• Noticias

    Duarte en mi corazón de niño

    En Familia | Zahira Maxwell 


    ¨Duarte en mi corazón de niño¨  
    Juan Gilberto Núñez: Duartiano en ideales y acción

    Al concluir el recorrido por las instalaciones del museo de cera de Juan Pablo Duarte, en la zona colonial, en compañía de Juan Gilberto Núñez, militar de carrera, quién ha servido a la patria en trabajos de escolta presidencial y en labores diplomáticas. Creador de la fundación cultural ¨Luces y Sombras¨, que busca sembrar, enseñar y construir una conciencia ciudadana en el corazón de los dominicanos. Con proyectos de investigación histórica para llevar de una forma tangible los aspectos más importantes y así facilitar el aprendizaje al través del arte. En este sentido, pudimos ver el resultado en nuestro recorrido por el museo.

    Juan Gilberto Núñez
    Pudimos ver el valor que se le da a la unidad familiar en que vivió y murió Juan Pablo Duarte. Precisamente en las propias palabras de Núñez ¨el mensaje que llevamos a los visitantes es que lo más importante es la familia. Tú no puedes hacer nada ajeno a tu familia, si tienes el respaldo de tu familia podrás salir airoso en todo lo que te propongas en la vida, en todas tus metas¨

    ¿Cómo nace el amor de Juan Gilberto Núñez hacia la persona de Juan Pablo Duarte?
    Fue un proceso educacional, proceso de formación. Dicen que las palabras convencen, pero el ejemplo arrastra. En mi madre y en mi padre que eran dos maestros de escuela, tuve la oportunidad, desde que era muy niño, de recibir la enseñanza de nuestra historia. Recibí de ellos una formación integral de ciudadano. Lo primero que ellos me inculcaron fue que yo era un ciudadano que pertenecía a un conglomerado y que debía retribuir a esta sociedad la oportunidad recibida de haber nacido en ella. Y retribuirle a Dios, a mi pueblo y a mi familia. Así aparece la figura de Duarte en mi vida, como la persona que fue responsable y a quién le debemos que nosotros podemos llamarnos dominicanos y me explicaron porqué, por todo lo que tuvo que pasar. Me hicieron valorar lo que tenía al ver que Juan Pablo Duarte no había tenido la oportunidad que yo tenía. Que no había podido estudiar en un colegio como en el que yo estaba, estudié en el Calasanz desde que era prácticamente un bebé. Sin embargo, Juan Pablo Duarte se vio en la necesidad de estudiar con profesores particulares porque cerraron las escuelas y aún así él tuvo la dedicación y el empeño de querer aprender, porque sus padres se lo inculcaron.

    Ahí vuelve la importancia de la familia, sus padres se preocuparon de que él aprendiera bien, para que fuera un buen ciudadano. Puedo decir que lo mismo hicieron mis padres conmigo. Me inculcaron el amor a la enseñanza y a querer ser un buen ciudadano. Por eso siempre me he visto proyectado en Duarte, todo lo que he hecho en mi vida ha estado presente el criterio y los valores. Yo he sido asistente de dos presidentes de la República, he sido director de la academia militar en la que estudié, soy ministro consejero, diplomático. Es decir, yo he estado en muchas posiciones públicas y he entrado por puertas no tan anchas y he salido por una muy ancha. Porque hay que anchar las puertas y ventanas para que todo se aireé y todo sea más visible desde afuera y sea más transparente. Entonces, al final cuando tú tienes que irte te vas ligero y por una puerta más ancha. Porque de eso se trata el amor a Duarte que tengo desde niño y que fue sembrado en mi corazón por mis padres.

    ¿Cuál sería tu consejo a los maestros para que promuevan el amor a la patria y a la persona de Juan Pablo Duarte?
    El maestro debe enseñar con su ejemplo. El magisterio como decía el doctor Joaquín Balaguer es abnegación y sacrificio. Se refería al hecho de que si abrazas una profesión como el magisterio, que es una de las más nobles que pueden existir en la faz de la tierra, debes hacerlo con dedicación (en nuestras palabras: deben hacerlo por amor y vocación). El maestro básico de la enseñanza temprana juega un papel muy importante. Como decía San José de Calasanz en la primera infancia es donde se forma el carácter.

    Cuando tienes la oportunidad que yo tuve de tener buenos maestros en un Colegio Calasanz de aquella época, con excelentes profesores como Elba María Delgado, Nereyda Medrano, la profesora Tatica, el profesor Batista, los hermanos Holguin, son muchos los que te puedo mencionar todos mis maestros porque los recuerdo con amor. Porque vi la dedicación y la entrega. Con su ejemplo me arrastraron con sus palabras me convencieron. Yo creo que lo que debe hacer un maestro es olvidarse de todo si se va a dedicar a ser maestro. Y que sea bien pago o mal pago que su gratificación y gran pago sea saber que está forjando el futuro de una nación.

    Así finalizó nuestro recorrido por el museo de cera Juan Pablo Duarte. Las palabras apasionadas de Juan Gilberto Núñez nos hicieron pensar en lo maravilloso que sería nuestro país si todos abriéramos nuestro corazón a los ideales de Duarte.

    Algunas veces vemos o leemos o entrevistamos personas que podrían decirnos lo que queremos oír y no la realidad que viven. Tengo el placer de conocer a la familia de Juan Gilberto en un plano en el que es difícil mantener una postura falsa, nuestros hijos estudian en el mismo colegio. Actualmente, además de sus múltiples funciones profesionales, es miembro activo de la asociación de padres del colegio Calasanz. Esto me lleva a concluir tomando prestada la frase de Juan Gilberto ¨el maestro debe enseñar con su ejemplo¨. ADH 820

    No hay comentarios :

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...