• Noticias

    martes, 5 de enero de 2021

    Año 2021, año “Laudato Si'”

    Ecología Integral | Jovanny Kranwinkel. jovannyk@gmail.com

     


    Año 2021, año “Laudato Si'”

     

    Hasta mayo de 2021 seguimos celebrando el año “Laudato Si”, convocado por el Papa Francisco al cumplirse los 5 años de la encíclica social ecológica del Santo Padre.

     

    Al iniciar el año habiendo pasado un año 2020 que cambió muchas cosas en nuestra vida, es propicio hacer propósitos e intenciones que generen verdaderos cambios culturales en la manera en que aprovechamos los recursos naturales de nuestro país y cómo realizar menos acciones que impacten negativamente la salud de los ambientes naturales existentes.

     

    El hecho de tener que vivir en confinamiento durante la pandemia del Covid-19 hizo que tomaran un leve descanso el impacto negativo sobre los recursos naturales. Sin embargo, surgieron también desaprensivos que aprovechando la poca vigilancia hicieron graves delitos contra la naturaleza y que impacta negativamente sobre el servicio ambiental que prestan.

     

    Aunque hay graves daños generados por grupos sobre todo empresariales como mal manejo de la minería, pesquería descontrolada, deforestación, mal manejo de desechos sólidos, contaminación del agua etc; no menos cierto es que hay un gran daño generado por las pequeñas acciones que cada ser humano que vive en este planeta realiza.

     

    A la par de buscar la solución para controlar y erradicar el patógeno del coronavirus, la humanidad debería estar buscando la solución a reducir los impactos naturales negativos que su estilo de vida genera.

     

    La naturaleza tiene sus reglas, sus tiempos, su forma y su balance, cuando estos estilos de vida y de desarrollo humano alteran esas reglas, tiene consecuencias muchas veces graves e irreversibles, afectando la vida de todos los seres vivos del planeta.

     

    Ojalá al iniciar el año hiciéramos un balance de cómo vivimos ecológicamente el año que terminó y como corregimos algunas cosas en este año que comienza. Algunas de nuestras acciones cotidianas se han vuelto altamente impactantes y es imperioso y casi urgentes cambiarlas.

     

    Después de que el Papa Francisco nos regalara la Laudato Si, tenemos una motivación doctrinal que nos ayuda a ponernos en camino a que nuestros estilos de vida sean lo menos impactantes, comenzando por nuestra forma de consumir y por eso en su mensaje de este año por la Jornada Mundial por la paz, ha incluido el tema de la conservación de la creación como don de Dios.

     

    Estamos llamados a esa “conversión ecológica” no tan solo por moda, dándonos cuenta que el clima es un “bien común” que cuando se altera por los daños ambientales generados en el planeta sobre todo por el comportamiento humano, nos afecta y genera muerte y destrucción.

     

    Muchas cosas ya se han perdido y quizá no volverán a ser como fueron, sin embargo, quizá quede un poco de tiempo para evitar otras. La naturaleza se restaura, pero a su tiempo. El proceso de enseñanza y aprendizaje debe continuar y ser reforzado en todos los espacios de la vida humana, desde nuestro hogar, la escuela y las instituciones donde laboramos.

    El capítulo uno de la encíclica nos revela los 7 problemas más graves que sufre hoy nuestra casa común, comenzando por el agua sin la cual ninguna forma de vida sobrevive.

     

    Miremos como está nuestra relación con estos elementos y veamos como podemos ir haciendo los cambios necesarios. Algunas pautas e ideas:

     

    -         Nuestro consumo de agua diariamente: de la que usamos, ¿qué cantidad desechamos inútilmente? ¿revisamos continuamente los desperdicios de llaves e inodoros? ¿enseñamos a los más pequeños, jóvenes y niños a conservar el agua? ¿contaminamos el agua de mares y ríos con nuestros desechos?

     

    -  En cuanto a los desechos que producimos diariamente, ¿consumimos descontroladamente comprando cosas que no necesitamos para luego desecharlas y generar más contaminación? ¿Separamos los desechos para que puedan ser aprovechados? ¿Reusamos cosas que pueden servir de nuevo? ¿recogemos los desechos nuestros mientras vamos en la calle o los tiramos donde nos venga en gana? ¿tomamos agua dentro de nuestras iglesias, escuelas, zonas públicas y dejamos la botella o el vaso plástico mal puesto?

     

    -  ¿Contaminamos el aire con nuestro vehículo descontrolado, quemando basura en nuestro patio, con nuestras industrias?

     

    -   ¿Analizamos y eficientizamos nuestro consumo energético? ¿Apagamos las luces innecesarias? ¿dejamos los aires acondicionados encendidos sin uso en oficinas y habitaciones?

     

    -       ¿Nos sumamos a las campañas de consumo responsable con materiales que sean biodegradables o seguimos usando los que son más impactantes? ¿Incidimos en nuestras instituciones para que sean más sostenibles?

     

    -   ¿Nos duelen las acciones negativas que hacemos contra la naturaleza?

     

    Cada año que pasa y seguimos igual, los impactos negativos crecen y nos hacen más daños y sobre todo los más pobres son los que más lo sufren. Sin embargo, nuestras acciones de pobres y ricos también son causantes de ese daño. Estamos llamados a hacer un cambio de vida, en nuestros estilos, en nuestra mentalidad incluso en nuestra vida de fe.

     

    Hagamos propósitos reales en los cambios de estilos de vida también en nuestras instituciones eclesiásticas, obispados, parroquias, escuelas, dispensarios, catedrales, etc; qué acciones se pueden cambiar para ser menos impactantes o que ayuden en la conciencia colectiva.

     

    La creación fue “bien hecha” es lo que estamos llamados a enseñar y conservar. Que este año Laudato Si, nos ayude a vivir en comunión con la creación.

     

    ______________________________________________________

    Quien suscribe es el Secretario Ejecutivo de la Comisión Nacional de Pastoral de Ecología y Medio Ambiente de la Conferencia del Episcopado Dominicano. ADH 852

     

     

     

     

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares