• Noticias

    miércoles, 30 de junio de 2021

    Los creó para el amor


    Matrimonio y Familia | Diácono Julián Tavárez




    Los hizo hombre y mujer, para el amor

     

    En la biblia encontramos que el matrimonio es una realidad de este mundo porque así lo ha querido Dios, que el hombre y la mujer son el centro de la creación porque Dios lo dispuso desde el principio. Se trata de una realidad que disfruta de la bondad, la dignidad, la autonomía de las cosas creadas en sumo grado. Una realidad que no hace falta sacralizarla al estilo de las religiones paganas, ni mitificarla con modelos sexuales divinos para que tenga sentido. Sencillamente el matrimonio es la parte más excelente de la creación querida y obrada por Dios.

     

    Esto es lo que quieren decirnos en lenguaje sugestivo y acomodado a la cultura del tiempo los dos relatos de la creación del libro del Génesis: Gn 2, 18.21-25 y Gn 1, 26-31. Del estudio de estos dos textos, que desnudan todo lo que es el ser humano, persona y comunidad, se desprenden algunos aspectos importantes que destacan el valor humano del matrimonio así querido por Dios:

     

    ·   Hombre y mujer lo creó: la secularidad del matrimonio, su valor humano y terreno no debe confundirse con la afirmación “no tiene nada que ver con Dios”. Según los textos, el matrimonio tiene valor humano, porque así lo ha querido Dios. En él tiene su origen y su centro de sentido. Dios es su autor y su creador. El matrimonio es el resultado del amor creativo y de la voluntad soberanamente libre de Dios. el gran rito de consagración-bendición del matrimonio es el mismo acto creador de Dios. y este acto de creación no es individualista o solitario: es una creación “a dos”, como “varón y mujer”, para formar “una sola carne”. El hombre total no existe como varón o mujer solos, sino varón-mujer, como masculino-femenino.

     

    ·   La sexualidad humana es obra de Dios: la diferenciación sexual, la atracción y mutua donación, radican en este ser creados-creadas, ordenados el uno al otro, que abarca la totalidad de la persona. La heterosexualidad es la manifestación más clara de que Dios ha creado al hombre como ordenado a la mujer, y viceversa.  La bondad de la sexualidad no puede estar mejor expresada: Adán y Eva estaban desnudos y no sentían ninguna vergüenza. Y es que la genitalidad goza de la misma dignidad que cualquier otro órgano del cuerpo (manos, ojos, boca), y es una dimensión constitutiva y esencial de los mismos seres humanos creados. Solo después de la tragedia del pecado, aquella bondad original comenzará a mezclarse con el dolor y la ambigüedad. Solo entonces Adán y Eva comenzarán a sentir vergüenza.

     

    ·   Creados en igualdad para el encuentro: los textos del Génesis insisten en la creación recíproca, la complementariedad y la igualdad entre el hombre y la mujer. La mujer hace posible el encuentro, sólo ella es el válido interlocutor, el “tú” en quien el hombre se descubre y se reconoce a sí mismo desde la igualdad.

     

    ·   Colaboradores de Dios en la obra de la creación: la fecundidad es el don más excelente de Dios, es la colaboración más excelente del hombre a la obra de la creación. Pero la fecundidad debe entenderse en el marco de una llamada a la colaboración creadora total, a la transformación del mundo, al progreso y la cultura, a la creatividad en todos los órdenes de la vida. Dios llama a procrear a personas capaces de creatividad, creadores, no esclavos o abandonados o indefensos… Por eso se unen: “Sean fecundos y multiplíquense, llenen la tierra y sométanla”.

     

    ·   A imagen de Dios los creó: lo humano, en todo lo que tiene, en cuento ser y ser-a-dos- es y está llamado a ser imagen de Dios. En la relación hombre-mujer esta imagen aparece en todo su esplendor. En cuanto hombre y mujer representan el amor, la comunión, la diferencia, la relación, la ternura, la fidelidad y la fuerza creadora de Dios. No solo son portavoces de la imagen de Dios en la creación, sino también presencializadores del Dios vivo, memorial permanente de su presencia y sus atributos, generadores de otras imágenes de Dios por los hijos e hijas, manifestadores de la huella de Dios en la creación por sus obras creadoras, por su trabajo de humanización…Y si esto es así, no puede negarse, desde su misma raíz, la referencia del matrimonio a Dios, su profunda dimensión religiosa, trascendente.

     

    Algunas frases de Amoris Laetita

    De la Exhortación del Papa sobre la familia, Amoris Laetitia (La alegría del amor), hacemos notar algunas reflexiones de Francisco muy adecuadas para este tema.

     

    Excesivo enfoque en la procreación. Con frecuencia presentamos el matrimonio de tal manera que su fin unitivo, el llamado a crecer en el amor y el ideal de ayuda mutua, quedó opacado por un acento casi excluyente en el deber de la procreación”.

     

    Cuidar el trato de las personas. “Tenemos que ser humildes y realistas, para reconocer que a veces nuestro modo de presentar las convicciones cristianas, y la forma de tratar a las personas, han ayudado a provocar lo que hoy lamentamos, por lo cual nos corresponde una saludable reacción de autocrítica”.

     

    Evitar la obsesión por el placer. «En el matrimonio conviene cuidar la alegría del amor. Cuando la búsqueda del placer es obsesiva, nos encierra en una sola cosa y nos incapacita para encontrar otro tipo de satisfacciones. Las alegrías más intensas de la vida brotan cuando se puede provocar la felicidad de los demás, en un anticipo del cielo».

     

    La alegría de la maternidad. «A cada mujer embarazada quiero pedirle con afecto: Cuida tu alegría, que nada te quite el gozo interior de la maternidad. Ese niño merece tu alegría. No permitas que los miedos, las preocupaciones, los comentarios ajenos o los problemas apaguen esa felicidad de ser instrumento de Dios para traer una nueva vida al mundo».

     

    Más formación para los novios. «Conviene encontrar además las maneras, a través de las familias misioneras, de las propias familias de los novios y de diversos recursos pastorales, de ofrecer una preparación remota que haga madurar el amor que se tienen, con un acompañamiento cercano y testimonial.

     

    Expectativas demasiado altas sobre el matrimonio. «Una de las causas que llevan a rupturas matrimoniales es tener expectativas demasiado altas sobre la vida conyugal. Cuando se descubre la realidad, más limitada y desafiante que lo que se había soñado, la solución no es pensar rápida e irresponsablemente en la separación, sino asumir el matrimonio como un camino de maduración, donde cada uno de los cónyuges es un instrumento de Dios para hacer crecer al otro». ADH 857


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares