• Noticias

    martes, 27 de abril de 2021

    La misión ante el ser-negado (II)

     

    Opinión | Fr. Francisco L. de Faragó Palou, OP





    La misión ante el ser-negado (II) *

     

    En la conferencia de Puebla de 1979 se señalaron los pobres de América Latina: indígenas, campesinos, obreros, desempleados, negros, subempleados, marginados de las ciudades y sobre todo las mujeres de estos colectivos. Hoy por hoy podemos aplicar esta relación a todos los países del sur. Pues bien, todos estos colectivos que suponen la mayoría de la población de los países pobres, sin mayores esperanzas, enflaquecidos por diferentes motivos raciales o sociales, son sometidos a diferentes mecanismos de empobrecimiento, mecanismos creados por la propia sociedad. Seguimos con el COVID19: Todos los países, han establecido normas de confinamiento para evitar la pandemia; los gobiernos ordenan: las escuelas permanecen cerradas, y las clases serán virtuales, vía internet. Se establece así un nuevo empobrecimiento para los colectivos pobres, que no tienen solvencia económica para la compra de ordenadores y pagar la conexión a internet: sus hijos no pueden seguir las clases; y la condición humana de esas familias queda marcadas por la negación.

     

    De hecho, todo empobrecimiento es una negación, se niega la dignidad de la persona, se niegan sus derechos humanos, se niega hasta su derecho a vivir cayendo en el genocidio (recordemos la historia de las misiones y en ella las masacres habidas por las correrías de los caucheros en el sur-oriente peruano; o pensemos en la desaparición de pueblos originarios en tantos países latino-americanos).

     

    La concentración de la tierra por las grandes empresas agro-alimentarias, la riqueza mineral del subsuelo en manos de multinacionales mineras y petroleras, dejan a la mayoría de la población sin posibilidades de subsistencia, y bajo el dominio de imposiciones socio-económicas, (salarios bajos, obligatoriedad de uso de una falsa moneda empresarial con vales para economatos propios) y culturales (abandono de las tradiciones e imposición de la esclavitud laboral en que se vive y se olvida con cerveza y alcohol).

     

    Ser pobre es sufrir en la carne la violencia de la carencia, el dolor del eterno retorno de la falta de lo necesario, llorar ante la conciencia de la propia negación-personal porque no tienes nombre, no eres, solo cuentas. Ser pobre significa y comporta sufrir la constante opresión, la represión y el hostigamiento de los poderosos, en una negación-global al explotar tu entera vida para el interés del amo, manteniéndote en la condición de negado, sin posibilidad de escapar.

     

    Ya la conferencia de Puebla de 1979, hace ya 40 años, analizó el tema y planteó en su momento la teoría de la dependencia: Con la concentración de la propiedad de la tierra y del capital, las relaciones internacionales entre países ricos y pobres generan polos centros-periferia, tanto a nivel internacional (macro-sistema) que vincula las naciones, como a nivel nacional que vincula las clases sociales (micro-sistema). Los centros de ambos sistemas se relacionan y plantean los intereses políticos y económicos convenientes para sus beneficios, marginando de ellos a las mayorías de las periferias. A pesar de los cuarenta años transcurridos desde aquella conferencia, de los estudios realizados sobre la deuda externa de los países pobres y su cancelación, la situación actual de los pobres no difiere de aquella de hace cincuenta años, y si difiere lo es a peor: los pobres son más pobres y los ricos más ricos. Pero lo que queda claro es que el problema de la pobreza sigue estando a nuestro lado y entre nosotros: religiosos y por ende misioneros.

     

    *Fr. Francisco L. de Faragó Palou, OP

    Director de Selvas Amazónicas – Misioneros Dominicos




    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Fe y Vida

    Entradas Recientes

    En Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Lectura Orante

    Entradas populares