• Noticias

    Junio: Mes del Corazón de Jesús

    Mes del corazón de Jesús | P. Darío Taveras, msc, Hermandad del C de J.
    El Corazón de Jesús: ¿Símbolo de qué misterio?

    Rara vez en la historia de la Iglesia un símbolo religioso ha suscitado tanta aceptación, tanta adhesión. El Corazón de Jesús es a la vez, una devoción íntima que nos recuerda el llamado permanente a la interioridad, a la profundidad.
    Es también culto popular que no es propiedad de ningún grupo particular en la Iglesia. Es como la fuente de agua de un pueblo, a la que tienen derecho todos los vecinos sin excluir a nadie.
    El Sagrado Corazón de Jesús es sobre todo una espiritualidad, una manera de buscar la santidad en el día a día. Es un camino que conduce sin perderse, al mismo centro de la revelación cristiana.
    ¿Qué hay más central que el corazón? Señala a la vez lo más íntimo y la fuente de los pensamientos y sentimientos del ser humano. ¿Qué hay de más universal que el amor que se hizo prójimo de todos y de cada uno?
    El Apóstol Pablo canta inspirado “lo largo, lo ancho y lo profundo del amor de Cristo” y termina diciendo: “Él me amó y se entregó por mí”.
    Hoy día hay un fenómeno interesante. Hay una curiosidad, hay una búsqueda, hay un deseo de espiritualidad, de religiosidad. Y al mismo tiempo, hay una falta evidente de seguimiento de Cristo. En este desconcierto son muchos los que no saben a qué atenerse y qué pensar. Necesitamos un hilo conductor que esté al alcance de ese público de nuestro tiempo.
    Hay una palabra que reúne y resume bellamente toda la riqueza espiritual del misterio cristiano: el Corazón de Jesús.
    Juan Pablo II antes de irse al cielo hacia su Señor que tanto amaba, puso de relieve otra palabra: ¡Misericordia! Palabra que, según él, era la más adecuada para traducir, a los oídos de la humanidad de hoy, la expresión a la que el siglo XX comenzó a acostumbrarse de nuevo: la del Corazón de Jesús.
    Estas dos palabras han llegado a ser igual de familiares para nosotros, que somos un poco la generación del papa Francisco, que con su estilo de Pastor Universal nos va haciendo más cercana la imagen de Dios y más amable a la Iglesia.
    La particularidad de ese misterio “largo, ancho y profundo” del Corazón de Jesús consiste en que, profundamente arraigado en el terruño bíblico, se presenta, después de dos milenios, como el polo de atracción escondido, de todo lo revelado en las Sagradas Escrituras.
    Para la Iglesia esto es una convicción: este misterio del Corazón de Jesús es nada más y nada menos que el “compendio de toda la religión”, “la suma de todo el misterio de nuestra redención”.
    El Corazón humano de Jesús es el libro abierto en el que aprendemos a deletrear el plan universal del amor de Dios para toda la humanidad. Misterio escondido aun en la primera alianza y plenamente revelado en la nueva: “este misterio se nos dio a conocer a los hombres en tiempos pasados, pero acaba de ser revelado mediante los dones espirituales de los santos apóstoles y profetas” (Efesios 3,5).
    El misterio del corazón traspasado de Jesús que encontramos en la Biblia, sólo se puede entender plenamente gracias a una reflexión seria y muy actual de biblistas católicos.
    Que este misterio del corazón del Redentor haya tardado cerca de 20 siglos en llegar con mayor claridad a la conciencia de la Iglesia, lejos de ser un problema, es una gracia, una gracia extraordinaria: Nos ofrece una visión del conjunto de la fe cristiana.
    Aparece como el misterio de la misericordia de Dios, infinitamente respetuoso de una humanidad adolorida que Él no quiere castigar, sino curar, estrechándola más y más contra su corazón.
    Ese origen bíblico de la devoción al Corazón de Jesús es lo que hace de ella una espiritualidad ecuménica, una espiritualidad para todos, un camino de santidad para los cristianos de a pie.
    La Biblia tiene su corazón. Y ese “corazón” es el de Jesús que vive y late, desde hace más de 2 milenios en esas Eucaristías que ha hecho y siguen haciendo la Iglesia, las iglesias llamadas a ser Una.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...