• Noticias

    martes, 4 de mayo de 2021

    Arreglando el mapa y la Iglesia de Francia


    Peregrinando a campo traviesa | P. Manuel Maza





    Arreglando el mapa y la Iglesia de Francia

     

    Luis XVI rechaza­ba los decretos de agosto 1789 que suprimían los diezmos de la Iglesia, los derechos feu­dales de los nobles y establecían los Derechos funda­mentales del hombre. Daba largas en aprobarlos, pero los firmó cuando el 5 de oc­tubre irrumpieron en Versa­lles, siete mil mujeres indig­nadas por el irrespeto a la revolución por parte de los oficiales del ejército de su majestad y los altos precios del pan. Las custodiaban la Guardia Nacional y un nervioso Lafayette, quien evitó algún desaguisado en el pa­lacio, pero no pudo impedir que una delegación se pre­sentara ante la familia real y una multitud invadiera la Asamblea Nacional. Rey, fa­milia real y Asamblea se tras­ladarían a París. Versalles quedaría para museo.

     

    Mientras regresaban a París, algunas de aquellas mujeres cantaron cancionci­llas irrespetuosas de la reina. Algunas se ufanaban de haber traído a París “al panade­ro y su esposa y al aprendiz de panadero”. De nuevo las masas parisinas habían sal­vado la Asamblea.

     

    La Asamblea más nu­merosa de toda la historia de Francia, 1,200 integran­tes, llevaría a cabo cambios decisivos con el gobierno, el espacio, la pena capital y la Iglesia. En adelante, to­dos los funcionarios serían electos. La geografía políti­ca de Francia quedaba orga­nizada en 83 departamen­tos. Se pretendía regenerar y unir a Francia. Las penas capitales ahora se ejecuta­rían mediante el invento del cirujano Antoine Louis y el verdugo de París. Lo propu­so Joseph Guillotin y por eso la cuchilla guarda su nombre para disgusto de su familia. Guillotin abogó por ejecucio­nes privadas, sin público ni niños espectadores. Lo igno­raron. Es un mito que haya perecido en ella.

     

    En noviembre, todas las tierras de la Iglesia fue­ron nacionalizadas; sirvie­ron para respaldar el papel moneda (les assignats). La nación francesa asumiría los gastos del clero, ahora privado de los diezmos. En adelante, el pueblo elegi­ría sus párrocos y obispos. Todo eclesiástico debía ju­rar la constitución. Un pu­ñadito de obispos juró y tal vez la mitad del clero. Más de un cura simpatizan­te de la revolución prome­tió respetar las leyes, pero en lo relativo a la Iglesia: “no reconozco ningún su­perior ni ningún otro legis­lador que no sea el Papa y los obispos”. Pío VI conde­nó la Constitución Civil del Clero. Nacían dos Francias (McPhee, 2002: 79 – 95).

     

    Publicado:

    https://listindiario.com/puntos-de-vista/2021/05/04/668817/arreglando-el-mapa-y-la-iglesia-de-francia



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Fe y Vida

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Lectura Orante

    Entradas populares