• Noticias

    viernes, 14 de agosto de 2020

    Todo está conectado: construyamos juntos un mundo mejor

    Ecología Integral | Semana Laudato Si’

    Todo está conectado: construyamos juntos un mundo mejor

    «Todo esfuerzo por proteger y mejorar el mundo supone cambios profundos en los ‘estilos de vida, en los modelos de producción y de consumo, y en las estructuras establecidas de poder que rigen nuestras sociedades’». (Laudato Si’ #5).

    La semana Laudato si', iniciativa querida por el Papa Francisco y patrocinada por el Vaticano fue celebrada del 18 al 23 de mayo, y concluyó el día 24 con una Jornada Mundial de Oración.

    Laudato Si’ nos dice que “todo está conectado”. En este momento extraordinario para toda la humanidad, católicos de todo el mundo nos hemos unido para reflexionar, rezar y prepararnos juntos por un mundo mejor. La Semana Laudato si' (Laudato si' Week) es parte de una campaña global con motivo del 5º aniversario de la encíclica sobre el cuidado de la casa común. El tema elegido: "todo está conectado". Los católicos fueron invitados a participar en talleres y eventos interactivos en línea, mientras que el domingo 24 de mayo al mediodía, hora local de cada país, tuvo lugar un momento mundial de oración.

    ¿Qué tipo de mundo queremos dejar?

    "¿Qué tipo de mundo queremos dejar a los que nos sucedan, a los niños que están creciendo?" A partir de esta pregunta, el Papa renueva su urgente llamamiento para “responder a la crisis ecológica", puesto que "el clamor de la tierra y el clamor de los pobres no dan para más”. Cuidemos la creación, don de nuestro buen Dios Creador.

    El Dicasterio Vaticano para el Servicio del Desarrollo Humano Integral subraya que las enseñanzas de la Encíclica son particularmente relevantes en el contexto actual de la pandemia de coronavirus, que ha paralizado muchas partes del mundo. La Laudato Si’ ofrece la visión de construir un mundo más justo y sostenible.

    "La pandemia - subraya don Francesco Soddu, director de Caritas Italiana - ha golpeado en todas partes y nos enseña cómo sólo con el compromiso de todos podemos levantarnos y derrotar incluso el virus del egoísmo social con los anticuerpos de la justicia, la caridad y la solidaridad. Ser constructores de un mundo más justo y sostenible, de un desarrollo humano integral que no deje a nadie atrás". "En particular - añade - esta pandemia puede ser una oportunidad para arraigar el valor de la fraternidad en nuestro futuro".

    Redefinir el mundo después de la pandemia

    Mientras conmemoramos la encíclica durante la Semana Laudato Si’, nuestro mundo está siendo profundamente afectado por la pandemia de coronavirus. La Semana Laudato Si’ nos ayudará a redefinir el mundo que surgirá después de que la pandemia haya pasado. La crisis actual es una oportunidad para empezar de nuevo, y para asegurarnos de que el mundo que surja después de que esta crisis haya pasado sea sostenible y justo.

    Laudato si’ nos recuerda, como dijimos, que “todo está conectado” y trágicamente, esta catástrofe sanitaria tiene mucho en común con la catástrofe ecológica: el Dicasterio Vaticano recuerda que ambas son emergencias mundiales que afectarán a muchas personas, tanto directa como indirectamente, ambas son sufridas más gravemente por los pobres y vulnerables, y ambas dejan al descubierto las profundas injusticias de nuestras sociedades y ambas se resolverán sólo a través de un esfuerzo conjunto que apele a nuestros mejores valores comunitarios.

    Cambios en los estilos de vida

    Debemos reflexionar sobre nuestras prioridades y considerar si vivimos por encima de nuestras necesidades, consumiendo más bienes de los oportunos. Este estilo de vida ha desencadenado una crisis global y pone de manifiesto la insostenibilidad económica y medioambiental de nuestro modelo de consumo.

    La búsqueda incesante de lucro trastoca las posibilidades de alcanzar modelos equitativos, pues acumular capital, material y riqueza empobrece la llegada del Reino de Dios y de su Justicia. Es momento de hacer nuevas todas las cosas, de generar espacios para la esperanza, desde cada persona, gesto y acción, porque cada acto cuenta, por insignificante o pequeño que sea.

    "La espiritualidad cristiana propone un crecimiento con sobriedad y una capacidad de gozar con poco. Es un retorno a la simplicidad que nos permite detenernos a valorar lo pequeño, agradecer las posibilidades que ofrece la vida sin apegarnos a lo que tenemos ni entristecernos por lo que no poseemos. Esto supone evitar la dinámica del dominio y de la mera acumulación de placeres" (LS, 222).

    La encíclica Laudato Si' del papa Francisco, nos marca el camino para redescubrir el valor de la sencillez y reflexionar acerca de nuestros estilos de vida. La búsqueda de la sostenibilidad es una oportunidad para volver a las fuentes. Necesitamos basarnos en otro modelo de desarrollo para tener "la posibilidad de un futuro nuevo desarrollo" (Benedicto XVI, Cart. enc. Cartias in veritate, 21).

    Tenemos la oportunidad de reflexionar sobre nuestras elecciones cotidianas, personales y colectivas, en relación con el consumo, la sostenibilidad y la utilización de los recursos. Tiempo de reaprender y redescubrir la grandeza de vivir la vida con sencillez y simplicidad. Además, como nos recuerda el Evangelio, hay mayor felicidad en dar que en recibir (Hch. 20, 35).

    Las estructuras de poder

    sin dejar de fijarnos en lo que nos interpela como personas responsables de lo que acontece en nuestra tierra, vamos a cambiar el foco y vamos constituirnos en voces que claman ante quienes detentan el poder de decisión en la política y en la economía, que finalmente orientan, fijan y condicionan en gran medida nuestro vivir.

    A estas personas que ejercen el poder en los distintos niveles de la política y de la economía, también en la ciencia y en la técnica, les pedimos que regresen siempre, en su toma de decisiones, a su nivel y condición de ciudadanía, que se despojen de la impersonalidad que supone mirar desde arriba, no importa cuán arriba, para no perder de vista la perspectiva de lo común porque, antes o después, en mayor o menor medida, se verán afectadas por sus decisiones. ADH 846

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Lectura Orante

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Entrevista

    Valor del Mes: PALABRA