• Noticias

    domingo, 13 de junio de 2021

    La Piedad infinita


    Mujer Iglesia Mundo | Osservatore Romano






    La Piedad infinita

     

    En Italia se recuerda vivamente la foto de una enfermera dormida por agotamiento sobre el teclado de un ordenador en una sala del hospital de Cremona. Se convirtió en la imagen del abandono que remite a ese “sueño de los justos” del Salterio. Pero también remite a ese divino “letargo” que el Creador hizo caer sobre Adán cuando con él “hizo” lo femenino, “creó” a la mujer (Gn 2, 22), aquella a quien Adán le puso el nombre de Eva, porque “era la madre de todos los vivientes” (Gn 3, 20). Era el cansancio de quienes experimentan constantemente el dolor de la inevitabilidad de la vida, de la terquedad de seguir salvando las señales de primavera en los desiertos de los inviernos de la Historia. Tumba y útero, resiliencia y renacimiento y dolor y resurrección son uno con el cuerpo de la mujer cuando la vida está amenazada. Hemos visto a los trabajadores de la salud encontrar el tiempo para dar ternura a los hambrientos de aire y amor en cuidados intensivos; hemos visto a científicos aislar por primera vez el coronavirus; hemos visto a las jóvenes en la primera línea vacunarse como un ejemplo para animar a la gente a hacer lo mismo y, sobre todo, hemos visto la disposición a la lucha contra un enemigo de la salud de todos.




    Hemos visto y vemos a hermanas, hijas, madres y amigas con el alma perdida y el corazón roto por la distancia con sus seres queridos porque ahora es impensable dar un beso o un abrazo. Las hemos visto y vemos con ellos en el acto supremo de morir que solo puede celebrarse estrechando la mano de quienes permanecerán unidos a nosotros para siempre, legados por el Amor, el hilo dorado de la eternidad.

     

    ¿Y las mujeres? Escuchan a los pies de la Cruz, lloran, esperan, resisten y dicen “aquí estoy” para abrazar ese cuerpo desamparado

     

    Jesús también tuvo que morir sin aire. Por eso, la muerte del crucificado fue terrible. En la época romana, los crucificados eran esclavos o grandes criminales y su castigo era la máxima tortura que se puede aplicar a un ser humano. Como el cuerpo tendía a acumular todo su peso en los pies, el dolor de las heridas de las uñas de los pies se volvía insoportable. Por eso, el crucificado tendía instintivamente a levantarse y, por tanto, a presionar los pulmones provocándose la asfixia. La mayoría de las personas que colgaban del madero morían por falta de aire. El tormento debía ser tan grande que hasta los soldados sentían lástima por los condenados y les ofrecían vinagre a modo de anestésico, -que también ofrecieron a Jesús-, o les rompían las piernas para que su muerte fuera más rápida. Jesús, que tuvo como compañeros de martirio a dos malhechores, encontró calor humano en el buen ladrón. Y bajo la Cruz le esperaban una piedad de mujeres con los brazos abiertos para recoger su cuerpo, el cuerpo de un hombre condenado a muerte, para devolverlo a una vida más plena, al día siguiente del sábado. “Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”, clamó Jesús a un cielo suplicante y mudo (Mc 15,34). Cuando la fe se convirtió en abandono y Jesús se durmió como un niño, fue cuando sintió a ese Dios lejano como un Padre cercano: “Padre en tus manos encomiendo mi espíritu” (Lc 23, 46). En el letargo de la muerte está la Esperanza.

     

    ¿Y las mujeres? Escuchan a los pies de la Cruz, lloran, esperan, resisten y dicen “aquí estoy” para abrazar ese cuerpo desamparado. Como el cuerpo del recién nacido y del amante es el cuerpo del moribundo entregado por amor. Perdido en el Amor. Las mujeres saben que ese cadáver esconde una chispa de vida que ellas mismas encenderán. María Magdalena lo hará en la mañana de Pascua, sacará el Cuerpo del Señor Resucitado de la tumba vacía. Un cuerpo que es nombre y voz, que ya no se puede tocar, aunque se quiera, ¡porque forma uno con el suyo! Un Cuerpo resucitado que es de Comunión, unido al de la Magdalena. “¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? (…) El que se une al Señor forma con Él un solo espíritu” (1 Co 6,15,17).

     

    Otra María lo había hecho antes que Magdalena, hermana de Marta de Betania. Ella había consolado la soledad de Jesús cuya muerte estaba ya anunciada. Durante la cena, María derrochó un cántaro de nardos a los pies de Jesús. El ecónomo Judas se escandalizó entonces por ello. Pero frente a la cruz, ahora el precio de Jesús era el de un esclavo. Treinta denarios. María había gastado diez veces más. “¿Por qué este perfume no se vendió por trescientos denarios y no se dio a los pobres?”, protestó (Jn 12, 5). No podía entender que ese aceite no se usaba para ungir un cadáver, sino que consagraba el cuerpo de Jesús para el día de su Resurrección.


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Promueve el diálogo y la comunicación usando un lenguaje sencillo, preciso y respetuoso...

    Para Vivir Mejor

    Entradas Recientes

    La Familia

    Amigo del Hogar | Revista

    Orientada esencialmente a la familia desde una visión humano-cristiana, la Revista Amigo del Hogar nace en el año 1942, como obra evangelizadora de los Misioneros del Sagrado Corazón (MSC).

    ¿Quiénes Somos?

    Somos una comunidad religiosa fundada por el P. Julio Chevalier en el año 1854, en Issoudun, Francia. El proyecto al que buscamos ser fieles es, desde el Corazón misericordioso de Jesús, anunciar el amor de Dios al mundo.

    Temas de Salud

    Entradas populares