdo su tenacidad con el trabajo fuerte en el campo y su amor familiar. La recuerdo barriendo el patio con la escoba de ramos. Cierro los ojos y la veo prendiendo el fogón con leñas y colando ese cafecito con el colador de tela.  La escucho, llamándonos a comer en la enramada, al medio día. Había una mesa larga y la cotorra diciéndole: ¡“Pascualita” …! Es como si estuviera allá en vivo, viendo las gallinas y sus pollitos, comiendo los granos de arroz que dejábamos caer al suelo. Nos vemos en la eternidad, Abuela.

     

     

    Mi madre: Cariñosamente “Ne”. El recuerdo de niña que tengo de ella, es de una mujer y una madre visionaria, trabajadora, luchadora, emprendedora, con temor de Dios. Nos enseñó a orar, a cantarle a Dios, a buscarlo, a visitar la iglesia y sobre todo a leer la Biblia y a amar a la Virgen María. Gracias a ella, por dedicarnos su tiempo y su amor incondicional. También, gracias a sus amenazas, como: “cuando yo llegue, que encuentre todo como un diamante”, somos hoy, lo que somos, mis hermanos y yo. Algo importante, ha mantenido el matrimonio y la unión familiar.

     


    Yo como madre: Soy una mezcla de todas, me siento orgullosa de serlo. Muchas gracias a Dios, por tener una generación bendita de madres inigualables.

     


    Y tú, ¿Eres un pedacito de cielo, de cada una de nuestras madres y abuelas?

     


    Felicitamos y admiramos, el amor de madre que realizan: las abuelas, las señoras que dejan de cuidar sus hijos, para cuidar los nuestros. Las tías, las hermanas mayores, las profesoras que marcaron nuestras vidas con su amor y dedicación, las enfermeras que cuidan a muchas madres, las parteras en los campos, las vecinas u otras personas que han servido de ahínco y apoyo a muchos niños que tuvieron la oportunidad de tenerla como madres y de cuidar de ellos.

     


    Todos los días, son días nuestros. Todos los días, nosotras las madres, jugamos nuestro papel importante en la vida de nuestra familia. ¡Dios bendiga a todas las Madres de nuestro País!

     


    Pie de Foto: En el centro, la madre,  Minerva de Jesús (Doña Ne), a su izquierda, la autora del tema: Sandy Yanilda, a su derecha: Victoria Sobeyda.


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares