• Noticias

    viernes, 19 de febrero de 2021

    Animados del “Espíritu de Fe”


    Educación | Hno. Pedro Orbezua, FSC



    ¡Que la Escuela vaya bien!

    Animados del “Espíritu de Fe”

     

    No sé si lo recuerdan, pero aparecieron unos cuantos artículos a propósito de una primera afirmación: 1.- “La motivación nos viene de la misión”. Las “necesidades” existentes en el mundo son una “pro-vocación”, es decir, un “llamado a” poner remedio a tales carencias, indigencias, miserias. Es la experiencia universal de la “vocación”. Ocurre que muchos ni se enteran o no se dan por aludidos, y otros -altruistas y magnánimos- responden decididos.

     

    Nosotros interpretamos este urgente llamado desde la fe. Y traducimos la “pro-vocación” por “vocación”: ¡Es Dios quien me llama a esa tarea que siempre es un “ministerio”, un “servicio”, un compromiso “por la vida y dignidad de todas las personas!”, en palabras de José María Castillo.

     

    En nuestro contexto: la “pro-vocación” nos viene de los niños y los jóvenes alejados de la “salvación”, de la “felicidad”, de la posibilidad de llegar a ser lo que están llamados a ser: ¡hombres y mujeres en plenitud! Y equiparamos “pro-vocación” y “vocación”: Dios me ha elegido, llamado y enviado a colaborar en su proyecto de Felicidad para la Humanidad, en el terreno concreto de la “Educación”.

     

    Hay un segundo aspecto: 2.- “La garantía es la consagración”. ¿Qué quiere decir? Que la entrega apasionada a la misión educativa de los niños y jóvenes, especialmente de los más vulnerables, se nos vendrá abajo, a manera de un castillo de naipes si no construimos sobre la “Roca”, o cual hoguera que se apaga y extingue, si el “Fuego” con mayúscula no alimenta nuestros “fueguitos”. La Roca y el Fuego son Dios Amor. Él nos consagra y a Él nos consagramos. Él se entrega a nosotros y a Él nos entregamos. La Educación es la “Obra de Dios” y es también “nuestra Obra”. Dios sin nosotros, no. Nosotros sin Dios, no.

     

    Los Educadores necesitamos el “ESPÍRITU DE FE”. Toda vida humana se construye sobre la fe, es decir, sobre la confianza en uno mismo, en los demás y en la vida. En palabras de Erik H. Erikson: “La confianza radical es la piedra angular de una personalidad sana: una actitud hacia uno mismo y hacia el mundo que se remonta a experiencias del primer año de vida”. Esta fe se refuerza y ensancha con la fe religiosa, la confianza inquebrantable en Dios. Abraham nos sirve de paradigma de hombre de fe:

     

    *Cuando las circunstancias le son favorables confía en Dios: “Deja tu tierra natal… y ve al país que yo te mostraré… Abram partió, el Señor se lo había ordenado” (Gén. 12, 1.4).

     

    *Cuando los Proyectos no se cumplen y los sueños se desvanecen: “Mira hacia el cielo y si puedes cuenta las estrellas. Así será tu descendencia” (Gén. 15, 5) Y el hijo de la promesa no llegaba. Sin embargo, Abram confía: “El año que viene, Sará habrá tenido un hijo” (Gén. 18, 14).

     

    *Cuando la vida se vuelve absurda, sin sentido, noche oscura e infernal: “Toma a tu único hijo, el que tanto amas, a Isaac, ve a la región de Moria y ofrécelo en holocausto…” (Gén. 22, 2). Y Abram ¡confía!: “Dios proveerá” (Gén. 22, 8).

     

    Sea, pues, Maestros y Maestras, el “Espíritu de Fe” nuestra divisa, que nuestra tarea no es “moco de pavo”, nada fácil. Escribe José Antonio Marina: “A los adultos nos invade muchas veces el desaliento ante el futuro, un cierto cansancio de lo porvenir. Entonces deberíamos recordar la figura del maestro, que es el profesional de la esperanza, el incansable, humilde y magnífico cuidador del futuro. Con la misma tenacidad con que el árbol florece en primavera, él volverá a enseñar que dos por dos son cuatro”. A las duras y a las maduras, en bonanza y temporal, en la victoria y la derrota, siempre estaremos al pie del cañón. ¿Qué nos sostendrá? La Fe. “Por la fe, Abraham…” (Hebreos 11).

     

    Y San Pablo hace una lista de hombres y mujeres que vivieron por la Fe, y que por la Fe su vida -en medio de las turbulencias- fue significativa. Y añade: “Por lo tanto, ya que estamos rodeamos de una verdadera nube de testigos… corramos resueltamente -Maestros, Maestras- al combate que se nos presenta” (Hebreos 12, 1). ¿Cuál combate? ¡La Enseñanza y la Educación!

     

    De la Salle escribe a propósito para nosotros: “El espíritu que debe animar la Comunidad educativa es el espíritu de Fe que debe mover a los que la componen a no mirar nada sino con los ojos de la fe, a no hacer nada sino con la mira en Dios, y a atribuirlo todo a Dios” (Regla).  

     

    Esta tríada ha sido releída en la actualidad como contemplación, discernimiento y abandono, respectivamente.

     

    “La contemplación nos lleva al silencio, a la observación y a la capacidad para mirar con otros ojos; son ellos, caminos propicios para la espiritualidad y elementos de una necesaria educación de la interioridad. En un mundo plagado de ruido, sí que importa resaltar el valor de la contemplación como la vía para mirar lo esencial, que depende de una mirada desde el alma que trasciende los sentidos.

     

    El discernimiento denota un itinerario que parte de la pregunta por la verdad, por el juicio crítico sobre los hechos, los acontecimientos, la información ingente que llena, que distrae, e implica continuamente la reflexión, el contraste, la rumia mental, el mirar con el corazón.

     

    El abandono consiste en poner en las manos de Dios la vida, los proyectos, las ilusiones; a manera del navegante que se hace a la mar sin velas ni remos. Es la actitud del que espera todo de Dios. Es la fuente de la, profundamente evangélica, virtud de la esperanza.

    Esa actitud de contemplar la historia y de encontrar en ella las semillas de la paz, la bondad, y los signos de los tiempos, es la actitud que para el educador cristiano -o de otra religión- se constituye en convicción de que los niños, niñas, jóvenes y adultos, son siempre posibilidad y proyecto, capacidad y sueños, tesoros que se van construyendo en medio de una relación educativa que enriquece, respeta, sueña, transforma el presente, cimienta el futuro y despliega oportunidades”. (Declaración de la misión educativa lasallista). ADH 853.

     

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Fe y Vida

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Lectura Orante

    Entradas populares