• Noticias

    martes, 6 de julio de 2021

    Amar desde el interior


    Reflexiones | Carmen Herrero Martínez/Eclesalia




    Amar desde el interior

     

    El ser humano está llamado a amar desde el interior. Hay muchos sinónimos del amor; pero el verdadero amor brota del interior donde corre y mana su manantial de vida y de amor.

     

    La potencia del amor radica en el más profundo centro del ser, allí hemos de buscarlo y desde allí hemos de amar. Desde la mirada interior descubrimos lo mejor de la persona, su propia identidad y belleza: el ser hijo e hija de Dios. Esta es la belleza suprema de toda creatura. Saber mirarla con esta mirada interior es ver en ella toda su grandeza y esplendor.

     

    En la interioridad, en el más profundo centro, es donde se halla la belleza suprema del ser; porque es ahí,en lo más íntimo de nosotros mismos, donde radica la belleza del Creador que nos ha creado a su imagen y semejanza. Y esta imagen siempre permanece bella, pura e intacta. Nada ni nadie puede ensombrecerla ni empañarla; el pecado, por muy fuerte que sea no puede llegar al fondo profundo del ser. El mal no puede ensombrecer al Bien supremo que nos habita: Dios. Siendo conscientes y viviendo esta realidad de nuestra fe, amar se nos hará mucho más fácil, incluso nos ayudará a querernos a nosotros mismos de diferente manera. La belleza y la luz interior es más potente que la sombra que hay en nosotros. La luz y la sombra es una realidad en todo ser humano, en lenguaje tradicional diríamos: el bien y el mal. Dirá san Pablo: “Hago el mal que no quiero y dejo de hacer el bien que deseo” (cf. Rm 7,19-25).

     

    Es la periferia del ser la que queda afectada, manchada, herida por el pecado. De aquí que la verdadera conversión radique en volver a vivir más y más en el profundo centro del cual no puede manar más que belleza, amor y bondad, la luz y todos los valores y virtudes que son opuestos al mal, al pecado, a la sombra.

     

    Para erradicar de nosotros el mal, las sombras, hemos de entrar dentro de nosotros mismos, dejar la periferia para vivir de dentro a fuera, no a la inversa. Si vivimos en la exterioridad de nosotros mismos fácilmente seremos “mordidos” por la serpiente y desfigurados de mil maneras.

     

    La verdadera conversión consiste en purificar el corazón dela superficialidad y de la mundanidad que lo rodea y le ronda constantemente. David después de haber reconocido su pecado suplica al Señor: “Crea en mi un corazón puro” (Sal. 50). La sombra que cubría el corazón de David le llevo a dar riendas sueltas a sus pasiones desordenadas. Cuando el profeta Natán le dice: “Ese hombre eres tú”, desaparece la sombra que empañaba su corazón y su inteligencia, y entonces, es cuando entra en su yo más profundo y se reconoce pecador: “he pecado”, es decir, he cometido el mal, he dado la espalda a Dios y he herido a mi prójimo, a mi hermano. Y, a partir de este momento, David recobra toda su dignidad de hijo de Dios, porque sale de su exterior para entrar en el más profundo centro de él mismo, y David vuelve a renacer. Entrar dentro de mi yo profundo es lo que me capacita para vivir en la verdad y excluir de mí toda sombra que oscurece mi vida y empaña mis actos, los que pueden tener una gran repercusión en mi entorno.

     

    Somos llamados a habitar nuestra tierra profunda, es decir, nuestro propio corazón e interioridad, sin disiparnos con los valores mundanos que nos hacen vivir en la periferia de nuestro ser, al exterior de nuestra belleza interior. Afuera de nuestro jardín secreto donde germinan las ideas más preclaras y los sentimientos más profundos y leales, y donde realmente aprendo a saber quién soy en realidad y cómo amar en verdad.

     

    Estamos llamados a vivir de dentro a fuera, pero tristemente, en general, es todo lo contrario, vivimos de fuera adentro; dejándonos influenciar por lo que vienen del exterior sin capacidad de discernimiento ni elección entre lo positivo y lo negativo, entre la luz y la sombra, entre lo bueno y lo mejor.

     

    Al hombre, a la mujer contemporánea le hace falta tomar conciencia de que vive sin vivir. Marcado por la exterioridad, la mundanidad, vanidad y agresividad, se priva de lo mejor de él mismo: de su interioridad, de habitar el jardín de Edén donde nacen y crecen todos los sabrosos frutos que pueden aportar el dulce sabor a la vida, la alegría de vivir para amar.

     

    CARMEN HERRERO MARTÍNEZ, Fraternidad Monástica de Jerusalén, soeurcarmen@gmail.com. ESTRASBURGO (FRANCIA).


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares