• Noticias

    El Reino de los Cielos entra en acción

    Lectura Orante | P. Marcos Plante, MSC.  

    El Reino de los cielos entra en acción  

    Léase atentamente el breve texto de Mateo 8,1-4 sobre la sanación de un leproso. Anótese las palabras que llaman su atención.

    1º Paso: Interpretación del texto: Terminado el discurso desde la montaña, el evangelista presenta unos episodios que muestran el Reino anunciado por Jesús ya en acción. La primera acción espectacular es la sanación de un leproso. Esta sanación, más que un milagro es una actuación profética que manifiesta como el Reino asumido por Jesús puede cambiar la vida de los humanos a pesar de sus enfermedades o malestares. Ante todo, veamos la condición de un leproso en tiempo de Jesús. El leproso era condenado a vivir alejado del pueblo, en cierto modo abandonado a su suerte, pues tenía una enfermedad incurable y contagiosa. Nadie podía tocarlo bajo peligro de enfermarse y contraer impureza. Además, la ley mosaica declaraba al leproso impuro, inepto a la vida social por su condición inmunda y pecaminosa. La lepra se presumía a menudo ser castigo de una vida pecaminosa. Entonces ¿qué hace Jesús frente al leproso, postrado a sus pies? El leproso, con una fe atrevida llena de confianza, le implora: -Señor, si quieres puedes limpiarme. Jesús extiende la mano, lo toca y le dice: -Quiero queda limpio. Y, al instante quedó limpio de la lepra. El gesto de tocar un leproso muestra un Jesús profeta que ve más allá de la ley, y desafía la ley haciéndose impuro voluntariamente. Jesús declaraba así que el leproso no era un pecador sino un enfermo digno de misericordia y que no había ninguna impureza en dar la mano a un enfermo. En el Reino de los cielos, no debe apartarse o descartarse ningún ser humano de la sociedad. Esta actuación profética de Jesús vale por todas las posibles enfermedades contagiosas de hoy, desde el cólera hasta el sida. No impide que se tome precauciones al tratar de sanar o consolar al enfermo. Jesús luego invita al leproso curado a presentarse al sacerdote para ser reconocido apto a la vida social y religiosa del pueblo. Este gesto profético es una invitación de Jesús para que no descartemos a nadie del banquete de la vida.

    2º Paso: Meditación: Con este gesto profético, Jesús me invita a no rechazar al ser humano que necesita mi ayuda. En algunas ocasiones, me rehúso a brindar mi ayuda por motivos que me justifican para descalificar a la persona enferma o pecadora. Puede suceder que para mí un preso sea una persona intratable por ser tan execrable. Pero reconozco que toda persona merece una segunda oportunidad de vida normal. Recuerdo con satisfacción que la Iglesia no rechaza a los pecadores, y a los enfermos se le dedica un sacramento y una atención especial gracias a la pastoral de los enfermos. Los legionarios de María sobresalen en este apostolado del cuidado de los enfermos. Que yo sea también atento a los enfermos al modo de los legionarios.

    3º Paso: Oración: Desde lo hondo clamo a ti, Señor, ¡Señor mío, escucha mi voz! ¡Estén tus oídos atentos a mi voz suplicante! Si tienes en cuenta las culpas, Señor, ¿quién podrá resistir? Pero en ti se encuentra el perdón, por eso te respetamos. Sal 130, 1-4. Señor, ayúdame en el trato a cada ser humano sea cual sea su condición. Todos merecen tener oportunidad de respeto y sanación.

    4º Paso: Contemplación: Yo miro este espectáculo de gran transcendencia. Veo algunos que se espantan al ver al leproso  y quieren alejarlo de Jesús. Pero, contemplo la actuación de Jesús que se acerca al leproso, lo toca contra toda regla de una ley que lo prohíbe expresamente, y sucede lo maravilloso, el leproso queda limpio de toda lepra. Después de un momento de entusiasmo y alegría, Jesús invita al curado a presentar al sacerdote para ser reconocido en la comunidad. Ya no es un descartado. Victoria que hoy se repite cada vez que se vence cualquier desdén hacia las personas en condiciones deplorables. ADH 803.

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    QUIENES SOMOS

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    AMIGO DEL HOGAR N. 817 NOVIEMBRE 2017

    AMIGO DEL HOGAR N. 817 NOVIEMBRE 2017

    PUBLICIDAD

    PUBLICIDAD

    AMIGO DEL HOGAR

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).