• Noticias

    lunes, 19 de julio de 2021

    Una Espiritualidad dialogante


    Espiritualidad del Corazón | Hans Kwakman/CorNovum



    Una Espiritualidad dialogante

     

    En su carta apostólica "Evangelii Gaudium" (La Alegría del Evangelio), el Papa Francisco comparte su visión de la vocación de la Iglesia en el tercer milenio. En ese documento del 24 de mayo de 2015, prevé un papel importante del diálogo en la evangelización. La Iglesia ya no es la autoridad que desde arriba prescribe cómo deben pensar y actuar los demás, sino más bien un padre, que busca soluciones a problemas pendientes, mientras escucha y discute con sus hijos adultos.

     

    El Papa escribe: “La evangelización implica también el camino del diálogo. Para la Iglesia de hoy, destacan tres áreas de diálogo en las que debe estar presente para promover el pleno desarrollo humano y perseguir el bien común: el diálogo con los Estados, el diálogo con la sociedad - incluso con las culturas y las ciencias - y el diálogo con otros creyentes que no forman parte de la Iglesia católica” (EG 238).

    En el capítulo 5 de su encíclica "Laudato Si", titulado "Líneas de enfoque y acción", el Papa Francisco elabora el programa, descrito en "Evangelii Gaudium". Describe caminos de diálogo "que pueden ayudarnos a escapar de la espiral de autodestrucción que nos envuelve actualmente" (LS 163). A través del diálogo, el mundo debe llegar a un “plan común” para toda la sociedad (LS 164-175). También es necesario el diálogo en la política local y nacional para llegar a una planificación a largo plazo (LS 176-181). Todo el proceso de toma de decisiones necesita un diálogo transparente para erradicar la corrupción (LS 182-188). Se exige el diálogo entre política y economía para promover el bien común (LS 189-198); mientras que las religiones deberían entablar un diálogo con la ciencia “para captar el sentido y propósito último de las cosas” (LS 199-201).

    Para el Papa Francisco, el diálogo no significa solo un intercambio de ideas o un intento de convencer a otros de nuestra propia verdad. La crisis medioambiental en la que nos hallamos, “exige que todos aspiremos al bien común, mientras emprendemos un camino de diálogo, que requiere paciencia, autodisciplina y generosidad” (LS 201).

     

    REFLEXIÓN

     

    El Papa Francisco escribe:

     

    Hago una invitación urgente a un nuevo diálogo

    sobre cómo estamos dando forma al futuro de nuestro planeta.

    Necesitamos una conversación que incluya a todos,

    ya que el desafío medioambiental al que nos enfrentamos,

    y sus raíces humanas, nos preocupa y nos afecta a todos (LS 14).

     

    Nuestra apertura a los demás,

    cada uno de los cuales es un "tú",

    capaz de conocer, amar y dialogar,

    sigue siendo la fuente de nuestra nobleza como seres humanos.

     

    Una correcta relación con el mundo creado

    exige que no nos debilitemos en

    esta dimensión social de apertura a los demás,

    mucho menos la dimensión trascendente

    de nuestra apertura al "Tú" de Dios.

     

    Nuestra relación con el medio ambiente

    nunca se puede aislar de nuestra relación

    con los demás y con Dios (LS 119).

     

    La mayoría de la gente de este planeta

    declaran ser creyentes.

    Esto debería impulsar a las religiones al diálogo entre

    ellas por el bien de proteger la naturaleza,

    defender a los pobres y construir lazos

    de respeto y fraternidad (LS 201).

     

    (Papa Francisco en su Encíclica “Laudato Si”.

    Roma, solemnidad de Pentecostés, 24 de mayo de 2015).


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares