• Noticias

    viernes, 19 de febrero de 2021

    Jesús, ¿una persona religiosa?


    Fe Cristiana | Alexis Cifuentes




    Jesús, ¿una persona religiosa?

     

    De Jesús afirmamos que fue judío, nacido y criado en una familia judía. Tenemos la certeza que sus padres José y María lo introdujeron en la vida familiar, con su cultura y su religión, costumbres y visión, como a cualquier niño de familia judía. Lo encontramos participando de las fiestas religiosas, acudía a lugares propias de su religión, como la sinagoga y participó de la vida cultual de su tiempo.

     

    Si entendemos por esas razones que Jesús era una persona religiosa, tenemos que considerar la religión, para fijarnos si él fue una persona religiosa según los judíos de su tiempo, o de otra forma que hacía de su vida y su persona una realidad nueva y única en el modo de adorar a Dios, de comprenderlo y de seguirlo en la existencia.


    Jesús hace presente al Dios de la historia y su salvación. Rescata la sacramentalidad de la Creación, de los seres humanos y de su tejido de relaciones


    Volviendo a María y José, podemos decir que de tal palo, tal astilla, para afirmar que Jesús bebió en la fuente de su hogar la sabiduría de su pueblo a través de esta joven muchacha “llena de gracia” por Dios y del carpintero de Nazaret que nos comunica una espiritualidad para el hombre de ayer y de hoy, superados los condicionamientos patriarcales y machistas.

     

    La religión coloca al ser humano en relación con el mundo de la trascendencia y de lo divino. Religare es el término original que nos dice que la religión es relación, unir lo humano y lo divino, estar referidos tendencialmente desde nuestra propia interioridad a un Dios que no es solo Creador, sino el Padre Misericordioso. Que no es un Dios solitario, sino comunión con el Hijo y el Espíritu Santo. Que no es fijación, ni es estático, que es Espíritu de vida, que sostiene toda la existencia y transforma para ser capaces de acoger el don de Dios.

     

    Sí, entonces Jesús fue un hombre religioso. Pero si lo entendiéramos apegado a la Ley, a las normas, al culto, al régimen piadoso que parece sustituir la libertad y creatividad para hacer a Dios presente en la vida y hacer que la vida sea un don para todos; si creemos que Jesús se sintió a gusto siguiendo las tradiciones, entonces no. No era un hombre religioso de esa manera.

     

    Jesús no legitimó la religión que colocaba el sábado por encima de la persona. No se dirigió a un Dios que está allá arriba en el cielo y no mueve y acompaña a la gente de aquí abajo para que transforme la realidad. Él se sentía envuelto en el amor de un Dios cercano y compasivo, que no condena al pecador, que atrae a los alejados y marginados. Ese no es el Dios de la religión, de la culpa que busca el castigo, del cumplimiento para ser favorecidos, del Dios que acecha y no deja a los seres humanos ser libres y responsables.

     

    En fin, faltaría mucho qué decir. Pero afirmamos el modo de Jesús para centrar la vida en la confianza en su Padre cercano, que se alegra con nosotros, que se hace ternura con el hombre y la mujer, y nos invita al banquete de la vida, a expresarlos en nuestras relaciones cordiales, de comunión. El Dios que no nos infantiliza, favoreciendo y respetando nuestra actitud crítica, incluso ante rostros deformados de él por la religión.

     

    Jesús será crítico ante la religión de su pueblo, con sus tiempos sagrados, espacios sagrados y personas sagradas. Jesús hace presente al Dios de la historia y su salvación. Rescata la sacramentalidad de la Creación, de los seres humanos y de su tejido de relaciones. En ese sentido no era un hombre religioso, concluimos, en la religión de su tiempo.

     

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares