• Noticias

    El Misal

    ESPIRITUALIDAD LITURGICA | Roberto Núñez, msc. El Misal.  
    Guía oficial para la celebración 
    “Puesto que la Eucaristía es el Sacramento de los sacramentos, el Misal proporciona modelos de Misas y oraciones que pueden emplearse en las diversas ocasiones de la vida cristiana, por las necesidades de todo el mundo o de la Iglesia, universal o local” (OGMR 368).
    En este mes de junio, les propongo un breve acercamiento al Misal Romano. ¿Por qué es importante este libro? Porque la Iglesia lo definió, desde la antigüedad, como guía oficial para la celebración de la Eucaristía.
    Conscientes del gran misterio que el Señor nos dejó como regalo, al invitar a los Apóstoles: “Hagan esto en memoria mía”, las comunidades entendieron que es muy importante acercarse a la Sagrada Liturgia con las mejores actitudes y celebrarla lo mejor posible. Por eso, a partir del siglo V, consideraron necesario organizar los libros utilizados para la liturgia, tanto las oraciones como las lecturas y los cantos. Esto permite tener un criterio común para celebrar y se evita así la improvisación y la aplicación de criterios muy subjetivos y arbitrarios.
    Los textos que contienen las oraciones (eucología), se le llamó “Sacramentario” u “Oracional”, y a los que contienen las lecturas “Leccionario”. Al “Sacramentario” también empezó a llamársele “Missale”. Con el paso del tiempo y al llegar al siglo XII, se fueron unificando oraciones y lecturas, dando paso a los “Misales plenarios”.
    La reforma litúrgica motivada por el Concilio Vaticano II dio como fruto el nuevo “Missale Romanum”, el cual es presentado por el Papa Pablo VI como: “un instrumento para testimoniar y confirmar la unidad: no obstante la gran variedad de lenguas, una e idéntica oración, más fragante que el incienso, subirá al Padre de los cielos por la mediación del Sumo Sacerdote, nuestro Señor Jesucristo, y en la unidad del Espíritu Santo”.
    De ahí la importancia de conocer el Misal y seguir sus indicaciones para la celebración eucarística. Esa es la razón por la que el Misal es quien rige la celebración. Por eso está destinado al altar. Es quien rige la celebración, indicando cómo celebrar.
    El Misal está precedido por una introducción, que se llama Organización General del Misal Romano (OGMR), dando las pautas para la misa. Dice la Organización General: “… Tanto las normas actuales que han sido promulgadas basándose en la autoridad del Concilio Ecuménico Vaticano II, como el nuevo Misal que en adelante empleará la Iglesia de Rito romano para la celebración de la Misa, constituyen una nueva demostración de este interés de la Iglesia, de su fe y de su amor inalterable al sublime misterio eucarístico”.
    El Misal contiene las oraciones que dirigimos a Dios en la misa a lo largo del año: la oración de entrada (“oración colecta”), la de la preparación de las ofrendas (“super oblata”), la que concluye la misa (“poscomunión”), además de los prefacios y las Plegarias Eucarísticas (Trece plegarias enteras, además de numerosos prefacios).
    Las oraciones contenidas en el Misal, “propio del Tiempo”, es la serie de tiempos litúrgicos centrados en el misterio de Cristo (Adviento, Navidad, Cuaresma, Pascua y Tiempo ordinario). Contiene, después, las oraciones de las fiestas de los santos, tanto las “propias” de cada uno como las “comunes”. También contiene otras oraciones para las llamadas “misas votivas”, las cuales consisten en celebrar la Eucaristía con una intención devocional, no por un misterio especial del Señor o una fiesta o memoria de santos, pero siempre según el bien espiritual de la comunidad. y también las misas de difuntos, las propias de los varios sacramentos (misas “rituales”) y las misas “por diversas necesidades”.
    Ese es nuestro Misal, el cual ofrece una gran variedad de posibilidades a la hora de elegir. Seguir sus indicaciones es garantía de una buena celebración del sublime misterio del Señor resucitado.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...